Actividades extraescolares: “Quien quiera que las organice y las pague”

Adrián ArcosMartes, 3 de noviembre de 2009
0

Entre las actividades extraescolares destacan los programas de deporte.

El interés del profesorado por racionalizar su horario de trabajo choca en ocasiones con los intereses de las asociaciones de padres, que exigen unos tiempos escolares que faciliten la conciliación de la vida laboral con la familiar. La jornada continua está implantada en la mayoría de las comunidades y a lo único que pueden optar los padres para que sus hijos continúen por la tarde en el centro es a una serie de actividades extraescolares que la mayoría de las veces son organizadas por ellos mismos y pagadas de sus propios bolsillos. Éste es el panorama general que la Ceapa muestra en su informe titulado La jornada escolar en la escuela pública, en el que realiza un análisis comparativo de la situación por comunidades.

El escaso apoyo recibido desde la Administración hace que muchos proyectos de actividades extraescolares fracasen. Es el caso, por ejemplo, de Asturias, donde los centros con jornada continua pueden presentar un plan refrendado por los padres, pero según la FAPA Miguel Virgós, “estos proyectos, una vez implantada la jornada continua, empiezan a decaer hasta desaparecer, ya que la Consejería no destina partida presupuestaria alguna”.

En Canarias, las federaciones de APA denuncian que el Plan de Actividades Extraescolares puesto en marcha por la Consejería en 2003 está resultando insuficiente, ya que para que un centro sea beneficiario de este plan debe presentar un proyecto, y sólo lo presentan la mitad de los centros.

En Cantabria los colegios con jornada continua y algunos institutos de Secundaria pueden acogerse al Proyecto de Innovación Pedagógica y Organizativa (PIPO), un programa para la realización de actividades extraescolares por la tarde. Pero para que un centro pueda acogerse tiene que presentar un proyecto muy elaborado. Además, FAPA Cantabria cree que “aunque los proyectos son muy interesantes sobre el papel, con el tiempo el alumnado deja de participar en las actividades”. Esta federación piensa que “la Consejería, a través de la Inspección, debe hacer un mayor seguimiento y en cuanto observe una reducción de la participación del alumnado suprima el programa, volviendo a la jornada partida, ya que su elevado coste económico no justificaría su mantenimiento”.

En Navarra, la organización de las actividades extraescolares también ha sido problemática y costosa, puesto que depende de acuerdos con las entidades locales y no está claro quién las tiene que organizar, de manera que los centros descargan esta labor en las APA.

La legislación no se cumple
Otras veces la legislación no se cumple y terminan siendo las APA las que tienen que encargarse de la organización de las actividades. Por este motivo, muchas asociaciones denuncian que es la Administración educativa la que tiene que hacerse cargo. Un ejemplo ocurre en Baleares, donde la Coapa indica que “la normativa no se cumple, ya que excepto en diez centros cuyo Consejo Escolar organiza y vela por el cumplimiento de las actividades extraescolares, en el resto son las APA las que organizan y se hacen cargo de su desarrollo”. El precio varía desde los 4 euros por dos horas a la semana en actividades deportivas ofrecidas por los ayuntamientos, hasta los 18 ó 20 euros por dos horas semanales para aquellas actividades organizadas por las APA (en el 70% de los casos los monitores de las mismas están contratados).

También el Gobierno de Castilla-La Mancha, según la federación de APA de esta comunidad, “está implantando la jornada continua incluso incumpliendo la propia normativa, sobre todo en zonas rurales, en donde una abrumadora mayoría del sector de padres y madres está en contra”. Este asunto ha provocado un enfrentamiento entre distintos sectores de la comunidad educativa y ha supuesto un cierto deterioro del movimiento de APA en la región. Según estas APA, “de forma paralela, las centrales sindicales, algunos ayuntamientos gobernados por el PSOE, servicios de inspección, medios de comunicación y la propia Consejería organizaron potentes campañas de apoyo a la jornada matinal, con promesas, al día de hoy incumplidas, como la revisión al tercer año y la gratuidad de actividades extracurriculares”.

Las diferencias entre las ciudades y las zonas rurales están a veces muy marcadas, como ocurre en Galicia. En las primeras predomina claramente la jornada continua, y en el resto la partida –sin embargo, en A Coruña la jornada partida es del 100% de los centros–. No obstante, en algunos centros de las grandes ciudades sí existen actividades extraescolares, como los programas Madrugadores, Deporte en el centro y Luditarde. Estas actividades están organizadas por las APA con la ayuda de sus federaciones y costeadas totalmente por las madres y los padres del alumnado, aunque, en algunos casos con ayudas por parte los ayuntamientos.

Pero siempre hay excepciones, y en este caso administraciones que organizan las actividades extraescolares de forma ejemplar.

Buenos ejemplos
Es, por ejemplo, el caso de Andalucía, que cuenta con un Plan de Apertura de Centros Escolares que entró en vigor en el curso 2002-03, y que alcanza al 94% de los centros públicos. Este plan está compuesto de actividades extraescolares, aula matinal y comedor escolar, con posibilidad de ser financiados por la Consejería de Educación hasta el 100%. La Confederación de APA de Andalucía (Codapa) cifra la participación del alumnado de Primaria en el 70% y en Secundaria del 45%. Por otro lado, la Consejería andaluza desarrolla el Programa de Deporte Escolar en Andalucía, también por la tarde y totalmente gratuito.

