Felipe de Vicente: “El problema no es la obligatoriedad, es la comprensividad”