COMUNIDAD VALENCIANA. Educación reducirá a tres categorías los cinco tipos de instituto actuales

Los directores de Secundaria se reunieron con la Conselleria para tratar la modificación de las bolsas de trabajo y de la reclasificación de los centros de Secundaria para reducirlos a tres categorías.
Miércoles, 13 de diciembre de 2000
0

Autor: Pablo ROVIRA

La Conselleria de Educación anunció durante una reunión con la Permanente de Directores de Secundaria que ha elaborado un borrador para reclasificar los centros educativos. Este documento estará preparado para el mes de enero.

Actualmente existen cinco categorías, entre las que se encuentra, por ejemplo, el Centro A, con 1.800 alumnos. De estos centros, en toda la Comunidad Valenciana no hay más que tres, por lo que “es una clasificación obsoleta”, como aseguró José Luis Moreno, director del Instituto de Enseñanza Secundaria “Cavanilles” de Alicante. De esta forma, el borrador que ahora se encuentra en la Dirección General de Personal prevé la reducción a tres categorías para mayor adecuación a la realidad.
Esto afecta directamente a, por ejemplo, las horas de dedicación a labores de dirección, aspectos económicos, tanto materiales como salariales, etcétera.

Al mismo tiempo, en la misma reunión en la que participaron la Permanente de Directores, el conseller educativo, y los directores generales de Innovación, Josep Vicent Felip, y Centros, Concha Gómez, los directores pidieron el cese del director general de Personal, José Cano. Según José Luis Moreno, “no se puede mantener a una persona con un inicio de curso que ha sido un caos. Por ejemplo, en mi centro faltaban a comienzo de curso nueve profesores”.

Nuevas bolsas de trabajo

Por otra parte, en la misma reunión, Manuel Tarancón planteó la necesidad “de estudiar que el criterio en la gestión de las bolsas de trabajo se modifique”. En concreto, el titular educativo desea encontrar nuevas vías para cubrir las sustituciones, pues “hay muchos ciclos formativos donde las bolsas se agotan y abrir una bolsa para baremarla supone un retraso”. En definitiva, “es necesario dotarlas de mayor agilidad, ya que no es normal seguir un trámite administrativo normal para sustituciones. La Administración no puede estar esperando a que le llegue el parte de la Seguridad Social”. Por eso Tarancón apuesta por “buscar soluciones imaginativas” para cubrir con mayor rapidez las sustituciones, porque “si en el sector concertado no pasa, aquí puede ser lo mismo”.

En el mismo sentido se manifestaron los directores de institutos de Secundaria, quienes denunciaron casos dados en el PAS, donde “la norma es que no se cubre ninguna baja hasta que no falta más del cincuenta por ciento de la plantillas”.
En definitiva, los directores reclamaron a Manuel Tarancón poner al día normativa obsoleta como “el desarrollo del ROF o los derechos y deberes del alumnado”.

Gastos de funcionamiento

Por otra parte, los directores denunciaron que todavía no habían recibido los gastos de funcionamiento del último cuatrimestre del año. No obstante, el conseller señaló que “en estos momentos (28 de noviembre) ya se están transfiriendo”. Independientemente, el director del IES “Cavanilles” denunció que “los créditos cuatrimestrales casi siempre llegan al final de cuatrimestre”.
Además, los directores los consideran obsoletos. Según Moreno, “se sigue dotando por número de alumnos y no por grupos, por lo que la bajada de la ratio disminuye la cantidad que se percibe para gastos de funcionamiento”.
En otro orden de cosas, los directores sugirieron la necesidad de implantar la figura del trabajador social en los centros educativos.

Infraestructuras antes de julio

El conseller de Educación, Manuel Tarancón, informó durante la reunión a los directores de IES de que en el primer semestre del año 2001 estarán contratados los 180 centros de Secundaria que quedan de los 388 incluidos en el Mapa Escolar. Además, el conseller educativo informó que antes de final de año se contratarán más de veinte centros. La clave, según Tarancón, ha sido que “se ha doblado el ritmo de supervisión” de los proyectos. Hay que recordar que uno de los ‘cuellos de botella‘ que han impedido que el ritmo de construcciones se haya llevado correctamente ha sido, aparte de la situación del sector de la construcción debido al auge económico, la dificultad de estudiar y realizar el seguimiento de las obras y proyectos presentados. De esta manera, en la reunión se estableció un calendario de reuniones cada dos meses para informar de las infraestructuras.

 

0