fbpx

Jesús Ramón Copa, secretario general de la Federación de Enseñanza de UGT: “Ahora empieza la lucha contra una Ley que consideramos injusta”

Traemos a nuestras páginas a los cinco líderes de los sindicatos más representativos a nivel nacional tras las elecciones celebradas el pasado 4 de diciembre en la escuela pública.
Miércoles, 12 de February de 2003
0

Deportista y familiar, Jesús Ramón Copa, profesor de Secundaria de Historia, vive a caballo entre Lugo, su tierra natal y donde está su familia, y Madrid, donde reside por motivos de trabajo. Un sacrificio que, según confesó a MAGISTERIO, merece la pena.

—Aprobada la OCE, ¿cuáles son las prioridades ahora?
—Consideramos que la lucha no acaba con su aprobación el pasado 19 de diciembre sino que a partir de ahora comienza la lucha contra una Ley que nos parece injusta.

—¿Qué acciones concretas se iniciarán desde sindicatos como FETE-UGT?
—Tanto con la LOU como con la LOCE nos tocó movilizar a la gente mientras los proyectos estaban en sus trámites parlamentarios. Esto no es normal, pero no nos quedó otro remedio porque el anteproyecto tenía que haber sido más consensuado. Pero tampoco es normal que este gobierno haya decidido aislarse y tirar adelante con una Ley que sólo tiene el apoyo, puramente mercantilista, de Coalición Canaria cuando debería ser un tema de Estado.

—A su juicio, ¿qué postura debería adoptar la ministra?
—Ahora lo primero que le exigimos a la ministra es que empiece a negociar los reales decretos. Que no estén en la cocina unos pocos con la receta del pastel. Pido que reúna a la mesa sectorial para informar de cuales son sus previsiones de desarrollo de los decretos porque no nos queremos enterar por los rumores o por la prensa. Si no, allá ella, pero tendrá una primavera negra.

—¿Qué esperais de los desarrollos de la Ley?
—Nos esperamos lo peor por la experiencia que tenemos del Gobierno, pero estamos en plena recta final de las elecciones autonómicas y locales y habrá que saber, a falta de un proyecto de financiación, quién va a pagar los cambios, etc. No obstante, nos tememos que estén cocinando ya los decretos sin nosotros saberlo. Sobre todo porque la mayoría afectarán a las condiciones laborales y esto, por Ley, tiene que negociarse en la mesa sectorial. ¿O volverán al decretazo?

—¿Cuándo fue la última reunión de la mesa sectorial?
—¡Uf! Ni me acuerdo. Fue en el mes de abril. Nos dijeron cual era su anteproyecto, sin más, sin negociar. Porque aunque hayan aprobado la Ley de Calidad hay temas que nosotros sí estamos dispuestos a negociar.

—¿Qué temas?
—Pues los que tienen que ver con la profesión docente, la formación de profesorado, etc.

—¿Y cuáles no?
—Pues la dirección escolar, donde no hay margen para la negociación, los PIP, o la Reválida vinculada a la titulación.

—¿Es momento de desarrollar el Estatuto de la Función docente que el PP incluyó en su programa electoral?
—Ese tema es como una espina clavada porque yo negocié el Estatuto de la función pública en el año 97. El borrador se firmó con apoyo de CCOO y CSI-CSIF, siendo Mariano Rajoy ministro de Administraciones Públicas. Pero desde entonces duerme el sueño más profundo. Esto sería muy importante para solucionar temas como los de los interinos y todas las chapuzas que existen con los contratos en prácticas.

—¿Habrá más huelgas o movilizaciones?
—No somos partidarios de movilizaciones durante el curso salvo cuando se produce una agresión flagrante a la Educación y no queda otro remedio. Estamos cansados del trapo que nos tiende el MECD. Puede que haya otras movilizaciones en función del desarrollo de los decretos, pero somos conscientes de que no podemos transmitir al colectivo docente una imagen de conflicto permanente.

—Ante el anuncio del PSOE de modificar la legislación educativa cuando gobierne, ¿cree necesario un pacto por la Educación?
—Lo venimos reclamando desde el 95, pero soy consciente de que ahora mismo, con esta ministra, es imposible, porque las condiciones previas del Pacto llevarían a la retirada de la LOCE y de la LOU. Si un cambio de gobierno supone un cambio de las leyes, exigiremos que nazcan fruto del consenso, sin que se divida entre buenos y malos, entre los que apoyan y los que no. Además, hay algunos sindicatos que, aunque se declaran independientes en sus siglas, luego demuestran que no lo son como nosotros, que también convocamos una huelga contra la Logse en el año 90.

—¿Se refiere a ANPE?
—ANPE y CSI-CSIF, efectivamente. Y también afirmo que los que ahora apoyan la Ley, en la primavera se distanciarán de ella como si los temas de los decretos no tuvieran que ver con la LOCE, sobre todo cuando vean las consecuencias para las condiciones del profesorado. Además, buena parte del electorado de ANPE está próximo a la jubilación y CSI-CSIF no es relevante en muchos territorios. Sólo CCOO y UGT están presentes en todas las CCAA.

— ¿Cómo valora los resultados electorales?
—Han sido unas elecciones muy parecidas a las del 98 y aunque hemos bajado ligeramente no nos ha sorprendido porque sabemos que en la Educación Pública hay una foto fija y se mueven muy poco los resultados. El factor más preocupante, que tiene que ver con las políticas de muchas administraciones educativas, incluso de algunas gobernadas por el PSOE como la de Andalucía, es que se han hecho unas apuestas en el tema del empleo en precario en el tema de los interinos que han llevado a que un sector no haya votado. Además, las acciones corporativistas como los STE y las opciones nacionalistas han recogido el malestar docente. Asimismoa nos supone coste electoral la defensa que hacemos de las condiciones de trabajo de los compañeros de la Concertada. Ahora nos preocupa que los docentes se olviden de los resultados y vuelvan a delegar toda la responsabilidad sindical en CCOO y FETE-UGT. Y también que si convocamos una manifestación para pedir la revisión salarial, como hemos hecho durante seis años, vayan tres y el del tambor, cuando se trata de pedir una mejora retributiva para todo el personal.

—La financiación de los sindicatos resulta muchas veces opaca, ¿ante quién rinde cuentas FETE-UGT?
—El único dinero del que podemos disponer para financiar nuestras actividades es el de las cuotas de nuestros afiliados porque no recibimos subvenciones del Estado, sólo unas cantidades ridículas. Nuestra situación económica es muy débil. Luego manejamos otros fondos de los programas a los que nos presentamos, que son beneficiosos, sobre todo, por la expansión al ofrecer programas de formación, temas de interculturalidad, etc.

—De ese dinero para cursos de formación procedentes de la UE, ¿ha devuelto ya algo FETE-UGT?
—Hemos tenido que devolver algún dinero derivado problemas surgidos hace dos años, de algunos planes que se habían hecho mal. Estamos completamente al día desde el punto de vista fiscal, Inem y Hacienda. 

0