Reforzar Primaria es “crucial” para combatir el abandono de los jóvenes

El abandono escolar temprano es uno de los fenómenos más preocupantes del sistema educativo. El 31,9% de los jóvenes en España deja de estudiar después de la Enseñanza Secundaria Obligatoria, con o sin el título de ESO, y lo hace por múltiples causas: incorporación al mercado laboral, falta de interés en la oferta educativa que está disponible o la imposibilidad de terminar los estudios.

Débora GarcíaMiércoles, 13 de octubre de 2010
0

Mesa redonda del congreso.

Los motivos de este abandono son muy diversos, pero todos ellos tienen un efecto negativo en el sistema y es que los jóvenes dejan los colegios e institutos sin una mínima formación para afrontar su futuro profesional, lo que provoca una conclusión clara: el sistema no responde a las expectativas del alumnado.

Las causas de este abandono, sus efectos, las medidas que se aplican para paliar este fenómeno y experiencias que permiten recuperar estudiantes fueron abordados en la mesa redonda Visión del Abandono Escolar Temprano desde las Comunidades Autónomas, enmarcada en el I Congreso Nacional de Abandono Escolar Temprano celebrado en Valladolid los días 6, 7 y 8 de octubre.

Sin duda alguna, los cuatro responsables educativos que participaron en esta mesa de expertos ofrecieron miradas distintas. Desde una óptica “legal” a una visión “pragmática”, “metodológica” y también “pedagógica”. Los cuatro ponentes manifestaron sus opiniones y experiencias sobre el abandono escolar con visiones diversas, sin embargo, todos coincidieron en la inflexibilidad del sistema educativo y en reforzar la atención y los esfuerzos en Primaria. La rigidez del sistema deniega el impulso de medidas innovadoras que podrían ser antídotos a la salida de los jóvenes de las aulas y, con respecto a Primaria, las experiencias demuestran que los escolares deben recibir una atención específica para que adquieran conocimientos básicos que les ayuden en su tránsito a Secundaria.

Cuatro ópticas
El primero en manifestar su desacuerdo con el sistema fue el viceconsejero de Educación y Ciencia de Castilla-La Mancha, Pedro Pablo Novillo, quien comenzó su intervención con la tasa que cosecha su comunidad, un 38,1%. “Este indicador es insufrible, insoportable, pero tenemos una triple confianza: el profesorado, el alumnado y las familias están comprometidos”. Novillo explicó que trabajan en un plan para combatir el abandono de los jóvenes. Este programa, acordado con los sindicatos, lo forman 95 medidas que abordan todas las etapas y con él persiguen retener a los alumnos, diseñar itinerarios, flexibilizar la Formación Profesional, reconocer las competencias profesionales… “En definitiva, es un sueño que persigue el éxito de las aulas y de los alumnos pero, para lograrlo, es necesario abrir el sistema, flexibilizarlo, mejorarlo”, sostuvo.

A continuación, expuso su visión el secretario general de Políticas Educativas del Departamento de Educación de la Generalitat de Cataluña, Francesc Colomé i Montserrat. Su intervención giró en torno a la consecución de objetivos por parte de los centros educativos. “Es necesario que los colegios e institutos tengan autonomía suficiente para poder lograr los objetivos que se marquen”. La reducción del abandono, según Colomé, se lograría si los centros firmasen un “contrato” con las familias en el que se comprometerían a cumplir unos objetivos a largo plazo. También subrayó la necesidad de que los escolares adquieran unas competencias básicas en Primaria y se flexibilice la Secundaria. A esta última cuestión también se refirió la viceconsejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Alicia Delibes, puesto que, según las evaluaciones diagnósticas que realizan en Primaria desde 2005 y las Pruebas de Lengua Castellana y Matemáticas en 3º de ESO desde el año 2008, “apreciamos que Secundaria es una etapa muy larga y los alumnos tropiezan”, apuntó.

