fbpx

“Algunos sindicatos viven en la esquizofrenia constante”

Tranquilo, seguro y preciso José Luis Fernández Santillana, secretario general de USO desde 1989, habla de los problemas que preocupan a su sindicato, se muestra esperanzado ante la próxima Ley de Calidad y, sin a penas alterarse, critica el carácter poco dialogante de otras fuerzas sindicales que planean movilizaciones para el mes de noviembre.
Miércoles, 24 de October de 2001
0

—¿Qué esperan de la Ley de Calidad?

—Es necesario cambiar muchas cosas en los IES, por ejemplo la creación de itinerarios, que no sabemos si será posible porque algunos sindicatos de la Pública van a poner trabas por cuestiones ideológicas y políticas. Pero la verdad es que no se trata de seleccionar a los alumnos por lo que saben, sino en función de las expectativas que tengan. Al intentar que todos tengan lo mismo estamos consiguiendo mediocres. Nosotros proponemos itinerarios a partir de los 15 años, en un sistema abierto y flexible.

—¿Cómo ven las movilizaciones contra la LOU propuestas por CCOO y UGT?

—Este tema se está politizando. Al principio todo el mundo quería que la Universidad cambiase, y cuando se plantean medidas, un poco tibias es cierto, se acaba saliendo a la calle a protestar. Durante la elaboración de la LOU, al menos ha habido tiempo para la polémica, cosa que no hubo cuando se aprobó la LRU.

Nos mosquea que haya cierta sintonía entre rectores y determinadas fuerzas sindicales. Algunos sindicatos no están jugando limpio.

—Algunos rectores de universidades privadas lamentan no recibir subvenciones y proponen concertar los estudios superiores.

—Primero habría que aclarar que si la Universidad Pública no es gratuita, ¿cómo lo va a ser la Privada? Además, es un poco incoherente que una empresa que se autodenomina con ánimo de lucro intente sobrevivir a base de subvenciones públicas del Estado. Es mucho más importante que se concierte Infantil y, a ser posible, también Bachillerato.

—Entonces¿habría que aumentar los conciertos?

—Los conciertos deben crecer en la medida en que los padres los demandan, y el dinero no debería ser una cortapisa para no hacerlo.

—¿Cuál es la razón por la que algunos padres optan por un centro Concertado?

—La estabilidad y la atención personalizada al alumno. Los centros Públicos son “casa sin dueño”. No hay quien los dirija. Hay constantes enfrentamientos entre el Consejo Escolar y las APA, entre profesores y el director, porque no hay acuerdo sobre el proyecto educativo. Eso no ocurre en un Concertado.
La Ley de Calidad debe dar más fuerza a los equipos directivos, dotarles de funciones concretas y de capacidad de ejercerlas.

—Las cifras revelan un tanto por ciento pequeño de inmigrantes escolarizados en centros Concertados…

—Los Concertados están abiertos a estos alumnos y también a los de Necesidades Educativas Especiales (NEE), el problema es que no cuentan con el apoyo humano y material para atenderlos.
Desde USO proponemos dotar a todos los centros de lo necesario y entonces exigirles que acepten e integren a estos alumnos de NEE.

—¿Resolverá la Ley de Calidad los problemas de la Concertada?

—Nosotros pedimos que la Ley de Calidad redefina el módulo de concierto en sus tres partes. Es decir que el número de profesores por aula sea el adecuado, que se aumente la dotación para gastos de funcionamiento y para pagar los cargos. Así se podrían tener las mismas plantillas que la en la Pública y dar los mismos servicios.

—Y los profesores de Religión. ¿En que situación se encuentran?

—Estamos hablando de 18.000 profesores en situación de inestabilidad y precariedad en el empleo. Hay que darles estabilidad y considerarlos igual que a los demás. Últimamente, con los tres casos de profesoras despedidas, ha habido muchos sindicatos que han puesto el grito en el cielo, pero nosotros llevamos años denunciando casos peores en los que no se ha renovado a profesoras por motivos como estar de baja por maternidad.

—¿Qué medidas mejorarían su situación?

Sería positivo que deje de haber una propuesta nominal anual del obispado y que sólo se indiquen las modificaciones con respecto al curso anterior y haya un acto por el cual los profesores sean excluidos, así tendrán derecho a protestar y pedir explicaciones de porqué han sido cesados. Otro tema que debería tratar la Ley de Calidad sería incluir la Religión en el currículum. Esta materia debe de ser evaluable como cualquier otra. Así se dignificaría al profesor de Religión y también al que imparte Ética.

—¿Y los interinos?

—El problema de los interinos se solucionaría sacando más plazas, aunque desde USO también somos partidarios de que a la hora de seguir un criterio para ordenar la lista de interinos se prime la nota de examen por encima de la experiencia.

—¿Es posible un Pacto por la Educación?

—Hay mucha gente que quiere pactar, pero hay algunos sindicatos como CCOO y UGT que viven en la esquizofrenia constante entre la ideología y su labor. Y hablan continuamente de guerra escolar. Nosotros estaríamos dispuestos a firmar un pacto siempre que se basara en la complementariedad de las redes y que ambas subsistan en función de la demanda. Creemos que un pacto sería positivo, pues daría estabilidad y la Educación dejaría de ser utilizada como arma ideológica.
 

0