“Si fuéramos críticos, el fracaso real, no el oficial, sería del 40%”

El Consejo Escolar de La Rioja ha respondido a la negociación del Pacto nacional con una propuesta que aboga por reconocer las deficiencias del sistema educativo español para poder corregirlas.

Sonia BarradoMartes, 26 de enero de 2010
0

El de La Rioja ha sido el primer Consejo Escolar autonómico en elaborar una propuesta ante un posible Pacto Educativo nacional.
Sí, que yo sepa ha sido el único en hacerlo hasta ahora. Decidimos elaborar la propuesta tras asistir a un desayuno con el ministro en el que dijo que para tomar su decisión dispondría, entre otros, de los pertinentes estudios y propuestas del Consejo Escolar del Estado y de los consejos autonómicos. No teníamos ese estudio, comprobé que lo que había eran propuestas de mejora que no eran conducentes específicamente a este Pacto, sino las que se hacen cada año al analizar el sistema educativo nacional y autonómico, por lo que decidimos elaborar un documento concreto.

¿Cuáles cree el Consejo Escolar de La Rioja que son las actuales deficiencias del sistema educativo español?
Las que son palpables no sólo a nivel nacional, sino también internacional. Es notorio que la prospección de PISA nos dejó con las interioridades al aire y otras evaluaciones han evidenciado deficiencias que no sólo se traducen en el fracaso escolar, con un 30%, sino que el problema es que vamos a más. No sólo no se corrigen las deficiencias, sino que aumentan.

La Rioja fue la comunidad española con mejores resultados en el último Informe PISA.
Sí, pero soy escéptico, La Rioja tiene cosas buenas pero también tiene muchísimo que mejorar y, si es así, imagínese a nivel nacional. No nos podemos relajar porque además el fracaso escolar oficial es un poco engañoso. En La Rioja, con resultados envidiables a nivel internacional, dicho fracaso oficial es similar al de otras comunidades que han quedado en PISA en un lugar casi vejatorio. Esto sucede porque no hay criterios únicos y por ello los resultados son difícilmente extrapolables. Incluso hay que ser más honrados en esos porcentajes, porque una cosa es el fracaso oficial y otra el real. Si fuéramos un poco críticos, el porcentaje de fracaso escolar quizá se traduciría desgraciadamente en un 40%.

¿Piensa que quizá no se apliquen unos criterios demasiado estrictos para puntuar con un suficiente?
Estoy seguro. Se atiende excesivamente a cubrir las lagunas de los más débiles, lo cual es bueno, pero muchas veces los que podrían ser medianos salen perjudicados por dar una excesiva atención a los más necesitados. Esto hace que a veces se deje un poco abandonados no sólo a los excelentes, sino a los estudiantes normales.

¿Obedece a una carencia en el sistema educativo o a querer enmascarar los datos de fracaso escolar?
No, no creo que nadie pretenda disfrazar resultados. Todos los profesores obramos de acuerdo a unos criterios éticos y morales que impiden que se llegue a ese enmascaramiento. Es el propio sistema educativo el que determina unas actuaciones que conllevan estos problemas.

El fracaso escolar es uno de los puntos en los que incide la propuesta del Consejo Escolar de La Rioja. ¿Es el principal problema del actual sistema educativo?
Hay otros factores, pero si atendemos al fracaso escolar, que es la punta del iceberg, corregiremos simultáneamente muchos problemas.

¿Qué bases han elaborado en su propuesta para subsanar estos problemas?
Lo primero es reconocer que existen deficiencias y, junto a ello, es preciso ajustar la legislación en aquellos aspectos que sean necesarios. Pedimos por ejemplo que la LOE se modifique para adelantar los PCPI a los 14 años.

También juzgan necesario modificar el Bachillerato.
Sí. Somos realistas y en el actual contexto es muy difícil modificar de forma significativa la enseñanza Secundaria, o parte de ella, y por supuesto la Primaria. Por ello, de cara a tener más posibilidades de éxito al llegar a la FP Superior o a la Universidad, vemos más factible que el Bachillerato trate de paliar las deficiencias que se arrastran y que se alargue un año. Pero esto no sería necesario si la enseñanza Primaria y la Secundaria cumplieran realmente con sus funciones. Personalmente abogo por que se realice una evaluación seria de los objetivos alcanzados por los bachilleratos, que demuestre lo que en realidad se ha logrado.

En su propuesta reflejan además la relevancia de dignificar la figura del profesor.
Estamos convencidos de que no hay posibilidad de éxito si no hay una implicación seria del profesorado y, para que esto suceda, tienen que darse dos circunstancias. Una, crear un marco en el que el profesor pueda desempeñar su función, y otra, que afecta al docente mismo. Es cierto que éste debe tener una consideración social, pero si no posee la valía como persona y como profesional raramente la conseguirá. Por ello, habría que ver todo lo que afecta a la carrera profesional y el acceso a la función docente.

¿Habla de un mayor control en este acceso?
O más bien de diferentes métodos para seleccionar al profesor. Igual que para desempeñar otras profesiones hay que tener competencias, en la docencia no podemos descuidar unos sistemas de selección que detecten quién tiene esas competencias.

¿Los actuales sistemas de selección no son tan rigurosos como debieran serlo?
Estoy convencido de que no son adecuados. No estoy en contra del actual sistema de oposiciones, tiene virtudes y defectos, pero el propio sistema es muy mejorable y, por supuesto, siempre será necesaria la formación continua del profesor porque los cambios son tremendos. El profesor que no esté preocupado por actualizarse será un desastre.

Un acuerdo de Estado

–Solidaridad regional
Para el Consejo Escolar de La Rioja, el Pacto nacional debe ser un acuerdo de Estado, “garante de la cohesión y solidaridad entre comunidades, respetando las singularidades y evitando cualquier segregación o discriminación”.

–Coherencia legislativa
A tal fin considera que tiene que garantizarse “una coherencia entre las legislaciones educativas autonómicas y la estatal, así como el uso del idioma común vehicular en todo el territorio nacional”.

–Sin acuerdo autonómico
Gallo opina que debe darse un Pacto nacional sin acuerdos autonómicos previos porque “ya hay diferencias muy significativas entre una regiones y otras; no sigamos por ese camino, no podemos establecer pactos limitados a cada autonomía”. “Son esfuerzos loables, pero condenados al fracaso. Los indicadores nacionales son los que han puesto de manifiesto la necesidad de corregir, por ello enfoquémoslo a nivel nacional”.

–Pacto riojano
En La Rioja, el PSOE ha propuesto un pacto educativo regional, que ha sido rechazado por el Gobierno riojano al “carecer de sentido”, pues “parece ignorar que el Pacto nacional afectará a La Rioja”.

0