La formación inicial del profesor, entre la Licenciatura de Magisterio y el CAP

¿Aumentará la calidad de la enseñanza pasar Magisterio a Licenciatura? ¿Está el CAP bien configurado? En resumen, ¿cómo debemos preparar a la próxima generación de docentes?
Miércoles, 6 de noviembre de 2002
0

Dentro de 15 años, la mitad de los docentes en activo se habrán jubilado. Quizás parezca mucho tiempo, pero ante las situaciones vividas en países como Alemania, Inglaterra o Finlandia, donde han tenido que buscar maestros y profesores literalmente hasta debajo de las piedras, no está de más plantearse cómo se va a formar a la futura generación de maestros y profesores que tendrá en sus manos la Educación de al menos las dos próximas hornadas de españoles.

Licenciatura

Empezando por Magisterio, en las discusiones previas a la LOCE fue clamorosa la petición al MECD de convertir esta diplomatura cuanto antes en una licenciatura de cuatro años. Sin embargo, Pilar del Castillo declaró a este periódico que la Ley de Calidad no era el marco adecuado para llevarlo a cabo, aunque su Ministerio estaba abierto a considerar esta posibilidad una vez que se hubiera analizado el problema y consultado a los sectores implicados, especialmente al Consejo de Universidades.

Sin embargo, entre los sindicatos la licenciatura es una de las peticiones constantes. Por ejemplo, para ANPE “es imprescindible exigir la titulación de licenciatura para el acceso y desempeño de la docencia, adoptando las medidas necesarias para adaptar al nivel de licenciatura las vigentes titulaciones del profesorado en activo, a efectos de docencia”. FETE-UGT exige “elevar a licenciatura el título de maestro de Infantil y Primaria, como ya ocurre en los países de nuestro entorno”, además de criticar que “se vuelva al túnel del tiempo de las guarderías”. USO, por su parte, lleva desde 1999 reclamando una licenciatura “con un fuerte contenido de carácter psicopedagógico” para impartir la docencia.

CCP

Sobre el CAP, tal y como está establecido, el rechazo es casi unánime: para CCOO, los estudiantes de las licenciaturas “siguen sin poder acceder a la formación didáctica que les oriente hacia su futuro trabajo”, mientras que las nuevas especialidades carecen de formación inicial; sin contar que la FP “carece de formación inicial de carácter didáctico”. Para UGT el CAP da una formación inicial “más formal que real, y los profesores carecen de un apoyo eficaz”.

Todas estas opiniones habría que tomarlas en cuenta para establecer una formación inicial que permita a los nuevos docentes enfrentarse con garantías a sus alumnos. 

0