fbpx

CASTILLA Y LEÓN. “Las Edades del Hombre”, una visita instructiva a Zamora

Desde mayo hasta octubre los visitantes pueden recrearse en una exposición que ya forma parte indisoluble del paisaje artístico de la Comunidad, amén de los atractivos que ya ofrece Zamora de por sí.
Miércoles, 11 de July de 2001
0

Una propuesta cultural para comprobar una vez más que Zamora, como reza el dicho, no se ganó en una hora. Harán falta varias para sacarle el jugo a todos los rincones que esta exposición ofrece a los visitantes que se acerquen hasta la capital del Duero.

La excusa más o menos oficial nos habla de la conmemoración del XI centenario de la constitución de la diócesis zamorana, pero sólo con echar una mirada al catálogo nos damos cuenta de que esta RemembranZa (“Za” de Zamora, claro está; la palabra entera hunde sus raíces en el castellano antiguo para expresarnos un sinónimo de “recordar”) también sirve para homenajear a uno de los zamoranos más ilustres, como Claudio Rodríguez, poeta recientemente fallecido y que dejó una importante huella en la ciudad.

De esta manera, las secciones en que la muestra ha sido dividida responden a versos de Claudio Rodríguez. El comienzo viene de la mano de La ciudad del alma, para, a continuación, a través de Las piedras que nos fecundan y La Tierra, mostrarnos la historia milenaria de esta diócesis, que ha conocido momentos de gloria. Así nos lo demuestran El temple del Duero y El Agua y El Fuego, repartiéndose a partes iguales la historia más profunda y los elementos festivos de la vida del hombre.

Las dos partes restantes: La luz sobre todo y El Aire nos acercan a la máxima gloria del obispado zamorano y a las de otras diócesis de la Comunidad, respectivamente. Se sale de esta exposición impresionado positivamente, considerando que a lo largo de su historia los hombres, incluso en los momentos más oscuros de la Edad Media, lo que más han buscado siempre ha sido una esperanza a la que poder aferrarse, por pequeña que fuese.

Para quienes no conozcan Zamora, será también una buena oportunidad de visitar una de las ciudades más bonitas y tranquilas de la región. Los que ya han tenido ese gusto, pueden recrearse con los tesoros que alberga la exposición, desde el celebérrimo Bote de Zamora hasta piezas de Gregorio Fernández y Diego de Siloé, que se comentan por si solas.

Con la excepción de los lunes, cerrada por descanso, la muestra permanecerá abierta hasta octubre en la catedral de Zamora y aledaños de 10 a 14 y de 16 a 20 horas, siendo el horario continuo de 10 a 20 los fines de semana. La entrada es gratuita, pudiendo realizar la visita en compañía de guías para grupos de hasta 20 personas por 5.000 pesetas. Por tanto, hay pocas excusas válidas para faltar a esta nueva cita con los tesoros del arte de una de las regiones más favorecidas de Europa en este aspecto.

0