ANDALUCÍA. Intentan poner calma en la Concertada

Tras las turbulencias
que ha levantado la interpretación de los presupuestos por parte del PP, la Consejería de Educación está tratando de calmar los ánimos
en la Concertada.
Miércoles, 19 de diciembre de 2001
0

La Consejería de Educación y Ciencia que dirige y manda Cándida Martínez ha tenido que salir al paso de las interpretaciones sobre las cifras hechas por el Grupo Popular en el Parlamento andaluz, al cual anunció la intención de la consejera de reducir en 10.000 millones de pesetas la partida destinada a la Educación concertada, tanto en Primaria como en Infantil. El director general de Planificación Educativa, Manuel Alcaide, ha asegurado que existe una “dotación presupuestaria suficiente” para cumplir los acuerdos contraídos con la Educación Concertada y los agentes sociales que lo firmaron y que no deben alarmarse ante las interpretaciones interesadas del Grupo Popular.

Alcaide ha asegurado que los datos presentados no buscan más que inquietar a la comunidad educativa, a pesar de que no responden a un análisis riguroso y exhaustivo de las cifras globales, ya que éstas están sacadas del contexto en el que han de interpretarse.

El miedo entre ciertos sectores de la Educación residía en la posibilidad de que se pudieran estar rompiendo la proporcionalidad y la equidad entre las dos escuelas, la Pública y la Concertada, recogida en el acuerdo firmado por la Consejería de Educación y Ciencia con los sindicatos hace cuatro años.

Teatro concertado

La federación de enseñanza Unión Sindical Obrera (USO) ha tenido una original idea para exigir a la Junta de Andalucía la reducción horaria en la Educación Concertada, consistente en una representación teatral cuyo título bien podría ser “Profesores Quemados”.

USO exige una negociación de horarios, algo que la Consejería de Educación no cree necesario porque esta ya se realizó en su día y que dio a luz los acuerdos de 1997 y 1999, los cuales tienen una temporalidad de aplicación, en este caso hasta el año 2003.

Todos los asistentes a la manifestación frente a la Consejería con la cara pintada de color negro y con sacos llenos de carbón, que, según el secretario regional de USO, Joaquín Arauz, simboliza ”los restos de profesores con motivo de la carga lectiva que han de soportar todos los días”. Además, los manifestantes aprovecharon para entregar folletos con los motivos de la protesta.

La protesta en cuestión marca un punto de ecuador en el calendario de movilizaciones fijado por el sindicato.

0
Comentarios