fbpx

ARAGÓN. El Libro Blanco pone en evidencia la falta de previsión

La política que realiza Eva Almunia en el sector de la enseñanza universitaria no acaba de convencer a todos.
Miércoles, 19 de December de 2001
0

La presentación del Libro Blanco sobre la descentralización y estructura organizativa del sistema universitario de Aragón ha puesto de manifiesto que la política que realiza Eva Almunia en el sector de enseñanza universitaria no acaba de convencer a todos.

El Libro Blanco refleja que el principal punto fuerte de la Universidad son las personas que trabajan en los centros. Pero, por otro lado, refleja algunos problemas que según algunos son de carácter endémico.

La Cátedra Unesco ha resaltado que estos contratiempos universitarios se concentran en la falta de previsión y de planificación en la oferta académica porque no se adecúa de manera dinámica a las necesidades que surgen en los campus.

En lo que se refiere a la investigación, desde las páginas del libro se apunta a la carencia de mecanismos para vincular el trabajo que se realiza en los laboratorios con las necesidades que reclama la sociedad, es decir, la existencia de un muro que separa el cuerpo social de la vida universitaria, y que no es sino el reflejo de una organización demasiado rígida que dificulta la comunicación entre ambos.

Este chequeo que realiza la cátedra UNESCO a la Universidad de Zaragoza ha puesto a la consejera ante obligación de realizar ciertas modificaciones de profundidad que palien los males que afectan desde hace tiempo a Aragón.
A la Universidad se le recomienda, en concreto que profesionalice su gestión y que ponga todos los medios a su alcance para erradicar el fracaso escolar y los problemas a él ligados como el absentismo o la marginación.

La opinión de la consejera, quien asistió a la presentación del libro, es que se trata de un instrumento al servicio de la universidad y los partidos políticos, que trata de mejorarla y no de cambiarla.

Por otro lado, Eva Almunia aprovechó la presentación para asegurar que durante el primer trimestre del año próximo se presentarán en las Cortes dos proyectos de ley, uno será para promover la investigación y otro para introducir nuevas medidas de financiación para la universidad .

No sólo críticas

El Libro Blanco no sólo pone en evidencia las carencias de la Universidad aragonesa, sino que también hace propuestas de mejora. Doce de las 30 iniciativas están dirigidas a la DGA, 13 la universidad y cinco a los agentes económicos y sociales.

A la Consejería de Educación le propone la elaboración de cuatro planes de desarrollo: para diseñar estrategias de desarrollo regional, para fomentar la calidad docente, para financiar el campus y para mejorar la imagen que se tiene desde fuera de la Universidad.

El Libro Blanco aconseja a la Consejería a que cree tres organismos como un observatorio que analice las demandas empresariales, una comisión mixta entre universidad y DGA y una serie de entidades regionales formadas por jóvenes titulados que promuevan la creación empresas innovadoras.

0