fbpx

“La LOCE es un avance, pero no soluciona los problemas de la Concertada”

Entrevista en exclusiva con Néstor Ferrera, presidente de Educación y Gestión.
Miércoles, 26 de February de 2003
0

De su tierra natal, Canarias, heredó buena parte de su carácter , y su formación humanista le ayudó a convertirse en un gran gestor. Es claro y dice lo que piensa, pero a la hora de negociar… es todo un político.

—¿Cuál es su valoración final respecto a la LOCE?
—Me alegro de esta pregunta porque no ha habido análisis posteriores a la aprobación definitiva de la Ley. Desde EyG pensamos que es mejor que lo que teníamos antes, pero que, para el costo político que ha supuesto para el partido gobernante, la Ley se ha quedado corta. Se podía haber avanzado más. Ha habido tensiones muy fuertes en torno a un tema como la Educación básica que, según el paraguas constitucional, debería tender a ser lo más homogénea posible. El hecho de que las tomas de decisiones que se reflejen en el marco legislativo no sean de un gobierno central, tendrá repercusiones en lo que supone una carga ideológica que prima sobre aspectos pedagógicos en una etapa como la ESO. Pero los cambios eran necesarios.

—Por eso quizá las pruebas externas…
—No puedo acabar de entender los recelos con este tipo de controles externos. La Ley lo llama Pruebas de Conocimientos. Luego vendrán las CCAA, que para eso están transferidas las competencias en Educación, y que son las que dirán. Sin embargo, cuando se habla del Tribunal para la Prueba al final del Bachillerato se entra al detalle que el presidente del Tribunal tiene que ser un catedrático de la Pública. ¿Pero cómo participarán en ese Tribunal los profesores de la Privada? Eso no se dice. En el acceso a la función inspectora, lo mismo. Para ser inspector hay que ser profesor de la Pública. Estos artículos, además del de los directores, donde se concede a los de la Pública privilegios de dinero y de formación, de años sabáticos, de quedarse con el complemento de dirección de por vida, hasta que se jubilen, etc., son injustos, sólo para la Pública. Y cuando se contemplan estos aspectos y situaciones, sólo en cuanto a estos gastos, se evidencia una descompensación, un agravio comparativo sobre datos objetivos.

—¿Por qué critican entonces los detractores de la Ley los privilegios que concede la LOCE a la red Privada?
—Pues es pura demagogia o estamos leyendo textos distintos porque desde luego hay una descompensación. De hecho, nosotros entendemos que no se han solucionado los problemas de la enseñanza Privada Concertada. Se da un avance en cuanto al concierto de Infantil, esto es incuestionable. No sabemos si es que no se podía haber hecho de otra manera. El artículo 11.2 deja claro que tiene que ser gratuito, pero lo deja en manos de las CCAA. Esto va a suponer que no todos van a legislar por igual. Pero reconocemos el avance. Sin embargo, no hay avance en cuanto a la FP y el Bachillerato, porque si se mantiene la estructura de los convenios no se garantiza la posibilidad para todos de seguir estudiando. Un alumno acaba la Secundaria, cuando sólo le quedan dos cursos para terminar su etapa de escolarización obligatoria, se tiene que marchar del colegio porque no puede pagarlo. Se favorece así a una élite y no la igualdad de oportunidades. Pero no se favorece en modo alguno a esta patronal de la enseñanza Privada Concertada en su defensa de las clases económicamente bajas. Y no entendemos como formaciones políticas y sindicales que dicen defender a los más desfavorecidos se muestran luego en contra de los conciertos para la FP y el Bachillerato.

—¿Han evolucionado los sindicatos respecto a la Concertada?
—Es cierto que constatamos un cambio en algunos sindicatos que antes, hace unos años, sólo defendían la escuela única, pública y laica. De hecho, todavía sigue habiendo opciones sindicales muy radicales y que, lógicamente, no caben en nuestros centros. No obstante, en algunos casos, sin entrar en siglas, ha habido una evolución, si bien esa evolución no ha sido significativa.

—Para costear el puesto escolar en su totalidad, ¿habría que aumentar los modulos de concierto o dejar libertad a los padres?
—Pues es algo que tenemos claro porque muchos consejeros como Carme Laura en Cataluña, Jesús Laguna, en Navarra; Tomás Villanueva, en Castilla y León… ya han reconocido públicamente la escasez de los modulos de conciertos, pero no se puede dejar que quien no tenga dinero no se pueda escolarizar. Eso no. Eso es totalmente injusto. En este sentido llegó una enmienda de CiU al Senado para pedir que se autorice a los padres a pagar lo que el módulo no paga, pero desde EyG jamás podemos admitir esta posibilidad porque si no los pobres nunca tendrán las mismas oportunidades que los ricos. Si nosotros asumimos los conciertos, pasando por el calvario por el que hemos pasado durante estos 13 años, es con la idea clara de socializar nuestros centros; que puedan coexistir niveles socioeconómicos de todo tipo. Lo que ofertamos es un carácter propio con una inspiración de tipo cristiano, pero no precisamente una selección de tipo económico y por eso, hemos visto con buenos ojos que no prosperara esta enmienda.

—Y en el caso de las actividades complementarias…
—Es un asunto distinto aunque incluso ahí se podría estar fomentando un cierto elitismo.

—¿Están de acuerdo con que la elección del director no sea asamblearia?
—Totalmente, no entendemos porque en el caso de los centros públicos es la Administración, pero en la Privada Concertada el sistema se ha complicado con el voto de los alumnos. El único cambio que se ha introducido es que ahora vota el alumno que antes no votaba, confundiéndose lo que es participación de lo que es gobierno. El gobierno no puede ser participativo ni asambleario. Esto hay que hacerlo desde una profesionalización, desde gente cualificada.

—¿Apuestan por más dinero a cambio de más control?
—Lo que queremos es la gratuidad real y para eso la autonomía de gestión de la que habla la LOCE para los centros públicos debe existir también en nuestros

—¿Avanza la LOCE en cuanto a la escolarización de los inmigrantes en los centros concertados?
—Sí, porque la ley contempla que los inmigrantes tienen los mismos derechos a efectos de elección pero tienen la obligación de asumir el carácter propio e incluso las normas del centro. Han ido más lejos de lo que nosotros pensábamos. Pedimos que nos dejen crecer siempre que tengamos espacios a través del aumento de las ratios o de las unidades.

Elecciones en la Concertada

Lógicamente respetamos que el profesorado se presente bajo las siglas que estime oportunas. No obstante, lo que sí notamos, y es preocupante, es la baja afiliación sindical. Es bajísima. El proceso de elecciones también es bajo. Es decir, no hay en nuestros centros ningún tipo de inquietud. Y lo que no creo que sea cierto es que alguien, porque se presente detrás de unas determinadas siglas, quede marcado en el claustro. Esto no es cierto. Pero también creo que las opciones sindicales ganarían terreno en la medida que públicamente defiendan la libertad de enseñanza.

Si desde algunos sindicatos se critica la postura inmovilista de las patronales, e incluso, la posible coacción de distintos candidatos, además de que no es cierto, debo aclarar que cuando hay un candidato que se presenta con unas siglas detrás el resto de la comunidad educativa lo que observa es los planteamientos que van detrás. No hablo de etapas pasadas que todavía han sido más duras, sino de los últimos meses, donde algunos de los máximos responsables sindicales en Educación han hecho declaraciones públicas muy duras en contra de la enseñanza Privada, y además negando los conciertos. Por eso es normal que sufran distintas reacciones cuando se presentan ante un Claustro de profesores determinado. 

0