Los educadores sociales ofrecen romper con optimismo el "fatalismo imperante"

El sexto Congreso Estatal en Educación Social ha concluido en Valencia con una declaración de intenciones en la que se rechazan las actuales políticas sociales y se propone más optimismo ante la crisis con el objetivo de romper "el fatalismo imperante".
MagisnetLunes, 7 de mayo de 2012
0

Según informa la organización, los 600 profesionales reunidos desde el pasado jueves han firmado un documento donde el colectivo, formado por más de 11.000 profesionales, "rechaza las políticas sociales que se están llevando a cabo en la actualidad, generadoras de pobreza, y propone diseñar nuevas alternativas basadas en la dignidad y rompiendo el fatalismo imperante". El presidente del Consejo General de Colegios de Educadores y Educadoras Sociales, Alberto Fernández de Sanmamed, ha reclamado la implicación de este colectivo "en la creación de las condiciones sociales necesarias para que toda la ciudadanía pueda ejercer sus derechos".

Por su parte, el presidente del Comité Organizador del Congreso, Máximo Sayago, ha señalado que con esta declaración el colectivo "apuesta por fomentar la educación social de calidad y la actuación colaborando con otras instituciones para el establecimiento de programas de formación permanente, acción socioeducativa e investigación".

El barrio almeriense de El Puche ha recibido el galardón estatal más importante en el ámbito socio-educativo, según la organización: el "Memorial Toni Julià", que reconoce la labor educativa y de integración social llevada a cabo en esta zona de Almería por parte de colegios, universidades, asociaciones de vecinos, centros de salud y demás entidades vecinales.

Al congreso han asistido 600 educadores sociales tanto de España como de México y Ecuador y en el mismo han participado un total de 125 ponentes y se han celebrado casi una decena de talleres.

0