fbpx

11 millones de niños huérfanos en el continente africano

Desde la década de los 80, el 16 de junio es una fecha clave para la infancia: se celebra el Día Internacional del Niño Africano en memoria de los pequeños mártires de Somalia durante el Apartheid. Ésta es una buena oportunidad para acercanos a la realidad que viven millones de niños en este vasto continente.
Miércoles, 15 de June de 2005
0

Autor: Belén BRITO

El continente negro, África, es uno de los lugares donde más vulnerados están los derechos de los niños. Y es que el derecho a la salud, a la Educación y a la protección de los menores, tan comunes en nuestra sociedad, son allí una utopía. Por ello, Unicef trabaja para garantizar y fomentar estos derechos, además de concienciar a nuestra sociedad de sus penurias.

Durante este año, Unicef ha enfocado su proyecto a las condiciones de vida de los huérfanos de hoy, niños que viven solos porque sus padres han muerto por el sida. En esta región del mundo se encuentra el 90% de los niños huérfanos fruto de esta infección.

El informe Las generaciones huérfanas de África presenta estremecedoras cifras sobre esta realidad: más de 11 millones de menores de 15 años viven en el África subsahariana y han perdido a uno o dos progenitores por el VIH. En siete años, se calcula que esta cifra alcanzará los 20 millones.

Las desventajas de estos niños sin familia son claras, ya que la escolarización se interrumpe, los niños tienen que empezar a trabajar (expuestos a diferentes abusos) y llega la desnutrición. Además, se suceden depresiones u otros problemas psicológicos derivados de la falta de un hogar.

Pero este informe lanza una esperanza. Así, se han definido cinco estrategias para lograr cambiar este panorama: fortalecer la función de las familias empezando por atender la salud para prolongar la vida de los padres; movilizar y apoyar las respuestas de la propia comunidad, ya que brindarán apoyo a los menores sin sus progenitores; incrementar el acceso a los servicios básicos; asegurar que los gobiernos ofrezcan protección a los niños más vulnerables, y, finalmente, elevar el nivel de conciencia para que se acepte de la mejor manera a los niños afectados por el sida.

Carmen Garrigos, encargada del programa humanitario de Unicef en Casamance (Senegal), nos ha contado las estrategias que se desarrollan para lograr estos objetivos: “Se busca una política común de Educación en los diversos países, ofreciéndoles una escolarización básica gratuita, y presentarles opciones viables y seguras para ganarse la vida. Estos niños se enfrentan a situaciones muy duras y tienen una gran alegría, es lo que une a los niños de los diferentes países africanos”. 

0
Comentarios