LA NUEVA FP: INDUSTRIAS ALIMENTARIAS

Industrias Alimentarias es una alternativa profesional de lo más apetitosa, pues abarca desde los chorizos Pamplonica hasta los sobaos pasiegos pasando por un buen vino del Ribeiro. Si a esto añadimos una fácil inserción en el mercado laboral –no se puede negar el atractivo de algunas de sus salidas profesionales: caramelero, repostero, tostador de café...– y el acceso a ingenierías técnicas como la de Minas o Agrícolas, sin duda, su interés va en aumento.
Miércoles, 13 de noviembre de 2002
0

Situado en los aledaños de la madrileña Casa de Campo, el IES “Escuela de la Vid e Industrias Lácteas” es el único centro de la capital encargado de la formación de los alumnos de la rama de Industrias Alimentarias. Antonio Jiménez es, además del tutor de las prácticas del ciclo superior de Industria Alimentaria, uno de los profesores –concretamente, imparte clases de Elaboración de Productos Alimentarios– que derrocha conocimientos por estas aulas.

—¿Qué aptitudes debe tener un alumno de un ciclo formativo de Industrias Alimentarias?
—No tiene que tener unas aptitudes diferentes a las de cualquier otro ciclo. Simplemente, debe tener una pequeña motivación o conocimiento de la industria alimentaria.

—¿En qué aspectos se insiste más de cara al mercado laboral?
—Principalmente, en el mundo del vino, pero también en quesos, carnes y panificación. Esto es así debido a la demanda que tenemos, que normalmente es de vino y quesos.

—¿Qué carencias se aprecian en los planes de estudio de este ciclo formativo?
—En el ciclo de grado superior de Industria Alimentaria los alumnos tocan muchos temas pero no se especializan en ninguno, cosa que sí ocurre en los ciclos de grado medio de vino, productos lácteos, etc. Estos últimos se adaptan mejor a las necesidades de las empresas. En cambio, el ciclo de grado superior está diseñado sólo para grandes fábricas.

—¿Cree que la demanda de estas titulaciones va en aumento?
—Para lo que hay más demanda es para el ciclo de vinos. Muchos titulados superiores vienen aquí para especializarse más e, incluso, tenemos hasta jubilados.

—¿Qué ventajas tiene la orientación del alumno de FP frente al universitario?
—Aquí, la ventaja que tienen los alumnos es que hay muchas más horas de prácticas, con lo cual, cuando llegan a la industria, saben manejarse bastante bien. También los ciclos son más cortos, de modo que los que buscan una salida profesional la encuentran más rápido. Además, los titulados de FP tienen la opción de acceder a carreras como la Ingeniería Técnica Industrial o Agrícola sin pasar por Selectividad.

—¿Hay suficientes prácticas?
—Sí, hay muchas. Además, las bodegas nos piden alumnos y somos como una bolsa de empleo. Sin embargo, en el tema de industrias alimentarias todavía falta conocimiento de la existencia de este ciclo.

Sin problemas de paro

“En el sector de la alimentación hay muchas salidas profesionales. Y más que puede haber, porque cada vez necesitamos más profesionales”. Así de optimista se muestra José María Rubio Arribas, director gerente de la Sociedad Cooperativa Castellana de Ganaderos, en lo que se refiere a la incorporación laboral de los estudiantes de Industrias Alimentarias. Ahora bien, hay condiciones: “Lo importante es que el alumno tenga ganas de aprender, que esté abierto a coger experiencia y no crea que viene ya con todo sabido”; condiciones que, si se cumplen, tienen sus recompensas: “Yo creo que si los alumnos tuvieran ganas de aprender, el 90 por ciento de ellos saldrían con trabajo”.

Coincide Víctor Santiago Pizarro, titulado en el ciclo de Elaboración de Productos Lácteos, en esto del empleo: “Yo, si hubiera querido, estaría trabajando. De hecho, me han llamado de muchos sitios”. Sin embargo, este alumno ha decidido encaminarse hacia otros derroteros, más concretamente, los del estudio, pero, en esta ocasión, cursando otro ciclo, el de Elaboración de Vinos y Otras Bebidas. Eso sí, sigue fiel a su familia profesional, la de la alimentación.
Víctor cursó la FCT (Formación en Centros de Trabajo) de productos lácteos en la empresa de José María, ya que “era lo que tenía más cerquita”. Y es que la cercanía es un factor de importancia no sólo a la hora de distribuir las prácticas, sino también a la hora de quedarse con un puesto: “Bastantes alumnos de los que hacen la FCT en nuestra empresa luego se quedan trabajando. Lo que pasa es que el alumno, una vez que coge experiencia, busca trabajos más cercanos a su casa”, añade José María. También influye el tema económico: “En una empresa pequeña como la nuestra, en el momento que tienes dos o tres alumnos trabajando, ya difícilmente va a haber más plazas si no es por bajas. Pero en las empresas grandes sí que hay muchas ofertas laborales”.

