fbpx

Tan sólo nueve comunidades se presentarán a la muestra ampliada de PISA 2006

El PISA Shock, como se denomina en otros países al movimiento general –políticos, expertos, padres y profesores–, la conciencia de cambio creada tras conocer los relativamente malos resultados de la nación en cuestión, apenas duró en España dos semanas. Y eso que nuestro país quedaba mucho peor que estados cuyas “crisis de conciencia” llevan a establecer reformas y a plantearse nuevos caminos.
Miércoles, 22 de June de 2005
0

Autor: José M. LACASA

Como es sabido, en España el PISA Shock se redujo a una prolongación del debate educativo que, en realidad, escondía un respiro para un Ministerio que estaba presionando a diversas organizaciones para que se firmase un pacto que apoyase el anteproyecto de Ley Orgánica de Educación. Además de separar seis meses unos resultados catastróficos de una reforma que viene a prolongar y profundizar la Ley –la Logse– a la que debemos tan espectaculares resultados.

Lo que sí consiguió la publicación del PISA fue crear la conciencia en España de que la evaluación era positiva: todos los partidos con responsabilidades en la Educación de las diversas autonomías hablaban de transparencia, pruebas de diagnóstico, conocer la realidad. Esa idea no se llevó a la práctica –el Inecse, por ejemplo, sigue sin poder publicar resultados por comunidad autónoma, prohibición impuesta por la Conferencia Sectorial de consejeros de Educación–, pero sí pareció por un momento que casi toda España iba a concurrir a la muestra ampliada de PISA 2006.

Incluso, el Partido Popular hizo bandera de este tipo de pruebas, y por un momento se creyó que el oscurantismo en la cuestión de los datos educativos iba a resquebrajarse en España.

Sin embargo, las comunidades se han ido rajando: sólo el norte, mejor colocado, parece atreverse con la prueba: se presentan a muestra ampliada Galicia, Asturias, Castilla y León, La Rioja, País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña. Del centro y sur, sin embargo, sólo se presenta Andalucía, sabiendo –se presentó ya en 2003– que obtendrá malos resultados. Pero no abunda tal actitud: Madrid, Valencia y Baleares, comunidades con muchos problemas y gobernadas por el PP no se han presentado, no dando ejemplo precisamente de transparencia.

0