Canciones míticas para el aprendizaje de idiomas

Las Nuevas Tecnologías sustituyen al reproductor de cassettes en las clases de idiomas y amplían las posibilidades de aprendizaje al tratarse de un método muy entretenido que une imagen y sonido.
Miércoles, 16 de octubre de 2002
0

Exponemos una actividad en la que los alumnos escuchan una canción, al tiempo que se va reproduciendo en el ordenador la letra de la misma. En una primera aproximación solamente escuchan la canción; posteriormente van repitiendo verso a verso la letra de la misma. La actividad trata de explotar el interés de los alumnos por comprender el significado de las letras de las canciones. Ofrece un aliciente adicional al utilizar una técnica fácil de usar y de resultados espectaculares, ya que los alumnos suelen sentirse muy motivados cuando la llevan a cabo.

Si queremos realizar una actividad como esta que integra elementos audiovisuales diversos, necesitamos de un aula que reúna unas mínimas condiciones, como son una red de audio para que cada alumno pueda oír la actividad individualmente y una red de distribución de imagen para que los alumnos vean la actividad en su propio monitor. En definitiva, la actividad precisa de un aula multimedia.

Objetivos

—Reforzar la comprensión y expresión oral, al tiempo que se potencia el uso del diccionario monolingüe.
—Mejorar la discriminación auditiva.
—Utilizar los recursos del lenguaje y de la música de forma conjunta.
—Interpretar el significado de palabras desconocidas a través del contexto.

Selección de la canción

La canción se selecciona por criterios relacionados con el nivel de los alumnos y condiciones de inteligibilidad. El profesor debe extraer la letra de la canción y la documentación adicional necesaria para su explotación didáctica.

Esta actividad la vamos a realizar con el programa PowerPoint, que viene incorporado en el paquete Office. Para empezar vamos a crear tantas diapositivas como versos tenga la letra de la canción que hemos elegido.
Dependiendo del ritmo de la canción podremos poner uno o más versos en la misma diapositiva. Si la canción es demasiado rápida es conveniente poner más de un frase por diapositiva, de lo contrario la transición entre diapositivas tendría que ser excesivamente rápida y los alumnos no tendrían tiempo de asimilar el texto.

Las actividades

Una vez realizado el texto y las diapositivas, vamos a ocuparnos de la canción propiamente dicha. Si disponemos de la canción ya digitalizada, sólo tenemos que insertar el archivo de sonido en las diapositivas. Si no es ese el caso, deberemos digitalizar la canción previamente, antes de continuar con la actividad educativa. Tras la preparación del material, llega la hora de empezar.
La explotación didáctica de la canción depende exclusivamente del profesor que la lleve acabo. No obstante, a continuación ofrecemos dos ejemplos de actividades para trabajar la canción de una forma motivadora, tanto para el alumno como para el profesor:

—Filling the gaps: se trata de hacer una copia de cada diapositiva, suprimiendo en ellas algunas palabras, de tal forma que queden varios huecos que los alumnos han de rellenar. Otra opción es elegir una canción con un estribillo repetitivo y elaborar otra diapositiva con las frases de dicho estribillo descolocadas. De esta manera el alumno tendrá que ordenar la estrofa adecuadamente; con esto conseguimos crear hábitos de seguimiento del lenguaje oral y estimular la confianza en el seguimiento del lenguaje escrito.
—Concurso de canciones: cada alumno digitaliza una estrofa de una canción que él mismo habrá elegido para posteriormente realizar un concurso entre todos y por votación elegir la mejor. Los factores a tener en cuenta para elegir el ganador no son sólo estéticos, sino también se valorarán aspectos gramaticales, complejidad y discriminación auditiva. Con esta actividad conseguimos que el alumno trabaje el texto de la canción, haciendo que memorice el texto y refuerce su vocabulario. También potencia la comprensión oral, ya que para realizar la transición entre diapositivas debe entender perfectamente la pronunciación de cada frase. Otro factor es que estamos estimulando la utilización de las Nuevas Tecnologías y nuevas herramientas de trabajo.

Aprende con ritmo

Hoy en día el conocimiento de otro idioma es prácticamente imprescindible a la hora de conseguir un trabajo. Son múltiples las razones, entre ellas la implantación de las Nuevas Tecnologías, que permiten a personas de partes del mundo muy alejadas las unas de las otras establecer contacto. En estas comunicaciones, el inglés se ha convertido en el “idioma comodín” que todo el mundo aspira a dominar, conscientes de que su conocimiento abre muchas puertas, y no sólo dentro del ámbito laboral.

Pero en una Europa cada vez más unificada, sólo sabiendo inglés nos quedamos cortos. Entre otras cosas, porque el número de personas que conocen el idioma anglosajón ha crecido considerablemente y esto hace que saber un tercer o cuarto idioma sea un signo diferenciador respecto a otros candidatos a un puesto laboral. Sin dejar de lado, por supuesto, las posibilidades culturales tan enriquecedoras que ofrece el dominio de otras lenguas, desde las lecturas originales al conocimiento profundo de otras culturas. Y es que la forma de pensar de un pueblo tiene mucho que ver con el lenguaje. Pero todo esto, que es tan idílico, choca con la forma de vida actual en la que el tiempo libre escasea y el cansancio nos conquista. En ROYCAN han pensado en todo esto y también han tenido en cuenta lo pesado que puede resultar aprender una lengua nueva, mucho más a medida que nos alejamos de la niñez y perdemos la facilidad de aprender de forma natural. Por eso, ROYCAN ha decidido poner en marcha un método de enseñanza idiomático que tiene a la música como principal protagonista. Como segundo protagonista, tendríamos a la Nuevas Tecnologías. Se trata de aprovechar el poder de atracción que tienen los elementos multimedia para que los alumnos cojan con ganas las clases. Cada alumno tiene a su disposición un ordenador y un reproductor de audio, con los que seguirán las diapositivas que el profesor ha elaborado mediante el programa PowerPoint. Estas diapositivas simultanean la música con la transcripción de la letra de la canción, de tal forma que el alumno podrá leer en la pantalla lo que está oyendo pronunciar al intérprete a través de los auriculares. Para trabajar a fondo la canción y sacarle el máximo provecho se proponen varias actividades, que no son las únicas posibles, ya que se pueden idear muchas más a partir de este material.

Susana GARCÍA
Dpto. Pedagógico de ROYCAN

Ver la experiencia completa en www.roycan.com o en el teléfono 902 14 14 25

0
Comentarios