Escuchar, escuchar

Rafael Guijarro
Periodista
14 de octubre de 2020
0

Debe de haber exceso de sordera, porque todo tipo de gurús se esfuerzan en decir que lo importante es escuchar: escuchar al cliente, escuchar al alumno, a la gente que pasa por la calle. No dicen que sea importante escuchar al profesor porque eso se da por hecho, aunque tantos alumnos hayan puesto cara de panoli en alguna de las clases soporíferas que han tenido que soportar.

‘Hacer oídos sordos’ es una expresión de siempre y remite a cuando nos quieren decir algo que no nos interesa. Pero ahora se insiste, como si fuera algo nuevo. en que tenemos que escuchar si queremos que las cosas nos vayan bien. En lo que no se insiste es en que el contenido de lo que oigamos tenga que ser de algún interés para escucharlo.

Lo cierto es que nos inundan con mensajes inocuos, o incluso inicuos, con la facilidad que muchas veces hace difícil distinguir un mensaje interesante de otro que sólo sirve para mayor gloria del que lo emite, como vemos tantas veces en los políticos, que son capaces de prometer miles de puestos de trabajo nuevos cuando están declinando los que hay. La cultura de internet tiene esa pega: la proliferación de lo insustancial con la consecuencia de tener que escarbar en la red para encontrar lo valioso, que está por ahí escondido entre la multitud de bazofia.

0
Comentarios