Enmascarillados

Rafael Guijarro
Periodista
15 de septiembre de 2020
0

Tal vez lo más relevante de la vuelta al cole sea la mascarilla. Todos con mascarilla: profes, alumnos, personal administrativo… La pregunta es: ¿por qué no son transparentes las mascarillas ya que tenemos que llevarlas constantemente y parece que va a ser por mucho tiempo? Es difícil saber lo que está diciendo otro si no se le puede ver la cara.

La enseñanza con mascarillas opacas dificulta la comunicación personal. Aunque se pueda oír malamente lo que dice el otro, perdemos eso tan importante para entenderse: si lo está diciendo riendo, seriote, enfadado, travieso… Todo lo que revela el gesto con el que se dicen las cosas.

Se han sugerido las mascarillas transparentes para los sordos, porque entienden bastante bien con el movimiento de los labios y las mascarillas habituales, al menos hasta ahora, los ocultan. Pero deberían generalizarse. Hasta ahora, los embozados eran los forajidos de las pelis del Oeste, que te podían atacar y robar sin que supieras su identidad. También las mujeres musulmanas con hijab por motivos de creencia en que deben vestir así, ocultando lo más hermoso de ellas tal vez para que ningún gañán pueda mirarlas con interés. Un mundo enmascarillado adolece de transparencia, eso que está tan de moda pedir a los demás para poder entenderse mejor.

0
Comentarios