Primeras acciones del Plan de Fomento de la Lectura del MECD

Con los últimos resultados del INCE sobre la mesa, Educación ya ha puesto en marcha algunas acciones formativas –a través del Instituto de Formación del Profesorado– incluidas en el Plan de Fomento de la Lectura que en estos días ultima el Ministerio.
Miércoles, 18 de abril de 2001
0

La enseñanza de correctas técnicas de lectura ha sido siempre uno de los baluartes para dotar a los alumnos de comprensión, ayudarle a informarse, a localizar datos específicos y, en definitiva, a completar su formación como persona. Pero, desde luego, esos códigos deben aprenderse correctamente, partiendo de lo más básico, la ortografía.
La ministra de Educación, Pilar del Castillo, ya en su primera comparecencia ante el Congreso (14-06-00) para explicar las líneas generales de la política del Ministerio durante esta legislatura y basándose en los estudios del Instituto Nacional de Calidad y Evaluación sobre los resultados de los alumnos en relación con la lectura, reconoció que “los porcentajes medios de comprensión lectora en los alumnos no son todavía satisfactorios”.

Y, aunque los datos del estudio elaborado por el INCE no han provocado mucha alarma en determinados sectores, permiten extraer algunas conclusiones al respecto, pues difícilmente se podrá llegar a la comprensión lectora si todavía se cometen faltas de ortografía a la hora de trascribir un dictado. De los 7.206 alumnos de 4º de ESO que realizaron este ejercicio en la Prueba de Lengua Castellana y Literatura, el 37 por ciento cometió de una a tres faltas y el 28 por ciento de tres a cinco errores en el uso de las letras; en el empleo de las tildes cometieron de seis a diez faltas el 27 por ciento de los estudiantes y de tres a cinco el 22 por ciento; pero son los signos de puntación los que se ‘atragantan’ a los chavales, ya que se eleva hasta el 47 por ciento la cifra de alumnos que fallan entre tres y cinco ocasiones.

Plan del MECD

Para combatir esta situación, el gabinete de Pilar de Castillo ha diseñado un Plan de Fomento de la Lectura, aunque, según fuentes de Educación participantes en el desarrollo del Plan, no parece que finalmente vaya a ser incluido en la futura Ley de Calidad. A pesar de que todavía no se han hecho públicas las líneas de actuación de este proyecto, la ministra ya apuntó al principio de su mandato la intención de impulsar campañas de promoción de la lectura y programas de especialización del profesorado.

Por medio de la estimulación de la comprensión lectora desde edades tempranas y el fomento de actividades específicas de Animación a la Lectura en las etapas de la Educación Infantil y Primaria se perseguirá uno de los principales objetivos ministeriales: combatir el fracaso escolar. La potenciación de las bibliotecas de aula y de centro, junto a una campaña de sensibilización, serán otras de las bazas con que contará este proyecto.

Propuestas PSOE

También el PSOE ha mostrado su conformidad con el diseño de este Plan; es más, la portavoz de Educación del partido socialista en el Congreso, Amparo Valcarce, defiende su inclusión dentro de la Ley de Calidad.

De hecho, este grupo presentó una Proposición no de Ley basándose en el Dictamen de la Comisión de Humanidades, presidida por el profesor Ortega y Díaz Ambrona, que recomendaba “la promoción de la lectura desde todas las áreas con una planificación y metodología adecuadas a la edad del alumnado y profundizar en dos ámbitos: lectura literaria y lectura con fines informativos y documentales”. Para ello, se deberían potenciar las bibliotecas de aula, para el trabajo diario, y una buena biblioteca de centro, con el fin de que el alumno pueda estudiar, investigar y consultar, atendido por el personal adecuado.

Así será como el fomento de la lectura se convierta en uno de los “elementos de calidad del sistema”, asegura Valcarce. “Pero es preciso afrontarlo desde Primaria; hay que ir a refuerzos y apoyos dentro de los tiempos de la escuela y también complementarios”. Para la portavoz de Educación, el dominio de la lengua es indispensable para combatir el fracaso escolar, si bien habrá que desarrollarlo al igual que otros proyectos federales, como el Plan de Acogida del alumnado inmigrante, y conseguir que la dotación presupuestaria llegue hasta las CCAA y los Ayuntamientos para introducir mejoras en las bibliotecas, la formación de los bibliotecarios, etc.

Primeras acciones del Plan

A falta de concretar los últimos flecos del Plan de Fomento de la Lectura, el Instituto Superior de Formación del Profesorado ya ha desarrollado la primera de las acciones previstas para este año, que se incluyen dentro de las actuaciones diseñadas para los próximos cursos. Un total de 42 maestros de Primaria de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid, Ceuta y Melilla tuvieron ocasión de participar en el curso Técnicas y Estrategias para el fomento de la lectura en la Educación Primaria. El 19 de mayo se impartirá este mismo curso, cuando probablemente el Plan haya visto la luz, para primer ciclo de Secundaria. El fin de estas acciones formativas es sensibilizar a los docentes sobre la importancia de crear hábitos lectores entre los alumnos, además de proporcionar técnicas y recursos para transformar a los alumnos-lectores pasivos en activos.

Cuando los rumores hablan de la introducción de la figura del profesor bibliotecario en el nuevo Plan, desde el Instituto apuntan la necesidad, al menos, de que el profesor no sea un mero coordinador de la biblioteca –que actualice catálogos, colabore en el préstamo de libros… –sino que se convierta además en animador y promotor de actividades.

En esta línea de actuaciones, cuya asignación presupuestaria está por determinar, se desarrollará un plan de gestión informatizada de las bibliotecas escolares, a través del Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa.
Por otra parte, se ha iniciado un estudio de investigación para averiguar la edad en que se inician en la lectura los españoles. Los resultados se expondrán en el Congreso Internacional de Lectoescritura que se celebrará en noviembre en Valencia y al que asistirán docentes de Infantil y Primaria que hayan participado en experiencias de Animación a la Lectura.

0