“Para nosotros no supone nada entrar en el Informe PISA, más que un gasto”

En Castilla-La Mancha prefieren sus propias evaluaciones a las que les proporciona, por ejemplo, PISA. Por eso no han querido entrar en esta evaluación internacional.
José Mª de MoyaMartes, 31 de marzo de 2009
0

La consejera castellano-manchega, durante la entrevista. (Foto: Jorge Zorrilla)

La consejera castellano manchega ha sido maestra de Primaria durante años en Guadalajara, así como especialista en Pedagogía Terapéutica. También ha sido directora del Colegio Rural Agrupado “La Campiña”, de Humanes. En esta entrevista afronta cuestiones como la no inclusión de su comunidad en PISA, la situación del profesorado, el proyecto de ley autonómico o la prioridad de la Educación en tiempos de crisis.

En Castilla-La Mancha habéis firmado un acuerdo marco de legislatura del que estáis muy satisfechos.
Sí, hemos corrido mucho porque la posición de partida no era la mejor. Ahora mismo nuestros docentes son los terceros mejor pagados del Estado sólo por detrás de La Rioja y Navarra. Ese acuerdo con todos los sindicatos no es sólo un plan de mejoras salariales, sino de otras muchas mejoras para la calidad de la enseñanza. El profesor que menos perciba, recibirá 160 euros más mensuales una vez que termine el acuerdo de legislatura en el año 2011.

Creo que además hay complementos…
Sí, el acuerdo tiene muchos complementos dependiendo del puesto de trabajo, como es el caso de los profesores que trabajan en centros bilingües, los que imparten materias no lingüísticas en inglés o francés. Las secciones europeas forman parte de nuestras políticas prioritarias.

¿Habéis decidido incentivar a los profesores en función de su distinta implicación?
Sí, creo que es importante. Y con este acuerdo también estamos incentivando la formación y, dependiendo de los sexenios que se vayan cumpliendo, también hay unos complementos por formación.

Además, sin ser una de las comunidades más ricas, paga tan bien como Navarra o La Rioja.
En Castilla-La Mancha tenemos un convencimiento muy profundo de lo importante que es la Educación para la formación y el desarrollo de los ciudadanos, la región y el país. Entonces, se está apostando, sobre todo en este momento de crisis, por las políticas sociales como Educación y Sanidad. El presupuesto en relación al año anterior en Educación ha aumentado en casi un 7%; y esto es algo dificilísimo en estos momentos.

¿Le parece que en momentos de crisis hay un un interés por volver a mirar a la Educación?
Cuando las cosas se tambalean se mira a la Educación porque se intuye que el cambio puede venir de ahí: de la inversión en conocimiento, de las ayudas a la investigación… Además la Educación pone muchas cosas en su lugar. Nosotros estamos trabajando de una forma estrecha con la Consejería de Trabajo para proporcionar unas alternativas de formación a las personas que se van quedando sin trabajo. La FP para nosotros es importantísima y –desde nuestro punto de vista– es uno de los grandes fallos de nuestro sistema educativo.

¿Para eso se han aprobado los Programas de Cualificación Profesional Inicial?
Estos programas nos parecen fundamentales para retomar estudios. Además, no es difícil porque los PCPI de esta región el primer año entregan una certificación profesional y en el segundo se puede conseguir otra. Aquí, el que termina este programa tiene dos cualificaciones y además, el título de Graduado.

¿Cree que de la mano de la FP y de los PCPI se pueden remontar las cifras de abandono?
Y flexibilizando el sistema.

¿Cómo?
Aquí han abandonado muchos jóvenes los estudios porque en España había una forma de conseguir empleo fácil, sin formación… En Guadalajara, por ejemplo, estamos cerca del pleno empleo. El sistema de estudios es menos atractivo…

Y, además, se gana bastante dinero en hostelería…
Claro. El mayor índice de abandono escolar se da en Baleares. Lo importante es hacer un plan de connivencia donde el empresario no cogiese a un muchacho jovencito, sin formación… Quiero decir que no es un tema sólo del sistema educativo, sino que es un tema social. La crisis cambiará las cosas porque esa forma fácil de conseguir empleo ya no lo va a ser tanto y entonces la Educación representa la alternativa.

