69 millones de niñas sin escolarizar en el mundo

La ONG InteRed ha editado el libro Materiales didácticos. Educación, género, desarrollo, que forma parte de la campaña Educar a una mujer es educar a un pueblo. Con ello, pretende concienciar a toda la comunidad educativa sobre la desigualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.
Jueves, 6 de mayo de 2004
0

Autor: Carmen TABERNÉ

La campaña, que comenzó en 2004, está dirigida a todos los educadores y trata de aportar pautas de trabajo para fomentar en niños, jóvenes y adultos relaciones equitativas entre ambos sexos. Con esta publicación, la Fundación InteRed, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, pretende sensibilizar a la sociedad sobre la lacra de la discriminación. La Educación se considera motor fundamental del desarrollo y del cambio, por lo que se convierte en un campo de importancia crucial en el que se debe trabajar a fondo. La Educación cambia la vida de la mujer y la de su entorno.

El libro Materiales didácticos. Educación, género, desarrollo, consta de dos partes. En la primera, se establece un marco teórico donde se recogen conceptos fundamentales y se analiza la situación de la mujer y la realidad educativa de ésta a nivel mundial. Asimismo, se hace una descripción de los roles y estereotipos que se le atribuyen, y se explica el binomio mujer y desarrollo.

La segunda parte del libro es más práctica. En ella se proponen más de 80 actividades, técnicas y dinámicas, para que los educadores las lleven a cabo con diversos públicos. Todo, según ha afirmado la organización, para “educar en la igualdad de género”. Esta propuesta educativa pretende la toma de conciencia, la construcción colectiva y la adquisición de compromisos para favorecer el cambio.

InteRed es consciente de que aún queda un largo camino por recorrer, que pasa por eliminar la discriminación, erradicar la pobreza y reforzar la legislación para llegar a la igualdad de derechos y que las mujeres ocupen puestos de trabajo relevantes.

El analfabetismo, la salud y la Educación en países no desarrollados han alcanzado altas cotas de precariedad. El 70% de las mujeres y niñas viven en situación de pobreza, que sólo puede ser superada si se llevan a cabo políticas educativas que favorezcan el desarrollo, el reparto equitativo del poder político y económico y el rechazo de los prejuicios sociales o del uso de lenguaje discriminatorio. De los 115 millones de niños que no están escolarizados en el mundo, 69 son niñas. Además, dos de cada tres analfabetos son mujeres. Son datos de los que alerta el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Estas cifras son poco alentadoras, sobre todo si tenemos en cuenta que la formación de la mujer incide de forma determinante en el desarrollo económico de los países.

Ante este panorama, parece necesario aumentar los esfuerzos para solucionar este problema. De lo contrario, la Unesco estima que en 2015 seguirán siendo analfabetas 800 millones de personas, el doble del objetivo fijado en la Cumbre de Dakar del año 2000. 

0
Comentarios