Los profesores rechazan las políticas de implantación del programa Escuela 2.0

Adrián ArcosMiércoles, 18 de enero de 2012
0

Hace ya tres años desde que el Ministerio de Educación lanzó el programa Escuela 2.0 para las comunidades autónomas que quisieran convertir sus aulas en nuevos espacios digitales. Lo que empezó como un compromiso del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de dotar con un ordenador a los más de 420.000 alumnos de 5º de Primaria de los centros públicos y concertados, fue extendiéndose progresivamente hasta alcanzar el último curso de la Secundaria. No sin polémica. Al rechazo hacia el proyecto generado en la Comunidad Valenciana y Madrid hubo que sumarle las críticas en torno al gasto en los materiales, a la formación del profesorado o al propio concepto de aprendizaje a través de un ordenador.

Ahora el Instituto de Tecnologías Educativas (ITE) del Ministerio de Educación ha publicado un estudio en el que revela la opinión del profesorado sobre el programa Escuela 2.0 en las distintas comunidades autónomas. El estudio se ha realizado a través de encuestas a cerca de 4.500 docentes de 5º y 6º de Primaria y 1º y 2º de ESO implicados en la implementación del programa. Además, se ha contado con la opinión de los profesores que están dentro de los programas TIC específicos de Madrid y Valencia.

Pero los resultados no han sido del todo positivos. Es verdad que se muestran a favor de la incorporación de las TIC en las aulas porque observan que mejora la motivación del alumnado, pero la mayoría denuncia un déficit de formación en este ámbito y considera insatisfactorias las políticas de implantación de las TIC en sus comunidades autónomas.

Resulta curioso, sin embargo, que en las dos comunidades donde no se ha implantado Escuela 2.0 –Madrid y Valencia– los docentes se muestran en su mayoría muy satisfechos con la buena formación ofrecida por parte de la Administración, aunque, eso sí, no están de acuerdo con la escasa distribución de materiales. Este último dato se acentúa en la Comunidad Valenciana, donde sólo el 8,8% de los encuestados reconoce disponer en las aulas de un ordenador por alumno, mientras que en la muestra general este porcentaje se eleva hasta el 71,8%.

Estas opiniones de los profesores en Madrid y Valencia suelen invertirse en el caso del resto de comunidades donde Escuela 2.0 sí que está implantada. La valoración global que realiza el profesorado de la política sobre TIC en sus comunidades, suele obtener puntuaciones bajas que indican insatisfacción en aspectos como la información que se ofrece de la misma, los planes de formación, la producción de materiales y el apoyo al profesorado. Por el contrario la dotación de recursos tecnológicos es la variable mejor valorada.

Las temáticas donde los profesores reclaman mayor formación son conocer y saber manejar software, así como crear y desarrollar materiales didácticos multimedia y actividades digitales. En menor medida, la mitad del profesorado reclama formación con relación a conocer y usar los recursos de la web 2.0, la planificación de proyectos o experiencias colaborativas entre centros a través de la red, y para usar las TIC en la evaluación del alumnado. Con todo, también hay excepciones, como es el caso de Castilla-La Mancha, donde el 78% de los docentes considera que tiene una formación adecuada para utilizar las TIC, Navarra, donde ese porcentaje alcanza el 63,5%, o Extremadura, donde llega al 50%. Hay un grado medio de satisfacción con la formación en el País Vasco (un 68,7% está “algo de acuerdo) y en Navarra (con un 63,5%).

Rechazo de las políticas
También llama la atención que, en términos generales, la mayor parte del profesorado considere necesaria una política de inversiones destinada a dotar a las aulas con mucha tecnología (más del 50% suele estar de acuerdo en esto), pero, sin embargo, la mayoría de los docentes se muestran contrarios a las políticas sobre TIC que se están desarrollando en sus respectivas comunidades autónomas.

En Andalucía, la comunidad insignia en la implantación del programa, sólo un 13,9% considera acertada la política sobre TIC. Este porcentaje también se mantiene bajo en el caso del País Vasco (sólo un 16,8% está muy de acuerdo), Navarra (18,9%), Castilla y León (20%) y Extremadura (25%). La satisfacción por el programa empieza a subir en el caso de Aragón (35%), Baleares (32%) y Canarias (41%).

Otro de los aspectos negativos es que la mayoría de los docentes afirma que el programa no ha tenido ningún impacto en la comunicación con otros centros educativos a través de internet, y tampoco contribuye a aumentar el contacto entre el profesorado y las familias. Asimismo, existe un consenso claro en la necesidad de existencia de la figura del coordinador TIC en los centros. Más del 80% de los encuestados consideran que esta función es muy o bastante necesaria.

El informe también revela que es el profesorado de Primaria el que tiende a realizar un uso más habitual y variado con las TIC y ofrece una visión más positiva de los efectos de las mismas sobre su práctica docente y sobre el alumnado que el profesorado de Educación Secundaria.

EL LIBRO, PROTAGONISTA DEL AULA DIGITAL

  • Uno de los resultados que más llama la atención en el informe ¿Qué opina el profesorado sobre el Programa Escuela 2.0?, realizado por el Instituto de Tecnologías Educativas (ITE), es el importante protagonismo del libro y de los materiales didácticos tradicionales en el aula digital.
  • El profesorado, en su mayoría, reconoce que Escuela 2.0 está provocando la llegada masiva de tecnologías a las aulas (y que se nota en la disponibilidad de ordenadores para docentes y alumnos, PDI y acceso a internet). Sin embargo, los materiales didácticos tradicionales (como son los libros de texto y las pizarras) siguen siendo los recursos más empleados en las aulas digitales, a pesar de la abundancia de tecnología. Más del 50% del profesorado dice utilizarlos todos los días. Por el contrario, sólo un 25% del profesorado indica que emplea diariamente los ordenadores e internet.
  • Además, los docentes se muestran convencidos de ese liderazgo del libro de texto. Un 60% considera que el libro de texto no pierde protagonismo dentro del aula de la Escuela 2.0. Y la mayor parte del profesorado tiende a creer también que los libros no desaparecerán con la llegada masiva de las TIC a las aulas y que éstos seguirán siendo necesarios.
  • En cuanto al concepto que tienen los docentes del uso que hacen sus alumnos de las TIC, la mayoría (en un porcentaje de casi el 60%) sabe que todos sus alumnos disponen de TIC en sus hogares, aunque su percepción es que tienden a usarlas sólo para fines de ocio, diversión y para estar comunicados con sus amigos.
  • Asimismo, la mayoría de los docentes coincide en que su alumnado domina técnicamente el uso de las tecnologías y que disponen de las habilidades de búsqueda de información. Pero también la mayor parte opina que sus alumnos no saben producir materiales o documentos en formato audiovisual y multimedia, ni saben resolver problemas empleando las TIC ni trabajar colaborativamente en entornos virtuales.
0