Por último, el viceconsejero de Educación Escolar de Castilla y León, Fernando Sánchez-Pascuala, incidió en que la tasa de abandono escolar debe enmarcarse en el contexto de la eficiencia del sistema, junto a los logros posteriores a ESO, las expectativas familiares, el nivel de exigencia de cualificación de las empresas y la correlación que existe entre los estudios y el trabajo. Un indicador que se sitúa en Castilla y León en el 26% y que, según los datos de matriculaciones de estudiantes, tiende a descender. Además, “no existe una correlación con el fracaso escolar”, sostuvo. “Tenemos más matriculaciones en Bachillerato que alumnos titulados en ESO, lo que demuestra que recuperamos estudiantes”, subrayó. Con respecto a las posibles causas de la salida de los jóvenes de las aulas, Sánchez-Pascuala, insistió en que la población inmigrante no incide negativamente en este indicador, ni tampoco el Producto Interior Bruto. “Los inmigrantes tienen incluso más titulaciones académicas que los nacionales y la crisis económica ha tenido un efecto de retorno. Un ejemplo muy claro ha sido el incremento de estudiantes de FP que, en el caso de Castilla y León, ha superado el 10%”. Afirmaciones todas ellas que sustentó en la combinación de variables y en estadísticas del INE, informes de la OCDE y el Injuve, entre otros. Para Sánchez-Pascuala, es “imprescindible” flexibilizar la oferta, conciliar los estudios, ampliar los itinerarios, reforzar Primaria –“etapa de tránsito importantísima”– e impulsar planes de éxito en la Educación postobligatoria, entre otras acciones.

Clausura
A pesar de que aún no se han extraído las conclusiones del congreso, el director del Instituto de Evaluación del Ministerio de Educación, Enrique Roca, apuntó en su ponencia que los tres días de este encuentro han puesto de manifiesto que las principales causas de este fenómeno son las dificultad de los alumnos para retener conocimientos, su baja autoestima y una interacción negativa con los profesores, “lo que demuestra un escaso interés en la Educación formal”. Para paliar el abandono, Roca propuso flexibilizar la enseñanza postobligatoria, impulsar los PCPI, favorecer la transición de etapas y detectar dificultades en Infantil y Primaria.

En la misma línea se mostró la directora general de Evaluación y Cooperación Territorial del Ministerio de Educación, Rosa Peñalver, durante la clausura del encuentro, al señalar que se prestará más atención a las primeras etapas educativas. “Cuando se extraigan las conclusiones de este congreso el Ministerio las estudiará muy detenidamente, ya que los expertos han dado pautas de cómo afrontar el abandono”. Al menos, indicó, “ya sabemos algo que veníamos detectando en los estudios; tenemos que abordar los primeros años de escolarización porque son los pilares para evitar el fracaso escolar, ya que un niño que fracasa difícilmente va a afrontar la enseñanza no obligatoria”, apuntó. Peñalver, al igual que los expertos de este encuentro, coincidió en la necesidad de flexibilizar el sistema “para encontrar caminos con los que los alumnos con dificultades de aprendizaje no se desmotiven y decidan abandonar sus estudios, y destacó la importancia de sensibilizar y hacer consciente a la sociedad de que éste no es un tema exclusivamente educativo.
“El fracaso y el abandono pertenecen al sistema, pero es un problema que hay que abordar desde las familias, corporaciones locales, mundo laboral y empresarial porque es un tema que nos compete a todos”, remarcó.

Por último, tanto la directora general de Evaluación y Cooperación Territorial del ME como el consejero de Educación de Castilla y León, Juan José Mateos, se mostraron convencidos de que España logrará reducir su tasa al 15% en 2020. “Tenemos mucha tarea por delante pero se está a tiempo”, aseveró Peñalver, quien apuntó que las medidas puestas en marcha por las distintas administraciones empiezan a dar “poco a poco sus frutos” por lo que confía en que los resultados se podrán ver “plenamente” en 2017 y 2018.

Gabilondo insta a la OCDE a que cambie los parámetros de este indicador

 

 

