fbpx

“Todos los itinerarios conducirán al título de la enseñanza Secundaria”

Político por encima de todo, este madrileño fue en la pasada legislatura secretario general de Educación y FP, aunque ya anteriormente Eugenio Nasarre había dirigido el gabinete del ministro de Educación con el gobierno de la UCD. Ahora es el presidente de la Comisión de Educación en el Congreso.
Miércoles, 21 de February de 2001
0

—¿Sigue el MECD algún modelo educativo europeo?

—Tanto para la reforma de la FP, como para la Ley de Calidad tenemos muy en cuenta el ámbito europeo en general pero no seguimos un modelo definido.

—¿Qué pasará con la cuestión de los itinerarios?¿Conducirán todos al mismo título?

—Los itinerarios son uno de los proyectos de la Ley que está elaborando el Ministerio y conducirán a la consecución del título de enseñanza Secundaria. Lo importante de esos itinerarios es que prepararán mejor al alumno para sus futuras decisiones en las distintas modalidades de Bachillerato y de Formación Profesional. Creo que a los 14 o 15 años, el alumno está en condiciones de ir aproximado sus decisiones a lo que será su futura vida académica.

—En cualquier caso, no habrá compartimentos estanco ¿no?

—Esa es una crítica sin fundamento y además lo único que hace es caricaturizar un sistema adoptado en otros muchos países europeos. Lo que está perturbando más el sistema educativo en estos momento es el modelo de que hasta los 16 años, que es tarde porque los alumnos ya tienen unas vocaciones y unas preferencias diferenciadas, no puedan escoger entre itinerarios más adaptados, más acordes con sus diferencias. No se trata de segmentar grupos porque habrá una parte de los currículos común. Se tratará de unas materias comunes para todos los alumnos y otras específicas para cada uno de los itinerarios como ocurre en los Bachilleratos que se dividen en mixtos, etc.

—¿Qué pasará con la función directiva?

—Tengo la impresión de que el proyecto de Ley de Calidad de la enseñanza tiene que abordar esta cuestión. Lo que tiene que pretender es un reforzamiento institucional del centro educativo, para que esté dotado con las normas y medios suficientes para abordar todas las nuevas tareas que la sociedad le encomienda que son bien distintas de las que tenía hace 20 años. Pero desde luego es esencial para la calidad de la enseñanza que el centro educativo tenga un clima escolar muy favorable al estudio, al esfuerzo y al trabajo, porque sin ese clima el centro educativo es incapaz de lograr unos objetivos adecuados. Y ese clima favorable imprescindible necesita unas normas suficientes para que el profesor esté dotado de autoridad y pueda desarrollar su función docente de conducir al alumno a los objetivos y lograr que haya un cierto grado de convivencia y de disciplina en el centro.

—¿Se volverá al Cuerpo de Directores?

—En estos momentos se está estudiando la fórmula para reforzar la función directiva pero aún no hay una ninguna decisión tomada al respecto.

—¿Se suprimirá la promoción automática?

—Creo que esa es una necesidad sobre todo en la enseñanza Secundaria porque la experiencia de los últimos años demuestra que no ha funcionado. No pasa nada porque un alumno repita curso si no ha cumplido los objetivos de conocimiento. Lo peor que se puede hacer, porque es un engaño, es promocionar de un curso a otro si no se tiene la preparación adecuada. El problema de evitar el fracaso escolar que supondría repetir un curso no se evita con la promoción automática, sino que se acumula a través de los cursos. Además, los itinerarios mejorarán la situación de estos alumnos, porque los procesos de maduración no son iguales en todos los estudiantes. Lo esencial es no llegar a crear una sensación de total y pleno fracaso, porque el fracaso en la escuela es el comienzo de la marginación. Itinerarios y supresión de la promoción automática son medidas que se complementan y que mejorarán los problemas que se han detectado en la Educación Secundaria durante los últimos años.

—¿Dónde se prevé poner el límite en la repetición de curso?

—Eso es hilar muy fino. Con la edad que se estime oportuna tendrá que haber una salida profesional para esos alumnos y esto tendrá que ser contemplado en la nueva Ley.

—Hay alumnos que no quieren estar escolarizados hasta los 16 años…

—El problema de los nuevos “objetores escolares” no es exclusivo en España ya que también existen en el resto de paises de nuestro entorno, pero disminuir la obligatoriedad en la escolarización general y universal sería un error. Lo que ocurre es que precisamente en los últimos tiempos hay que darle salidas a los alumnos de 14 ó 15 años que no quieren la escolarización convencional y formal, sino que buscan unas formas de escolarización más cercanas a lo práctico en las que se pueden encontrar mucho más a gusto. Y esa oferta para los menores que no quieren materias abstractas, materias cada vez más difíciles o puramente teóricas deben dársele al menor a través de la escuela mediante los itinerarios para que puedan buscar una salida profesional que les satisfaga plenamente. Pero además eso no prejuzgará que si en el futuro tiene voluntad y capacidad de esfuerzo pueda retomar otros caminos. Y esa es la clave para la mejora de nuestro sistema educativo.

—Hablando de obligatoriedad, ¿se ampliará la escolarización al segundo ciclo de Infantil que ya está muy generalizado?

—Ningún país europeo ha considerado oportuna la enseñanza obligatoria de los niños a partir de los tres años porque este tipo de enseñanza Infantil es de otra naturaleza. Es cierto que en España está generalizada a partir de los cuatro años y sólo un diez por ciento de los menores de tres no acude a la escuela. Desde mi punto de vista se debe generalizar la ampliación de los conciertos en la etapa de 3 a 6 años porque va en favor de la igualdad de oportunidades y permite la libertad de elección de centro de los padres, pero no estoy a favor de la obligatoriedad de la escolarización en esta etapa.

—¿Va a cambiar la Ley de Calidad el proceso de admisión de alumnos?

—Hay que salvaguardar el principio de libertad de elección de centro por parte de todas las familias, algo que está garantizado por Ley. Además, las familias tienen que tener las condiciones para ejercer ese derecho. En definitiva, el Real Decreto de la legislatura anterior sobre elección de centros es bueno para resolver estas cuestiones.

—¿Legitiman las Fundaciones que crean algunos centros concertados para cobrar sus actividades?

—Los alumnos que vayan a un centro concertado tienen derecho a recibir las enseñanzas regladas con carácter gratuito. Por tanto, ningún colegio les puede exigir el pago de ningún tipo de cantidad. Ahora bien, la LOPEG anima a los centros a tener recursos para la mejora de la calidad de la enseñanza a través de instituciones o fórmulas. Por supuesto las aportaciones deben tener siempre carácter voluntario.

—¿Se dará más autonomía a los centros?

—Efectivamente

—¿Se consensuará este proyecto de Ley con el resto de la comunidad educativa?

—El propósito del MECD es abrirse y hacer una consulta a todos los sectores de la comunidad educativa porque es una Ley muy importante y, de hecho, me consta que ya se está haciendo.

0