Pero también hay que darles una salida. Hay muchos chavales a quienes lo único que se les dice es “no”.
Nosotros queremos que ese chico que se acerca al sistema educativo obtenga siempre una respuesta. En eso estamos trabajando, porque flexibilizar el sistema es muy complejo. Por ejemplo, el tema de los PCPI ya es un paso. De hecho, cuando nos lo planteamos pensamos en que estuviesen abiertos no sólo a los muchachos de un centro determinado, sino a que tengan una posibilidad de volver los que han abandonado.

¿Es suficiente crear itinerarios a partir de los 15 años?
Los 15 es un caso excepcional. Tampoco se pueden adelantar las cosas. A un chico de 14 hay que darle respuestas en el centro, porque es muy pequeño. Y un chico de 15, por supuesto que prefiero que se vaya a un PCPI antes de que se vaya a la calle, aunque sigue siendo excepcional. En edades muy tempranas ese itinerario no es bueno. La ESO llega hasta los 16 años y es lo que hemos decidido todos y es lo ordinario. Todo lo demás son medidas excepcionales que hay que aplicar cuando se ve que son necesarias. Hay muchas posibilidades en los centros para mantener a los chicos dentro del sistema ordinario. Por otro lado tenemos los Programas de Refuerzo, Orientación y Apoyo (PROA), que son una buena alternativa para mantener a los alumnos en los centros y darles las respuestas adecuadas.

Además parece que esas medidas de refuerzo han roto la tendencia al aumento del fracaso escolar. Por cierto, ¿qué le ha parecido la sentencia del Supremo sobre Bachillerato?
Con esta medida, nosotros no entendíamos que el alumno promocionara, sino que seguía en primero con tres o cuatro asignaturas pendientes, y otras dos de segundo, de modo que no estaba perdiendo el tiempo. Los alumnos se desmotivan por completo si les quedan tres materias y tienen que repetir el curso completo. Y si sólo tiene que hacer tres asignaturas, también. Entonces, se les daba la posibilidad de hacer asignaturas de primero y de segundo, que es lo que harán en la universidad. Estamos viendo como la posibilidad de repetir no existe en sistemas educativos eficaces.

Pero también se podía interpretar como que se podía hacer en tres años…
¿Cuántos alumnos van a hacer el Bachillerato en los dos años? ¿Cuántos lo acaban abandonando? Hay que analizarlo todo. Nuestra meta tiene que ser sacar a los alumnos adelante. Una de las cosas que figurará en nuestra Ley de Educación, por empeño mío y también por clamor social, es el esfuerzo. Es muy importante que les inculquemos a los niños desde pequeños que para conseguir las cosas en la vida hay que esforzarse y hay que trabajar.

Las Frases

–Evaluación del sistema
“La evaluación ha de servir para mejorar el sistema. Esa información se utiliza a veces para lanzar todos los trastos contra el sistema educativo. No digo que no tengamos mucho que mejorar, pero lo que no puede ser es que cada vez que se hace una evaluación PISA rápidamente se genere el caos”.

–Informe PISA
“Para nosotros no suponía nada entrar en PISA, más que un gasto. Nuestro criterio para participar o no en PISA no ha sido quedar por encima o por debajo de la media estatal”.

–Evaluación propia
“Nuestra evaluación nos da muchísima información y es lo que queremos: ir mejorando la realidad educativa de un centro y de otro y, desde luego, nunca publicamos los datos, pero sí informamos a cada centro y a las familias de lo que tienen que mejorar”.

–Fracaso escolar
“Según datos de la Inspección, desde 1999 a 2007 hemos ido aumentando hasta siete puntos en alumnos que promocionan en 4º de la ESO. No ocultamos nada, preferimos saber lo que tenemos y no ocultar la cabeza debajo del ala”.

0