fbpx

Diputados por un día: los niños toman la Asamblea

En un acto celebrado en la Asamblea de Madrid, los escolares madrileños han demandado su derecho a jugar y crecer en confianza, evitando que los menores tengan que trabajar durante su infancia. Pero, además, los niños piden que todos seamos iguales y que no existan discriminaciones.
Miércoles, 22 de June de 2005
0

Autor: Belén BRITO

Cerca de 80 menores han sido los encargados de elegir con sus votos tres propuestas de entre las 12 presentadas en el hemiciclo. Estos niños de los colegios “San Felipe Neri” de Alcalá de Henares, “Bravo Murillo” de Madrid, “Santa Teresa de Jesús” de Aranjuez y “Santísima Trinidad” de Collado Villalba han estado representando a los más de 26.000 que han participado en esta iniciativa de Aldeas Infantiles SOS.

Debate durante un año

A lo largo del curso 2004-05 los alumnos han reflexionado sobre la confianza en sí mismos y en la sociedad. Todo ello dentro del programa educativo Los valores desde Aldeas Infantiles SOS, iniciativa que ha llegado a su séptima convocatoria. De este modo, el debate de estos contenidos durante las clases ha permitido aplicar estos valores en los diversos ámbitos de su vida cotidiana: en la familia, con los amigos, en el colegio, con los vecinos y en la sociedad en general.

En este proyecto han participado 384 centros educativos y 878 de sus clases para, finalmente, demostrar en este acto público sus aprendizajes y experiencias a toda la opinión pública.

Dinámica de la Asamblea

Los propios estudiantes fueron los encargados de dirigir la sesión parlamentaria. Tras la lectura de las reflexiones infantiles, todas se sometieron a una votación general entre los 80 participantes presentes. Luego, se procedió a elegir democráticamente una petición de entre las 12 recogidas anteriormente.
El evento contó con la presencia de la Presidenta de la Asamblea de Madrid, Concepción Dancausa Treviño, que estuvo acompañada por el defensor del Menor, Pedro Núñez Morgades, y el presidente de Aldeas Infantiles SOS, Juan Belda Becerra. 

0
Comentarios