fbpx

Europa apuesta por la Reválida al finalizar la Secundaria

España es, junto a otros cinco países, una excepción en el tema de la Reválida de los estudios de Secundaria. Casi todos los países realizan una prueba externa a los centros antes de la Universidad.
Miércoles, 13 de February de 2002
0

Si algo establecerá la Ley de Calidad será la “pedagogía del esfuerzo”. Y para ello, el MECD anunció la pasada semana, entre otras medidas, una Prueba General de Bachillerato (PGB) que, por otra parte, ya existe en la mayoría de los países de nuestro entorno.

Poco le ha durado a los estudiantes el anuncio de la desaparición de la Selectividad. A partir de la aprobación de la nueva normativa, los alumnos tendrán que enfrentarse a dos exámenes: la PGB, tradicionalmente conocida como Reválida y el examen de ingreso para acceder a cada universidad o facultad, que variará según la institución a la que quieran acceder los alumnos.
La ministra de Educación y Cultura, Pilar del Castillo, pretende con esta medida combatir el fracaso escolar que hoy afecta a más del 25 por ciento de los estudiantes de Secundaria y ha anunciado que “la medida podría aplicarse en el curso 2004-05”. De igual modo, el presidente del gobierno, José María Aznar defendió la instauración de la PGB porque “la mejora de la calidad tiene que ver con el nivel de exigencia”.

Nos acercamos a Europa

La medida además supone un acercamiento a lo que ya ocurre en otros países europeos, donde el acceso a la Universidad hace sudar más a los estudiantes que en nuestro país. En el Reino Unido, por ejemplo, después de los A-Levels, realizados tras el instituto, los estudiantes británicos se dirigen al UCAS, servicio que se encarga de enviar su solicitud a las universidades. Éstas se ponen en contacto con los estudiantes y, tras un concienzudo análisis de su persona y expediente, ofrecen las plazas a los que creen más válidos.

Del mismo modo, en Francia, una vez que los alumnos están en posesión del Baccalaureat, título que se consigue a través de un examen del último curso de instituto, muchos alumnos tienen que pasar por cursos preparatorios tras los cuales tienen que realizar verdaderas oposiciones compitiendo para una misma plaza en determinados estudios.

En Alemania, por el contrario no existen pruebas de acceso y algunos procesos de admisión los realiza una oficina central de matriculación. En este país cada facultad examina detenidamente los estudios que ha realizado cada alumno y valora sus conocimientos junto con las notas del expediente académico correspondiente a los cursos de Secundaria.

Y en Italia, los estudiantes en posesión del Diploma di maturità, obtenido tras aprobar unas pruebas orales y escritas, tienen derecho a entrar en la Universidad pública. No obstante, cada centro se reserva el derecho a realizar pruebas de acceso a los aspirantes.

Pruebas orales

El MECD estudia además, introducir pruebas orales además de escritas en la nueva Reválida, que servirían para comprobar que los aspirantes a universitarios dominan las competencias lingüísticas propias de su lengua materna.

La Reválida supondrá asimismo facilitar el camino a los universitarios procedentes de otros países ya que, a través de la homologación de los títulos de Secundaria en toda Europa se facilitaría la movilidad de los alumnos que hasta ahora tras superar las pruebas de acceso a la Universidad en sus respectivos países se veían obligados a superar la temida Selectividad si querían cursar una carrera en nuestro país.

La pedagogía del esfuerzo supondrá además la incorporación de otra de las medidas más impopulares entre los estudiantes: la supresión de la promoción automática en Secundaria, por lo que aquellos estudiantes con varias asignaturas suspensas se verían obligados a repetir curso para lograr los conocimientos exigidos. Se pretende así que los estudiantes no promocionen si la Junta de profesores estima, a raíz de los resultados obtenidos por el alumno, que no debe pasar de curso.

La Garantía Social, ¿reglada?

Las cosas no están tan claras como parecen. Cuando la ministra de Educación y Cultura, Pilar del Castillo anunció la instauración de tres itinerarios a partir del segundo ciclo de la ESO de acuerdo con los estímulos e intereses de cada estudiante, parecía algo definitivo. Sin embargo, el MECD ha confirmado recientemente que estudia la creación de un cuarto itinerario que supondría el establecimiento de la Garantía Social como un nuevo tipo de formación reglada que daría opción asimismo a obtener el título único de enseñanza Secundaria.
Según la secretaria general de Educación y FP, Isabel Couso, “el modelo comprensivo nos ha instalado en la mediocridad”, mientras que el sistema de itinerarios supone la flexibilización del sistema educativo a través de la “combinación de asignaturas”. El cuarto itinerario, que no tendría por qué instaurarse en todos los centros, “facilitaría la validación social de aquellos alumnos que con 16 años quisieran incorporarse al mercado laboral”, concluyó.

0