En Extremadura también está garantizado el desarrollo de las actividades formativas complementarias por la tarde, ya que la Consejería de Educación tiene contratados a 1.982 monitores. Las actividades son elegidas cada curso por los propios colegios, y es imprescindible que un profesor de cada centro actúe como coordinador (por lo cual cobra una determinada cantidad de dinero). El mínimo de alumnado exigible para realizar una actividad es 15, aunque en las poblaciones con Centros Rurales Agrupados que no llegan a este número, la Consejería actúa con generosidad y nunca ha suprimido ningún monitor, ni ha retirado el modelo de jornada continua a ningún colegio público ni concertado. Desde la implantación de la jornada comprimida, la Federación Regional de APA (Freapa) no ha recibido ningún tipo de queja por parte de sus APA y familias.

Cataluña, por su lado, cuenta con asociaciones deportivas en los institutos de Secundaria que reciben subvenciones de la Generalitat, y que realizan actividades deportivas todas las tardes de lunes a viernes, así como algunos sábados. Son gestionadas por la dirección del centro, el APA y la asociación de alumnos. En los colegios de Primaria también hay asociaciones deportivas, pero configuradas como una sección dentro del APA. Además, la Ley de Educación de Cataluña (LEC) alude, en el apartado de Primaria, a que la jornada escolar será de mañana y tarde, aunque no especifica nada sobre ESO y Bachillerato.

En la Comunidad Valenciana está vigente una orden que establece la jornada escolar partida y no ofrece la posibilidad a los centros de modificarla. El pasado 8 de julio, en rueda de prensa, la secretaria autonómica de Educación, Concha Gómez, manifestó que “no tiene sentido reabrir este debate porque no se va aplicar en esta legislatura”, y afirmó que la Generalitat descarta el horario continuo porque “va en detrimento de la escuela pública y tiene un efecto perverso al desvirtuar uno de sus principales fines, la compensación de desigualdades”. Las federaciones de APA han mostrado su satisfacción. Gómez se reunió en Mesa de Padres para ratificar estas declaraciones.

En Madrid, por último, todos los centros con jornada continua tienen actividades extraescolares. Si no fuera así, la Consejería no les concedería este tipo de jornada. No obstante, según la FAPA Ginés de los Ríos, “la oferta de actividades en los centros es escasa y el número de plazas ofertada no suele cubrir la demanda existente”.

EL "CONFLICTO" DE HORARIOS CON EL PROFESORADO

  • “No beneficia al alumno”

La Codapa (Andalucía) piensa que “la jornada continua no es la que más beneficia al alumnado” y considera que “no se debe confundir la jornada laboral del profesorado con la escolar del alumnado, y con la de la apertura del centro escolar”.

  • “Problemas de concentración”

La FAPA Miguel Virgós de Asturias considera que “mu-chos especialistas señalan que hay indicios de que muchas horas seguidas de jornada escolar generan problemas de concentración en los menores”.

  • “Horario de funcionarios”

En Baleares se ha llegado al punto de verdaderos enfrentamientos entre los padres cada año cuando en el Consejo Escolar se aprueba iniciar el procedimiento para la jornada continua. Coapa Balears considera que “la jornada continua no corresponde a ningún tipo de valoración sobre la incidencia positiva o negativa que pueda tener en el desarrollo o rendimiento de los alumnos, sólo responde a las expectativas de los maestros de tener un horario más acorde con el resto de funcionarios”.

  • “Existe frentismo por parte de las APA”

El secretario general de FETE-UGT, Carlos López Cortiñas, cree que “existe una especie de frentismo por parte de las APA, cuando hay muchos centros en los que son las propias APA quienes solicitan la jornada continua”. Él considera que “no se puede decir que una jornada continua es de mayor interés pedagógico para el niño, ya que las horas de la tarde no son precisamente las de mayor rigor desde el punto de vista del rendimiento”.

  • “Autonomía pedagógica de los centros”

Para ANPE, “la jornada continua tiene que basarse en la autonomía organizativa y pedagógica de los centros, y si la comunidad educativa en su conjunto está de acuerdo en que haya jornada continua debe de haberla”. Este sindicato hace hincapié en que “la reflexión sobre los horarios es una asignatura pendiente en nuestro país, y mientras las empresas no racionalicen el horario de todos, la escuela tendrá que suplir el tiempo que los padres no pueden estar con sus hijos”.

  • “Una opción de la comunidad educativa”

Vicente Esteve, de STES, indica que “no existen unas conclusiones definitivas sobre qué tipo de jornada es la mejor desde el punto de vista educativo, ya que cada familia puede tener una mayor o menor posibilidad de conciliar la vida laboral”. Por este motivo, desde STES se considera que “la jornada debe ser una opción de cada comunidad educativa y que la legislación lo permita democráticamente”.

ADELANTOS

  • Según el estudio realizado por FETE-UGT, Andalucía adelantó el inicio del curso escolar para ampliar el calendario lectivo con el objetivo, según la Consejería, de favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral, mejorar el rendimiento escolar y acercar el sistema a las prácticas educativas de la UE. En principio se estableció el comienzo el 7 de septiembre para los alumnos del segundo ciclo de Infantil, Primaria y Educación Especial que, hasta ahora, iniciaban sus clases el 15. Finalmente el curso comenzó el 10, es decir, cinco días antes que en cursos pasados.
  • En Cataluña se promovió también, desde la Consejería, un adelanto en el inicio del curso escolar. Finalmente la Generalitat decidió aplicar los cambios para el curso 2010-11, y la propuesta consiste en adelantarlo al 7 de septiembre y realizar una semana de vacaciones en febrero. Asimismo se mencionó la posibilidad de eliminar la jornada intensiva en Primaria en el mes de junio.
  • En Navarra este curso comenzó de manera escalonada para disminuir el contagio de gripe A y garantizar que los posibles contagios se escalonen en el tiempo.
0