Sin embargo, no todo el campo es orégano. O al menos eso piensa Víctor: “Muchas veces te llaman de sitios y te dicen que si tienes el ciclo de productos lácteos, mejor, pero que si no lo tienes, te enseñan ellos. Entonces, te quedas pensando para qué has estudiado un año entero”. El gerente de los quesos Campo Real tampoco lo puede negar: “Generalmente, las industrias todavía no solicitan el número de personas que podrían solicitar procedentes de estos ciclos. Yo reconozco que en el sector de alimentación deberíamos estar más abiertos a que venga la nueva savia a trabajar con nosotros”. Pero siempre hay excepciones, y su cooperativa es una de ellas: “Yo lo tengo muy claro, cada vez que puedo tener alumnos los tengo”. Lejos queda la actitud de las empresas que nos comentaba Víctor, “empresas que buscan a cualquiera, le forman durante dos meses y ya está. Si sirve, bien; y, si no, le mandan a otro sitio o le expulsan”.

No obstante, José María aporta la solución: “Lo lógico es que la industria esté en colaboración con la escuela para que sus alumnos tengan un lugar donde trasladar lo que han aprendido”. Y predica con el ejemplo, pues “aquí los alumnos tienen que adquirir experiencia y, para eso, nosotros tenemos que enseñarles”. De hecho, Víctor piensa que “al mes y medio de entrar en la empresa, ya estás trabajando bien”. No en vano, para el gerente ganadero, los alumnos de FP llegan con un punto a su favor, y es que “salen perfectamente formados para lo que van a hacer”.

Esta cooperativa también acoge universitarios faltos de prácticas. Unos universitarios que, según José María, “piensan que vienen de puestos medios hacia arriba. En cambio, el alumno de FP viene de puestos medios hacia abajo y a veces acaba en los puestos medios hacia arriba”. La razón, “está más preparado para lo que se necesita en este sector”.

Datos Académicos

GRADO MEDIO
ELABORACIÓN DE PRODUCTOS LÁCTEOS
Competencia general: Realizar las operaciones de elaboración y envasado de leches de consumo, derivados lácteos y otros productos similares en las condiciones establecidas en los manuales de procedimiento y calidad. Manejar la maquinaria y equipos correspondientes y efectuar su mantenimiento de primer nivel.

Unidades de competencia:
1. Organizar y controlar la recepción, almacenamiento y expedición de materias primas, auxiliares y productos terminados en la industria láctea.
2. Conducir el procesado y tratamiento de la leche y realizar las operaciones de elaboración de postres, helados y otros productos similares.
3. Realizar las operaciones de elaboración de productos lácteos fermentados, quesos y mantequillas.
4. Aplicar normas de higiene y seguridad y controlar su cumplimiento.

Formación (Duración 1.400 horas)
Módulos profesionales (horas currículo):
1. Operación y control de almacén (65 horas)
2. Operaciones de proceso de leches de consumo y helados (160 horas)
3. Quesería y mantequería (195 horas)
4. Envasado y embalaje (95 horas)
5. Higiene y seguridad en la industria alimentaria (95 horas)
6. Leche, productos lácteos y procesos (190 horas)
7. Sistemas de control y auxiliares de los procesos (95 horas)
8. Formación en centro de trabajo (440 horas)
9. Formación y orientación laboral (65 horas)

ELABORACIÓN DE VINOS Y OTRAS BEBIDAS
ELABORACIÓN DE ACEITES Y JUGOS
MATADERO Y CARNICERÍA-CHARCUTERÍA
CONSERVERÍA VEGETAL, CÁRNICA Y DE PESCADO
MOLINERÍA E INDUSTRIAS CEREALISTAS
PANIFICACIÓN Y REPOSTERÍA

GRADO SUPERIOR
INDUSTRIAS ALIMENTARIAS
Competencia general: Gestionar una unidad en la industria alimentaria, programando, preparando y supervisando los recursos materiales y humanos disponibles y los trabajos necesarios para alcanzar los objetivos fijados en los planes.

Unidades de competencia:
1. Gestionar los aprovisamientos, el almacén y las expediciones en la industria.
2. Desarrollar procesos y determinar procedimientos operativos para la producción.
3. Programar, gestionar y controlar la producción en la industria alimentaria.
4. Controlar la aplicación del plan de calidad en la industria alimentaria.
5. Gestionar los sistemas de protección ambiental en la industria alimentaria.
6. Realizar operaciones de compra-venta y actividades de apoyo a la comercialización de productos alimentarios.

Formación (Duración 2.000 horas)
Módulos profesionales (horas currículo):
1. Logística (95 horas)
2. Procesos en la industria alimentaria (225 horas)
3. Organización y control de una unidad de producción (95 horas)
4. Elaboración de productos alimentarios (320 horas)
5. Gestión de calidad (170 horas)
6. Técnicas de protección medioambiental (130 horas)
7. Comercialización de productos alimentarios (95 horas)
8. Microbiología y química alimentarias (190 horas)
9. Sistemas automáticos de producción en la industria alimentaria (170 horas)
10. Relaciones en el entorno de trabajo (65 horas)
11. Formación en centro de trabajo (380 horas)
12. Formación y orientación laboral (65 horas)  

0