      • Después de instar a la cooperación de las administraciones educativas para combatir el abandono escolar temprano, durante la inauguración del encuentro el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, confesó que mantuvo una reciente reunión con el secretario general de la OCDE –organismo encargado de elaborar las encuestas internacionales referentes y medir el abandono escolar temprano– y le trasladó que no compartía los criterios que utilizaban para diseñar los parámetros del estudio que ofrece la tasa de abandono escolar. “Le insistí en que se establecieran parámetros similares para que exista una mayor homogeneidad”, explicó Gabilondo ante los 350 expertos educativos congregados en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid. Con estas palabras, el ministro subrayó que con estas “modificaciones” serían “comparables” los indicadores de los países que participan en este estudio. De esta forma, puso de manifiesto que no estaba de acuerdo con las mediciones de la OCDE y que, de algún modo, unos países se ven beneficiados frente a otros, por lo que no comparte el estudio y, por consiguiente, los resultados que ofrece, siempre que éstos se comparen. No obstante, insistió en que renunciar a la formación académica conduce “al fracaso personal y profesional de los jóvenes y es una pérdida para el país”. Esta apreciación también fue abordada por el viceconsejero de Educación Escolar de Castilla y León, Fernando Sánchez-Pascuala, durante su intervención en la mesa redonda sobre la visión de este indicador educativo. De forma sutil y un tanto irónica, Sánchez-Pascuala aludió en una de las diapositivas de su ponencia a la tasa de abandono escolar temprano de la UE correspondiente al año 2008. En este momento de su intervención se detuvo en Polonia, país que registra un 5%, y dijo que esta encuesta se mide a través de la EPA y por tanto, “no se exige comprobación de los estudios que aseguran tener los entrevistados”. En las apreciaciones de ambos responsables educativos se puso de manifiesto que no comparten la medición de este indicador de la OCDE, si bien, el abandono escolar temprano es uno de los problemas más importantes de la Educación en España y, por tanto, es necesario combatirlo con medidas estructurales que eviten la salida de los jóvenes del sistema y acciones que permitan el retorno al mundo formativo.

      • Alicia Delibes

 

 

Viceconsejera de Madrid
“La ESO es una etapa muy larga y los alumnos tropiezan”

Tras los resultados obtenidos en informes nacionales, internacionales y los estudios elaborados desde la propia Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, Alicia Delibes, subrayó que Educación Secundaria es una etapa “muy larga” y han observado que los estudiantes tienen dificultades para superarla y, por este motivo, se produce la repetición. Para paliar los efectos del abandono considera fundamental realizar una oferta educativa amplia, flexible, modular, apostar por la Formación Profesional y los PCPI para aquellos estudiantes a los que no les gusta estudiar. En definitiva, Alicia Delibes apuesta por hacer más atractiva la formación académica dentro de los márgenes establecidos.

 

 

      • Fernando Sánchez-Pascuala

 

 

Viceconsejero Castilla y León
“No hay correlación entre el fracaso y el abandono escolar”

“Los alumnos que no consiguen graduar en ESO y que están desanimados porque han fracasado en la etapa postobligatoria son los estudiantes que abandonan el sistema”. Para el viceconsejero de Educación Escolar de Castilla y León no existe una correlación entre el fracaso y el abandono escolar. “Son indicadores claramente diferentes”. La lucha contra la salida de los jóvenes del sistema debe focalizarse en el reconocimiento de las competencias profesionales, una oferta a distancia, potenciar la Educación de adultos, conectar la formación continua con la ocupacional y reglada, incentivar fiscalmente a las familias para que sus hijos estudien o clases extraordinarias son algunas de sus propuestas.

 

 

      • Francesc Colomé

 

 

Secretario General Cataluña
“Los centros tienen que ser autónomos y fijarse objetivos”

Marcarse objetivos a través de la elaboración de planes específicos de mejora diseñados por los propios centros educativos es para el secretario general de Políticas Educativas del Departamento de Educación de la Generalitat de Cataluña, Francesc Colomé i Montserrat, la fórmula para lograr el éxito de los estudiantes. Su apuesta se centra en dotar a los centros educativos de mayor autonomía para que se fijen unos fines a corto y largo plazo y así lo suscriban, a través de un “contrato”, con las familias. Según Colomé, esta medida permitiría reducir de forma sustancial la tasa de abandono escolar temprano sin olvidar otras acciones como la flexibilización de la Enseñanza Secundaria Obligatoria.

 

 

      • Pedro Pablo Novillo

 

 

Viceconsejero Castilla-La Mancha
“El sistema impide impulsar medidas innovadoras”

Deshacer la rigidez del sistema, mejorarlo, crear itinerarios formativos es, para Pedro Pablo Novillo, la mejor medida para reducir el abandono escolar. Debido a que esta cuestión no compete a las comunidades autónomas, desde la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha trabajan en un Plan regional que comprende 95 medidas para combatir la salida de los jóvenes de colegios e institutos. Este programa, suscrito con los sindicatos de enseñanza y que aborda todas las etapas del sistema no universitario, persigue reforzar la oferta educativa y la atención que se presta a los estudiantes para que tengan un futuro prometedor y sean más competitivos.

0