fbpx

Programa Leonardo: sólo 17 proyectos, de 300, fueron financiados

El Programa Leonardo da Vinci II, vigente entre los años 2000-06, invertirá este año más de 13 millones de euros en proyectos españoles de Formación Profesional. En la imagen, Reyes Moreno, directora del Programa.
Miércoles, 4 de July de 2001
0

A pesar de que la realidad económica demuestra que no todos los proyectos se pueden llevar a la práctica, la Dirección General de Educación y Cultura de la Comisión Europea y la Agencia Nacional Leonardo da Vinci pretenden que en la próxima convocatoria de propuestas, los organismos e instituciones involucrados en temas de FP presenten más proyectos.

Centros Públicos y Privados, universidades, pymes, centros de investigación, cámaras de comercio, interlocutores sociales, ONG, así como otras entidades locales o regionales pueden participar en este programa. Eso sí, las prioridades a la hora de evaluar los proyectos son claras: mejorar la calidad de los sistemas de Educación y FP y también los dispositivos de orientación, con el fin de promover la posibilidad de empleo de los jóvenes y adultos; promover la cooperación entre los centros de todos los niveles de formación y las empresas, en particular las Pymes y los interlocutores sociales; promover asimismo la igualdad de acceso a la formación de las personas más desfavorecidas en el mercado laboral o los proyectos de lucha contra la discriminación.

Además, entre las prioridades del Programa que se ocupa de los proyectos de FP para los años 2000-02 también se encuentran las de fomentar la inversión en recursos humanos como estrategia de empresa, con el fin de desarrollar la capacidad de adaptación que los cambios tecnológicos y organizativos exigen, explotar el potencial de las tecnologías de la información y la comunicación y mejorar la transparencia de las cualificaciones.

En cuanto a los proyectos, la Agencia Nacional Leonardo los clasifica en tres grandes grupos: el A, referido a los proyectos transnacionales de movilidad, bien a través de estancias o de intercambios; el B, destinado a proyectos de desarrollo y transferencia de la innovación y la calidad en FP, así como acciones dirigidas al uso de TIC, proyectos de promoción de las competencias lingüísticas y culturales, y proyectos de apoyo a redes transnacionales que permitan un intercambio de experiencias y prácticas. El grupo C está destinado a proyectos de apoyo a la realización de investigaciones y análisis y otras acciones para promover la Europa del conocimiento.

Reyes Montero, directora de la Agencia Leonardo da Vinci

Gestora de grandes sumas de dinero, Reyes Moreno Castillo, una madrileña de marcado acento gallego, dirige la Agencia Nacional Leonardo da Vinci tras haber sido directora del IES “Carabanchel Bajo”, hoy denominado “Vista Alegre” y haber ocupado el cargo de subdirectora general de Formación Permanente.

—¿Cuál es el cometido principal de la Agencia que dirige?

—El de aunar todos los proyectos de Formación Profesional que tenga el Estado español, gestionados en coordinación con Bruselas.

—¿Cómo es la participación de las Comunidades Autónomas en los proyectos de la Agencia?

—La relación con las autonomías es a través del Comité Nacional Leonardo da Vinci, en el que además están representados los agentes sociales y la patronal.

—¿Quién preside este comité?

—Lo forman alrededor de 20 personas y está copresidido por el Ministerio de Educación y Cultura junto con el Ministerio de Trabajo. Además, cada CCAA envía un representante, bien de Educación o de Trabajo, depende.

—¿Con qué presupuesto cuenta la Agencia?

—Pues este año el monto destinado a movilidad asciende a 7.106.395 euros, mientras que para gastos de programas piloto el presupuesto se sitúa en 6.105.600 euros. Esto supone un incremento respecto al año 2000, cuando el monto destinado a movilidad fue de 6.798.167 euros y el monto para programas piloto fue de 5.567.811 euros.

—¿De dónde procede esta financiación?

—De la Dirección General de Educación y Cultura de la Comisión Europea, aunque luego están los gastos de funcionamiento de la Agencia, para los que la Comisión financia un máximo de 150 millones de pesetas siempre que el MECD ponga sobre la mesa la misma cantidad.

—¿Cuántos proyectos presenta España?

—Somos el segundo país que más proyectos presenta, alrededor de 300 de movilidad y otros 300 como iniciativas piloto.

—¿Y cuántos se llevan finalmente a la práctica?

—Más o menos salen la mitad de los proyectos de movilidad. En cuanto a los proyectos piloto, el año pasado sólo pudieron ser llevados a la práctica 17 por falta de financiación, ya que se trata de experiencias muy buenas pero con un coste muy elevado.

—¿Cuáles son los criterios que se adoptan para la evaluación de los proyectos?

—Las pautas de evaluación vienen marcadas por la UE y se publican cada año en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas (DOCE).

—¿Da el MECD pautas específicas para España?

—No. El hecho de dar prioridades nacionales es un tema polémico, y la Agencia no puede primar algo que el promotor no conoce de antemano. Hay un Comité, creado en marzo, que es el encargado de elegir a los evaluadores. No obstante, el espíritu del programa es la compensación de desigualdades y la orientación hacia una Educación para el empleo.

—¿Quiénes pueden ser estos promotores?

—Empresas, universidades, IES… cualquier asociación con entidad jurídica. Nadie puede participar de modo particular, pero no tienen porqué ser entidades grandes. Queremos que participen entidades pequeñas para que los beneficiarios no sean siempre los más grandes. Haría falta que los formularios fueran menos complejos y una mayor financiación.

—En cuánto a la participación, ¿hay grandes diferencias entre las autonomías?

—Prácticamente participan todas. Destacan especialmente Cataluña, Andalucía, Valencia… 

0