El empleo en Educación cae un 5,34% por el impacto de la crisis del Covid-19, especialmente en Infantil

Con 52.728 empleos menos, el educativo es el cuarto sector donde más empleo se pierde tras la construcción, la hostelería y los servicios administrativos. CCOO pide que se apliquen las medidas aprobadas por el Gobierno para evitar los despidos, así como el cumplimiento de los contratos firmados por las administraciones públicas con las entidades prestatarias de servicios.
RedacciónLunes, 6 de abril de 2020
0

ADOBE STOCK

Los datos de empleo difundidos el pasado 2 de abril por el el Gobierno confirman la destrucción de puestos de trabajo en el ámbito educativo, especialmente en la Educación Infantil y los sectores socioeducativos.

Durante los días previos a la declaración del estado de alarma ya se empieza a sentir el descenso en el empleo, pero es a partir del 12 de marzo cuando se registra una caída del 5,24%, con 52.728 trabajadoras menos en el sector.

Si atendemos a los datos de afiliación media, que tienen en cuenta el promedio de las personas que estaban en situación de alta, vemos que el descenso es de un 1,52%, 15.255 personas menos respecto al mes de febrero.

Comparando los últimos diez años, durante toda la crisis económica y la progresiva recuperación de empleo en el sector en las mismas fechas, se puede constatar que este nunca ha disminuido entre los meses de febrero y marzo, lo que sin duda es una muestra de los efectos que la crisis del Covid-19 está teniendo en el ámbito de la Educación en nuestro país.

Comparando los últimos diez años, durante toda la crisis económica y la progresiva recuperación de empleo en el sector en las mismas fechas, se puede constatar que este nunca ha disminuido entre los meses de febrero y marzo

La Federación de Enseñanza de CCOO se dirigió a la ministra de Educación el pasado día 12 de marzo para advertir de que, “tras el cierre de los centros educativos en varias comunidades autónomas, muchas empresas de servicios educativos estaban aprovechando para rescindir contratos, y que la destrucción de puestos de trabajo se estaba produciendo en actividades con mayor feminización y precariedad”.

Este sindicato denuncia que la crisis del coronavirus está siendo “la excusa para cebarse con los sectores educativos con el personal más desprotegido, y pide que se apliquen las medidas aprobadas por el Gobierno para evitar los despidos, así como el cumplimiento de los contratos firmados por las administraciones públicas con las entidades prestatarias de servicios”.

El problema es especialmente grave en Infantil dado que la gran mayoría de centros de esta etapa han cesado toda actividad educativa presencial como consecuencia de las medidas adoptadas porque “han sido considerados como puramente asistenciales y no se les ha reconocido la función educativa que realizan”, según denuncia FSIE. “Son muy pocos los centros que mantienen su labor docente por medio del teletrabajo de sus educadoras y maestras”, añade este sindicato.

Son muy pocos los centros de Educación Infantil que mantienen su labor docente por medio del teletrabajo de sus educadoras y maestras

Además, este sector no es beneficiario específico de ninguna de las medidas económicas aprobadas hasta ahora por el Gobierno para paliar los efectos económicos, como así ha ocurrido con otros sectores productivos igualmente afectados de forma muy severa.

“La actual red de centros privados de Educación Infantil y sus profesionales vienen atendiendo y educando a miles de alumnos, prestando de esta forma un servicio a la sociedad que es fundamental para el desarrollo de los niños, la conciliación de la vida familiar y laboral y de un indudable valor social”, señala FSIE.

Por lo que, el cierre de estos centros, de ser prolongado en el tiempo, “puede suponer que muchos de ellos no puedan volver a abrir ante la acumulación de gastos a los que deben hacer frente en este momento sin ningún tipo de ingreso, consumando como víctimas laborales del coronavirus a miles de trabajadores, más del 90% de sector son mujeres, que a esta fecha ya han sufrido despidos y ERTE que amenazan con diezmar al colectivo si no se toman las medidas económicas y organizativas necesarias”, denuncia el sindicato.

El cierre de estos centros, de ser prolongado en el tiempo, "puede suponer que muchos de ellos no puedan volver a abrir ante la acumulación de gastos a los que deben hacer frente en este momento sin ningún tipo de ingreso

FSIE urge al gobierno de España y a las administraciones autonómicas y locales a:

  • Reconocer su función educativa y aplicarles las mismas medidas que al resto de centros y niveles educativos.
  • Garantizar el pago íntegro de las ayudas, becas, bonos o cheques en Educación Infantil de forma puntual, completa e ininterrumpida hasta la finalización del curso escolar.
  • Permitir la sustitución de la actividad formativa presencial por teleformación, videoconferencia o cualquier otro soporte tecnológico que permita la continuidad en la prestación del servicio educativo y con él, el mantenimiento de los puestos de trabajo.
  • Implementar ayudas económicas directas para mantener los puestos de trabajo.
  • Financiar a las familias el coste del puesto escolar de forma proporcional al impacto económico sufrido como consecuencia de la emergencia social y económica, garantizando la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación de todos los alumnos de 0 a 3 años.

FSIE solicita al Gobierno, las comunidades autónomas y municipios que “adopten estas medidas básicas con urgencia para evitar que muchas de estas empresas puedan acabar desapareciendo, de no superar estas dificultades, repercutiendo por tanto de forma muy negativa en el empleo y en la prestación de un servicio que es fundamental para la sociedad”.

0
Comentarios