LA NUEVA FP: ACTIVIDADES MARÍTIMO-PESQUERAS

Los cambios experimentados en este sector, tales como la disminución de los caladeros o la necesidad de una mayor profesionalidad del personal de tierra en las empresas armadoras, impuso la creación de una Familia Profesional de “Actividades Marítimo-Pesqueras”, que engloba las actividades de pesca artesanal, industrial, acuicultura y buceo.
Miércoles, 13 de noviembre de 2002
0

Una de las características de la Familia Profesional de Actividades Marítimo-Pesqueras es que se trata de uno de los estudios más vocacionales de la nueva FP. Miguel Ángel Lastres es el director del Instituto Gallego de Formación en Acuicultura (IGAFA), situado en la Isla de Arosa (Pontevedra), un centro pionero a nivel nacional en su especialidad.

—¿Cuál es el perfil de los alumnos que acceden a la Familia Profesional Marítimo-Pesquera?
—La formación que nosotros impartimos, tanto en cultivos marinos como en buceo profesional, hace que los alumnos procedan de cualquier punto de Galicia y de otras comunidades. A parte de la procedencia geográfica son alumnos eminentemente vocacionales, que requieren un conocimiento previo de los estudios que impartimos.

—Dado el carácter pionero de este centro, ¿cuál ha sido el proceso de implantación de la nueva FP?
—Efectivamente este es un centro que cuenta con bastante experiencia en cuanto a la implantación de la nueva FP y no ha habido mayores incidencias en cuanto a la adaptación del alumnado a este nuevo tipo de formación, a las características de evaluación continua que define la LOGSE para este tipo de formación. La verdad es que no hemos detectado ningún problema organizativo derivado de esta implantación desde 1993.

—¿Existe una orientación previa a la llegada de estos alumnos sobre la elección de un ciclo u otro?
—Por un lado, la orientación sobre qué tipo de ciclo pueden cursar responde al nivel académico que ellos atesoran. En nuestro caso se da un fenómeno curioso porque el ciclo superior que nosotros ofertamos está muy demandado a nivel postuniversitario. Por ejemplo de Licenciados en Ciencias del Mar, Biología o Veterinaria, pero la preferencia de acceso se le da a los no titulados.

—¿Esto se podría deber al carácter práctico de esta formación?
—Sí, porque nuestro centro cuenta con una importante oferta práctica, tanto por su profesorado como por sus instalaciones. De hecho podemos hablar de unos porcentajes de entre el 70 y el 80 por ciento de contenidos prácticos.

—Una formación que se completa con las prácticas en empresas.
—La integración laboral se facilita mucho con el período de prácticas. Porque hay un contacto directo entre la empresa y los futuros empleados y, al mismo tiempo, existe la posibilidad de realizar prácticas en toda Galicia, en empresas próximas a los domicilios de los propios alumnos. Ahora mismo, el desarrollo de la acuicultura en Galicia hace que exista mucha demanda de empleos, con un alto porcentaje de inserción profesional.

Una base aplicada al mundo laboral

Las prácticas en empresas se están revelando como esenciales para la formación de los futuros técnicos en un sector como el de la pesca o los cultivos marinos, en fase expansiva en la comunidad gallega. Antonio Fernández es biólogo y director técnico de la Organización de Productores de Mariscos y Cultivos Marinos de la provincia de Pontevedra. Su centro de trabajo es el criadero de moluscos de “Punta Quilma”, en la Isla de Arosa, una empresa que forma alumnos en prácticas de los ciclos formativos de Producción Acuícola y Operaciones de Cultivo Acuícola.

Antonio Fernández muestra una gran satisfacción por los “conocimientos y el grado de adaptación con los que vienen los alumnos en prácticas”. Durante el módulo de prácticas se comprueba que los alumnos parten con los conocimientos necesarios y sólo tienen que incorporarse al modo de funcionamiento propio de la empresa de que se trate.

Por lo general, esta empresa de cultivos marinos incorpora dos o tres alumnos que van rotando por los distintos departamentos de la planta. Para los responsables y trabajadores de la empresa la incorporación de alumnos en prácticas resulta muy útil para la propia empresa, hasta el punto de que los trabajadores tienen la tentación de aprovecharse esta mano de obra.

Una de las muestras del grado de integración de estos alumnos es que, “al cabo de dos o tres meses –señala Fernández– ya asumen responsabilidades”. En el caso concreto de esta empresa, todos los técnicos proceden del centro IGAFA, y cada vez que se produce una vacante acuden a este centro a solicitar los servicios de alguno de sus titulados.

