fbpx

La elección de horarios y grupos enfrenta a los docentes de España

Sólo en el País Vasco y en Cataluña los alumnos de Primaria y Secundaria empiezan el mismo día. El proceso de matriculación en Andalucía, y la situación de la Concertada y de los interinos en Asturias, complican el inicio del curso 2001-02.
Miércoles, 12 de September de 2001
0

El reinicio de las actividades en los centros educativos devenga tanto trabajo para directores, tutores, jefes de estudios y profesores que por unos días la reforma del sistema educativo o las movilizaciones anunciadas por los sindicatos quedan relegadas a un segundo plano.

En las escuelas, colegios e institutos lo primero es organizarlo todo para que la vuelta de los alumnos a las aulas resulte lo más tranquila posible. En cuanto a los profesores, la vuelta de vacaciones les exige estar al cien por cien desde el primer día.

Desde el Instituto de Educación Secundaria “Tierra”, su director, José Manuel Mangas Tamames, explicó a MAGISTERIO cómo organizan el inicio del curso en ese centro de la localidad salmantina de Ciudad Rodrigo. “En principio, el 1 de septiembre, aunque sábado, tuvimos que hacer exámenes, porque el 4 ya había que entregar los primeros datos a la Universidad sobre los alumnos de segundo de Bachiller. Pero el resto de ejercicios también hay que corregirlos de inmediato, ya que fijamos la sesión de evaluación el día 6”. Pero este ritmo frenético tiene su explicación. “Hay un porqué para estas fechas: la Consejería nos impone un calendario que nos hace ir contra reloj”, comenta el director.

La locura del día a día

Si el sexto día del mes era aprovechado para celebrar la sesión de evaluación antes citada, el día 7 era establecido para que los alumnos pudiera hacer sus reclamaciones sobre las calificaciones. Durante el pasado lunes, ya día 10, y el día 11 se celebraron las reuniones de cada departamento didáctico para establecer las programaciones del curso académico y, a fecha de hoy día 12 está prevista la celebración del Claustro de inicio de curso, una reunión un tanto especial a la que es preceptivo que asistan todos los profesores del centro.

Pero el tiempo apremia, y como el 17 de septiembre es la fecha escogida por la Comunidad de Castilla y León para el regreso de los estudiantes de Secundaria a las aulas, durante los días previos al fin de semana, es decir, los días 13 y 14 son aprovechados por el profesorado del centro para las reuniones entre el departamento de orientación y los tutores de cada curso, así como las del jefe de las actividades extraordinarias y complementarias con los jefes de los distintos departamentos.

Poner de acuerdo a los docentes cada año en cuanto a horarios y cursos que les tocan no es una tarea sencilla. Por eso, la mayoría de los centros disponen ya de medios que facilitan esta cuestión. “Nosotros utilizamos el programa informático Tempus de gestión de cuadros de horarios, y me consta que la mayoría de los centros también planifican mediante algún soporte informático, ya que existe una amplia oferta en el mercado. Es que si no sería inviable el comienzo del curso en los plazos que marca la Consejería”, afirma José Manuel.

Uno de los aspectos que complica en los centros de Secundaria la organización de los horarios es la existencia de asignaturas que permiten los llamados desdobles como la Religión. En este sentido, el director del centro mirobrigense afirma que “la elaboración de los horarios es compleja pero respetamos mucho las opciones de cada alumno, eso sí, cumpliendo siempre la ratio mínima de 15 alumnos establecida”.

En cuanto a los grupos que tocan a cada profesor, la petición se realiza por riguroso orden de antigüedad (catedráticos, etc.), a no ser que haya acuerdo previo entre los docentes, en cuyo caso se facilitan mucho las cosas. “Hay compañeros que quieren siempre para ellos todo lo mejor”, admite José Manuel.

Con todo organizado, en este centro se prevé que el inicio de curso vaya sobre ruedas y esperan que las dificultades no excedan de las típicas. “Este año, por ejemplo, la Consejería nos obliga a que todos los alumnos entren a la misma hora, las ocho y media, del mismo día, y eso en nuestro caso va a ser difícil porque se incorporan grupos nuevos”, señala el director del centro.

Pero, en cuanto a horarios, hay algo más que señalar en torno al de los funcionarios docentes, y es que a las 18 horas lectivas que tienen que cumplir más las siete horas complementarias hay que sumar otras cinco horas semanales de cómputo general (para claustros, etc.) y siete horas y media para trabajo de preparación de clases o de corrección de exámenes, porque estos funcionarios se quejan de ser los únicos trabajadores del Estado que se llevan deberes a casa. ¿Los únicos?

Diez problemas generales

Cada inicio de curso los centros se enfrentan a…

1. Las universidades dan poco plazo a los IES para preparar los exámenes de septiembre.

2. Quejas de los padres ante las notas de los alumnos.

3. Calendario muy ajustado que hace que la organización de curso se haga siempre contra reloj.

4. Problemas para distribuir las plazas de interinos.

5. Fricciones entre los docentes a la hora de escoger horarios y materias.

6. Quejas de los más jóvenes cuando la elección de grupos no es equitativa y se prima la experiencia.

7. Los profesores de clases de especialistas (idiomas, Educación Física, Música o Religión) se quedan siempre a la expectativa para encajar sus horas, con el consiguiente malestar.

8. Caos el día de la incorporación de los alumnos a las aulas por la excitación de los menores y la explicación del material necesario y de cómo se va a desarrollar el curso.

9. Caos administrativo con las listas de alumnos y los posibles cambios.

10. Si eres tutor, los primeros días te enfrentas a las visitas de los padres que quieren quejarse por el grupo que le ha tocado a su hijo o exigen una explicación sobre los objetivos del curso.

0