fbpx

Ni un sólo día sin cuentos en la vida de un niño

El libro infantil y juvenil tiene hoy una importancia que parecía imposible sospechar hace un par de décadas. Los niños, que irán formándose paralelamente al nuevo siglo, tienen a su alcance la mayor oferta literaria que sus padres jamás pudieron soñar.
Miércoles, 17 de January de 2001
0

Autor: María José LÓPEZ

A pesar de que los libros cuentan en la actualidad con rivales tan poderosos como la escasa afición a la lectura de los niños españoles, la competencia de los medios audiovisuales y el descenso de la natalidad, las editoriales y organismos oficiales no cejan en su empeño de inculcar y difundir entre los más pequeños las obras más interesantes y educativas para el público joven.

La celebración del Salón del Libro Infantil y Juvenil, celebrado en la Casa de Vacas del Retiro de Madrid entre el 13 de diciembre y el 14 de enero, se ha consolidado ya como uno de los foros de mayor relevancia para dar a conocer a los menores las últimas novedades literarias, los cuentos de toda la vida, los cómics más divertidos… en función de su edad.

El recinto, ubicado en el corazón verde de la capital, se vistió para la ocasión con el decorado que elaboraron los alumnos de la Escuela Universitaria de Formación de Profesorado “Santa María” y los de segundo curso de la especialidad de Infantil de la Universidad Autónoma de Madrid. Hasta allí se han acercado las más prestigiosas editoriales españolas, con las obras que han gozado de mayor reconocimiento en los últimos años, para que los chavales que se acercaran hasta las instalaciones pudieran sentarse en un rincón y sumirse en el maravilloso mundo de las letras. De hecho, una de las partes de la gran sala-biblioteca se ha llamado Una isla para los pequeños, donde se podía encontrar literatura para los niños de 0 a 5 años.

No hay que olvidar que la filosofía de un Salón de estas características ordena que ningún pequeño se quede sin libros, por lo que se han expuesto también ejemplares para invidentes, gracias a la colaboración de la ONCE.

Aunque no sólo las letras han copado el interés de los chavales. En los pasillos del recinto, los impresionados visitantes han podido admirar las ilustraciones inspiradas en los distintos cuentos del conocido escritor Hoffman. Junto a ellas se mostraron obras de los ilustradores Manuel Ortega, Javier Sáez, Ricard Castell, Judit Morales y Adrá Godia.
Sin embargo, es preciso reconocer que las actividades preferidas por los alumnos de los centros que han acudido a la cita han sido cada una de las sesiones de cuentacuentos organizadas por las editoriales, las animaciones infantiles, las clases de papiroflexia y el siempre divertido adivinanciero.

En esta edición se ha hecho entrega, además, del Premio Salón del Libro a las personas que han destacado por su labor en la promoción del libro infantil y juvenil. Los galardonados son Camino Aller (Colegio “Lourdes”), Alfonso Aldea (Colegio Infantil “CSIC”), Carmen González (Colegio “Ciudad Pegaso”) y Ana Toledano (Colegio “Mesonero Romanos”).

Y, a pesar de que el Salón ha cerrado ya sus puertas, los padres y profesores han cogido el testigo como responsables de la animación a la lectura en los más pequeños. Entre todos debemos cumplir la máxima de no dejar que pase ni un sólo día sin un cuento en la vida de un niño.

Cuando los relatos cobran vida…

Sesiones de cuentacuentos:
Ana García Castellano, conocida ya en este tipo de actividades relacionadas con los niños, no quiso perderse la oportunidad de que cientos de ellos disfrutaran de textos como Si ves un monte de espumas, Hermano de osos y Cuentos para todo el año, dotados de vida por la genial y entrañable cuentacuentos.

Presentación de libros:
Los centros que se pusieron en contacto con la Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil ofrecieron a sus alumnos la posibilidad de conocer en persona a los autores de sus libros favoritos, como José Mª Plaza (El paranguaricutirimucu que no sabía quién era) o Ricardo Gómez (La selva de los números), entre otros.

Animaciones infantiles:
El grupo Fabularia arrancó la sonrisa y los aplausos a los más peques con la interpretación de Kika Superbruja y Susana Moreno les contó por qué El pulpo está crudo.

 

0
Comentarios