Nuevos datos ponen en entredicho la “eficacia igualadora” de la Logse

Aunque uno de los objetivos claros de la Logse era conseguir que las diferencias socioeconómicas no influyeran en los resultados académicos de los alumnos. Pero no parece que sea así.
Miércoles, 12 de marzo de 2003
0

Al menos, tras analizar los estudios que sobre el fracaso escolar en la Comunidad de Madrid está llevando a cabo el colectivo de profesores “Baltasar Gracián”, las conclusiones no dejan lugar a las dudas.

Este grupo de trabajo, en vez de conformarse con los datos oficiales de no titulados en 4º de ESO –y ante la experiencia, mucho más sangrante, que vivían a diario en sus centros– decidieron averiguar las cifras reales, comenzando incluso a recopilarlas centro a centro.

Resultados

Tras una larga lucha con los servicios oficiales de datos, consiguieron los primeros indicadores del estado de la Educación pública madrileña. Pero en vez de realizar análisis más o menos rutinarios, han llegado a conclusiones sorprendentes: las diferencias de no titulados en 4º de la ESO entre colegios públicos de municipios de zonas económicamente dispares es nada menos que de 14 puntos. En concreto, un ayuntamiento con una renta per cápita superior a los 13.000 euros tiene una media de fracaso escolar del 23%, mientras que la media de no titulados en los ayuntamientos con una renta per cápita inferior a los 7.000 euros es del 37%, siempre en 4º de la ESO.
Los gráficos que reproducimos en la página muestran también cómo a menor renta, la curva de fracaso escolar se desplaza hacia la derecha, bordeando el 40 por ciento.

Pero también muestran que los colegios concertados tienen en todos los casos un fracaso escolar menor, además de unas diferencias entre distintos niveles socioeconómicos mucho menores que en la Pública.

En todos los países y sistemas educativos, la renta marca diferencias, pero pocos sospechaban que es precisamente en la pública donde más diferencias se dan. Y eso teniendo en cuenta que en el presente estudio se ha excluido la capital, aunque ya se están analizando –con resultados similares– los datos por distritos.

Se podrán objetar muchas cosas a este estudio, entre ellas las particularidades de la política educativa madrileña de los últimos años. Pero, a pesar de ello, lo ocurrido no lo ha evitado la Logse, y en muchos casos lo ha potenciado.
Por ejemplo, una consecuencia evidente –y desde luego en absoluto privativa de la Comunidad madrileña– es la huida de las clases medias de una Pública con un grave déficit de prestigio, lo que complica mucho más su situación.

Hace unos días Gimeno Sacristán decía que con la Logse, en su jerga pedagógica, se dejó olvidado el concepto de escuela pública, que pasó a tener sentido sólo contrapuesto al término de escuela privada. ¿Cuánto debemos a estos conceptos desvirtuados por la Ley del 90?

Las particularidades del caso madrileño

Madrid es, de todas formas un caso especial, no sólo por ser la comunidad con mayor desarrollo de España los últimos años, o por acoger casi al 30% de los inmigrantes de toda España.

Sociológicamente, la población de la provincia madrileña ofrece municipios muy dispares cultural y económicamente, y nada tienen que ver ciudades dormitorio como Fuenlabrada, Getafe o Móstoles, con ciudades residenciales como Pozuelo o Majadahonda.

Además, la Concertada tiene una presencia muy importante en la Educación madrileña (un 47% en toda la Comunidad, un 21% si descontamos la capital. Sin embargo, y frente a los que opinan que la existencia de los Conciertos es la causa principal del desprestigio de la Pública, no existe una correlación clara entre el fracaso en la escuela pública y la presencia de centros concertados. Y ello, a pesar de que la huida de gran parte de la población a la Concertada es evidente: la zona más favorecida económicamente alcanza un porcentaje de alumnos en colegios públicos del 43%, y sin embargo, el fracaso escolar en la pública es del 23%; por contra, en los municipios con menor nivel económico la Privada tiene una presencia del 13 al 17%, y el fracaso escolar en la Pública ronda el 35%.

Si las distancias son tan enormes, y la correlación más clara es debida a motivos económicos –un análisis por nivel cultural, aún inconcluso, parece ofrecer datos muy similares– quizás habría que dejar de buscar enemigos fuera y comenzar a mirar en casa. Y parece que es el sistema por donde habría que empezar a buscar.

0
Comentarios