fbpx

¿Memoria? Sí, gracias

A la hora de valorar las facultades de los estudiantes para el aprendizaje, la atención, la concentración y la memoria han quedado siempre en un segundo plano frente a la inteligencia. Craso error si se tiene en cuenta que la perfecta comunión de ambas partes del binomio mejora el rendimiento intelectual en las escuelas.
Miércoles, 20 de December de 2000
0

Autor: Gabinete de Rosa Serrate
Tel.: 976 21 02 81.

Un novedoso sistema de fichas de trabajo a través de Internet, ideado por el gabinete de investigación de la psicóloga y pedagoga Rosa Serrate, ha dado con la clave para luchar contra las dificultades para mantener la concentración y la atención y ejercitar la memoria.

Este material didáctico, innovador en la asistencia psicopedagógica, permite la valoración de estas capacidades (atención, concentración y memoria), que nos ayudan en gran medida a relacionarnos con nuestros semejantes y a rendir más en el trabajo.
Las fichas llevan dibujos y otros elementos icónicos y señalan un tiempo de ejecución de los ejercicios. Al principio de cada ficha figuran las instrucciones y al final las respuestas. El hecho de trabajarlas no requiere un esfuerzo especial, aunque sí exige un tiempo y una atención para su cumplimentación. Este ejercicio se puede repetir a los 10 o 15 días, para que cada persona pueda ver su evolución.

Trabajo autodidáctico

De este modo, cualquier persona que desee trabajar sus capacidades cognitivas y mejorarlas no necesita de la presencia de un profesional, aunque puede ser conveniente. Las fichas están destinadas a niños (6-12 años), adolescentes (13-17 años) y adultos (desde 18 años) sin patologías ni problemas serios, aunque con dificultades en los estudios o con carencias en alguna de las tres facultades trabajadas. En lo que se refiere a los jóvenes, la edad más crítica gira en torno a los 12-14 años, edad en la que se enreda más en clase y cuando hay menos ganas de estudiar.

El uso de este material debe hacerse consultando la página www.tecnicasdeestudio.com, si bien el gabinete de Rosa Serrate aconseja imprimir las fichas para un mejor manejo. Hay que buscar un sitio tranquilo, sin ruidos, lo que ayuda a disfrutar más de los ejercicios y a trabajar con interés. Aunque la tarea resulta atractiva y amena, no se trata de un juego, sino de un material didáctico que ayuda a mejorar la atención, la concentración y la memoria de quien la realiza.

El desarrollo de la inteligencia es proporcional al desarrollo de la atención y ésta –concretamente la que se produce de manera voluntaria– puede educarse. La atención consiste en detener el flujo constante de sensaciones, percepciones, ideas y sentimientos, y considerar sólo uno de esos estados de conciencia excluyendo provisionalmente los demás.

Para lograr una atención y concentración voluntarias se debe actuar en dos direcciones: eliminando los factores que puedan convertirse en fuente de distracción y aprovechando al máximo todo lo que nos permita concentrarnos con facilidad.

La memoria es una función del cerebro que nos permite fijar, conservar y reproducir las imágenes de objetos, pensamientos o sentimientos sin necesidad de que estén presentes. En ella intervienen la percepción, la atención, la imaginación y el raciocinio. A la imaginación se le ha dado mucha más importancia que a la memoria, por ser parte de la genialidad creadora, mientras que de la memoria se ha dicho que podía obstaculizar el desarrollo de la inteligencia. Actualmente, sin embargo, la memoria ha recobrado su lugar, ya que es un aspecto fundamental del pensamiento y de la inteligencia y, por tanto, del proceso de aprendizaje.

La razón de la experiencia

La psicóloga y pedagoga Rosa Serrate se ha dedicado durante 22 años a la terapia de niños y adultos y a la orientación de familias. La atención abarca, por tanto, a todos los públicos, en problemas de trabajo, estudios, comunicación, mejora personal o relaciones familiares y sociales.

Su prestigio está basado en la experiencia, la investigación y la innovación y uno de los aspectos que más ha trabajado en los últimos años ha sido la hiperactividad en los niños y, por extensión, el fracaso escolar. Otros puntos que se trabajan en los niños son el psicodiagnóstico (intelectual, psicomotor, lingüístico y personal), reeducaciones (lectoescritura, dislexias, lenguaje hablado, psicomotricidad) o técnicas de estudio integradas (motivación, relajación y método activo).
 

0
Comentarios