La presencia de estudiantes en prácticas resulta beneficiosa para ambas partes, pero Antonio Fernández no oculta que su empresa, por el grado de especialización que tiene, exige de sus trabajadores y de los alumnos procedentes del IGAFA una “adaptación a su sistema de trabajo”. Pero este hecho es propio de todos los centros de formación, que deben abarcar todos los aspectos relacionados con sus currículos, para después poner en práctica sólo determinadas destrezas que son útiles para la actividad comercial de las empresas que los van a contratar.

Por otro lado, el director técnico de este criadero de moluscos reconoce que “los alumnos aportan sugerencias y se tienen en cuenta”. En definitiva, la experiencia es satisfactoria: “Nosotros vamos a contratar a gente que hayamos formado previamente”.

Silvia Piñeiro cursa un ciclo de Grado Superior de Producción Acuícola en el IGAFA de la Isla de Arosa. Ella es uno de esos casos de estudiantes universitarios que después de pasar por la carrera de Ciencias del Mar en Vigo se matriculó en este ciclo “por su mayor especialización y carga práctica”.

Después de un período de búsqueda de trabajo decidió acceder a estos estudios para lograr una mayor especialización en acuicultura, una especialidad que le gustaba. Su objetivo primordial es encontrar un trabajo acorde con su cualificación y sus preferencias, y la producción acuícola se lo podría dar.
Con respecto a su experiencia académica previa afirma que “le dió una base teórica, pero que ahora encuentra un mayor grado de especialización con vistas a encontrar un empleo”. Este aspecto define de forma clara el carácter de la nueva FP, una formación que antes se consideraba como la “hermana pobre” del sistema educativo, pero que ahora atrae alumnos que, como Silvia, después de haber pasado por la Universidad, encuentran estos ciclos mucho más dirigidos a la obtención de un empleo en un sector en fase de renovación.

Datos Académicos

GRADO MEDIO
OPERACIONES DE CULTIVO ACUíCOLA

Competencia general:
Realizar operaciones de producción de cultivo acuícola, el mantenimiento de primer nivel de las instalaciones y la administración y gestión de una pequeña explotación, consiguiendo la calidad requerida de la cosecha en condición adecuada de seguridad e higiene.

Unidades de competencia:
1. Preparar, manejar y mantener en uso instalaciones y equipos.
2. Realizar operaciones de cultivo de moluscos.
3. Realizar operaciones de cultivo de crustáceos.
4. Realizar operaciones de cultivo de peces.
5. Realizar la administración, gestión y comercialización en una pequeña empresa o taller.
Formación (Duración 1700 horas)

Módulos profesionales (horas currículo):
1. Instalaciones y equipos de cultivo (120 horas)
2. Técnicas del cultivo de moluscos (160 horas)
3. Técnicas del cultivo de crustáceos (105 horas)
4. Técnicas del cultivo de peces (160 horas)
5. Administración, gestión y comercialización en la pequeña empresa (95 horas)
6. Técnicas de cultivos auxiliares (100 horas)
7. Parámetros y condiciones de cultivo (90 horas)
8. Relaciones en el equipo de trabajo (65 horas)
9. Formación en centro de trabajo (740 horas).
10. Formación y orientación labora (65 horas).

GRADO SUPERIOR
PRODUCCIÓN ACUíCOLA

Competencia general:
Planificar, organizar, gestionar y controlar una explotación acuícola consiguiendo la calidad requerida, en condiciones adecuadas de seguridad e higiene.

Unidades de competencia:
1. Planificar el proceso de cultivo y organizar la explotación acuícola.
2. Cultivar moluscos.
3. Cultivar crustáceos.
4. Cultivar peces.
5. Realizar la administración, gestión y comercialización en una pequeña empresa o taller.
Formación (Duración 2000 horas)

Módulos profesionales (horas currículo):
1. Organización del proceso productivo acuícola (320 horas)
2. Cultivo de moluscos (320 horas)
3. Cultivo de crustáceos (225 horas)
4. Cultivo de peces (320 horas)
5. Administración, gestión y comercialización en la pequeña empresa(95 horas)
6. Producción de cultivos auxiliares (210 horas)
7. Relaciones en el entorno de trabajo (65 horas)
8. Formación en centro de trabajo (380 horas)
9. Formación y orientación labora (65 horas)

OTROS CICLOS:
Pesca y transporte marítimo.
Operación, Control y mantenimiento de máquinas del buque.
Buceo a media profundidad.
Navegación, pesca y transporte marítimo.
Supervisión y control de máquinas e instalaciones del buque. 

0