17 modelos de orientación diferentes

Encontramos IES con dos orientadores en Madrid, Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura o La Rioja. En Primaria, Navarra, Castilla-La Mancha y Galicia tienen las mejores ratios.
Adrián ArcosMartes, 20 de abril de 2010
0

Si la transferencia de las competencias educativas ha producido 17 sistemas educativos distintos, lo mismo podríamos decir del modelo de orientación. Las directrices generales las marca el Gobierno central, pero después cada comunidad concreta a su modo esas disposiciones. Además, la importancia que cada autonomía confiere a la labor de los orientadores queda de algún modo reflejada en el número de estos profesionales que trabaja en cada centro. Y aunque hay comunidades que disponen de más de un orientador por centro, todas están lejos del mínimo que plantea la Unesco: un orientador por cada 250 alumnos.

Según Narciso García Nieto, catedrático de la UCM, “en todas las comunidades la orientación tiene como componentes cuatro ámbitos fundamentales: apoyar los procesos de enseñanza-aprendizaje; apoyar al profesor en el currículum, la metodología, etc.; las medidas de atención a la diversidad del alumnado y las necesidades educativas especiales; y la orientación académica, personal, profesional y familiar del alumnado”. De estos cuatro campos, en cada comunidad va a prevalecer uno u otro dependiendo de los medios que dispongan y de su propia tradición orientadora.

Con respecto a la ratio, según Juan Antonio Planas, presidente de la Copoe (Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación), “poco a poco se está produciendo una mayor sensibilidad de las distintas administraciones a la hora de dotar con dos orientadores a los IES de mayor complejidad”. Por ejemplo está ocurriendo en Madrid, Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha o La Rioja. En esta última, por ejemplo, se ha aprobado el aumento por curso de medio orientador en cada instituto, de forma que en el 2008-09 había un orientador más en centros superiores a 650 alumnos, y este curso hay otro más en los centros superiores a 550 alumnos.

De todas formas, es precisamente en la Educación Secundaria donde encontramos mayor uniformidad en cuanto al modelo de orientación, ya que, a excepción de Cataluña, existe un Departamento de Orientación en cada centro con mucha similitud en las funciones asignadas. Además, en todas las comunidades, excepto en Andalucía, los orientadores en Secundaria tienen asignadas funciones docentes.

Por el contrario, es en Infantil y Primaria donde encontramos mayores diferencias. En estas etapas existen dos grandes modelos de orientación. Uno se basa en una orientación externa desde los Equipos de Orientación, y otro en una orientación en el centro más vinculada a la dinámica de cada colegio. Este segundo modelo está implantado en Navarra, Galicia y Castilla-La Mancha, pero también se está implantando experimentalmente en Asturias y Cantabria.

Para FETE-UGT “la orientación pasa por combinar la existencia de la actual estructura en Infantil y Primaria como sistema mixto, que realiza una intervención externa atendiendo a las necesidades del distrito o sector, pero también que trabaje de forma interna en los centros educativos el día de atención preferente y presencial en los centros”.

LA LLAMADA "POLICÍA POLÍTICA DE LOS CENTROS"

  • “Policía política de los centros” o “inspectores ideológico-políticos”. Son algunas de las denominaciones referidas a los orientadores que han realizado algunos lectores en nuestra web www.magisnet.com. Los comentarios, bastante duros, realizados por profesores en algunas noticias sobre orientación, hablan también de que “estos profesionales están atribuyéndose competencias que no le corresponden”, que “se dedican a pastorear reuniones vacuas y marujiles con tutores repartiendo material obsoleto e inaplicable” o que “se dedican a hacer la rosca a alumnos y padres problemáticos desautorizando a los profesores ora, pedagógicamente, ora disciplinariamente”. También llegan a decir que “en las reuniones de evaluación y orientación intentan imponer su criterio LOE-Logsiano, abogando por rebajar contenidos, trabajo por grupos y aprobado general disfrazado de metodologías progresistas. Los profesores tienen la culpa de todo”.
  • Una orientadora intenta defenderse de los comentarios anteriores: “No sé qué clase de orientadores trabajan en vuestros centros, pero yo intento que mi trabajo sirva para aliviar el vuestro, y me consta que los centros que atiendo aprecian mi labor. Yo también conozco a algún profesor que no se gana el sueldo. Supongo que inútiles hay en todos los trabajos”.
  • Para el catedrático de la UCM, Narciso García Nieto, “puede haber orientadores que sean como los tentáculos de la Administración en ideología, porque la Educación no se mueve en el vacío, sino hay una filosofía y una visión detrás de ella”. Aunque él advierte que “no es algo general, ya que hay muchos muy críticos con el sistema, que han trabajado desde dentro porque las cosas evolucionen y cambien”. El problema, según él, es que “el profesorado lo percibe como alguien que viene a mandar y decir lo que hay que hacer”.
0