Alfredo Mayorga preside por primera vez el Pleno del Consejo Escolar

El Pleno del Consejo Escolar sirvió, como todos los años, para poner de manifiesto las distintas sensibilidades de los agentes que forman parte en el proceso educativo ante los problemas del sistema español de enseñanza.
Miércoles, 13 de diciembre de 2000
0

Autor: Marta SERRANO

Estuvieron todos. Y todos tenían algo que decir y mucho que votar. En total, 198 enmiendas que fueron en su mayor parte rechazadas por los miembros del Consejo Escolar. En él se encuentran representantes del profesorado, de los padres de alumnos, de los estudiantes, del personal y la administración, titulares de centros docentes privados, centrales sindicales, organizaciones patronales, representantres del MECD y de las universidades, así como personalidades de reconocido prestigio en el campo de la Educación, la renovación pedagógica y de las instituciones y organizaciones confesionales y laicas, que celebraron el pleno anual del Consejo Escolar el pasado 24 de noviembre. El acto estuvo presidido, por primera vez, por Alfredo Mayorga (que tomó posesión de su cargo en el mes de julio), y por el vicepresidente del Consejo, Ramón Pérez.

Su primera medida fue la aprobación del informe correspondiente al año 98-99 sobre el estado y situación del sistema educativo. Sin embargo, de las enmiendas presentadas al texto elaborado por la ponencia y la Comisión Permanente del Consejo, sólo unas cuantas fueron admitidas por la mayoría de los miembros del pleno, al entender que las demás no se ajustaban a la realidad educativa española en el periodo lectivo analizado.

Entre los debates más importantes planteados en la sesión plenaria destacó el suscitado en torno a los métodos que debe aplicar la Administración para alcanzar la calidad.
En este sentido la mayoría de los asistentes al pleno consideraron que los planes de mejora no sólo dependen del incremento en las cuantías económicas destinadas a Educación.

Pero sin duda, el tema sobre la “enseñanza de la Religión” fue el más polémico, llegando incluso a dividir en dos bloques a los integrantes del pleno. La balanza se inclinó a favor de la defensa de un epígrafe específico en el informe, que refleje las demandas y carencias de los profesores que imparten esta asignatura. Además, el pleno se manifestó a favor, aunque por estrecha mayoría, de regular el derecho de los alumnos a la huelga en horario lectivo.

Por otro lado, en el informe del año 98-99 se repitió un debate ya planteado otros años: “enseñanza Pública versus enseñanza Privada concertada”. En este aspecto, diversas organizaciones educativas como Ceapa y la Federación de enseñanza de UGT acusaron a los centros privados de discriminar a determinados alumnos en el proceso de selección, en perjuicio de los Públicos que se encargan de su escolarización con el peligro de convertirse en “guetos escolares”. Ante las enmiendas planteadas en esos términos, José Luis Fernández Santillana (USO) y Nestor Ferrera (Patronal Educación y Gestión), respondieron que el personal de apoyo de atención a los escolares con necesidades educativas especiales es muy inferior, por lo que los centros concertados se ven incapaces de atender a esos alumnos.

“Mi balance es positivo, aunque se rechazaron muchas enmiendas”

Alfredo Mayorga se ha mostrado “muy satisfecho” tras su primer pleno al frente del Consejo Escolar del Estado. Además, Mayorga anunció que se han incorporado a la Comisión Permanente dos nuevos consejeros expertos en Educación; Roberto Rey y Rosa de la Cierva. Según Mayorga “se ha demostrado que es un órgano muy plural, y hay distintos puntos de vista que muestran las distintas sensibilidades respecto a cualquier cuestión educativa”. Respecto a la cantidad de enmiendas que fueron rechazadas, “hay que tener en cuenta que se presentaban casi 200 propuestas, sobre todo de grupos como el sindicato STEs, o la Confederación Intersindical Gallega (CIG), que, a pesar de formar parte en el Consejo Escolar, no participan en la Comisión Permanente y, por lo tanto, es el único momento en el que pueden exponer y defender sus propuestas”.

“El derecho a huelga en horario lectivo trastocaría el desarrollo de las clases”

La Confederación de Estudiantes (CES) se manifestó contraria, y así lo votó en el pleno del Consejo Escolar, a regular el derecho de huelga de los estudiantes, ya que “éste no se encuentra recogido en la carta de derechos y deberes de los alumnos”. Según el secretario general de la organización estudiantil, Pedro Besari, “la generalización de este derecho trastocaría el normal desarrollo de las clases, redundando en una peor calidad de los estudios, y en general, del sistema educativo español. Además, Pedro Besari cree que “esto es inconcebible tratándose el nuestro de uno de los países que menos horas lectivas semanales tiene, en comparación con el resto de países de la Unión Europea”. Para CES, el derecho a huelga recogido en la Constitución española es un derecho que ampara a los trabajadores, por lo tanto esto no afecta a los estudiantes cuya obligación es estudiar.

 

0