“La evaluación externa de los alumnos ha sido clave para reducir el abandono”

La secretaria de Estado de Portugal explica cómo a través del refuerzo de las materias instrumentales y la implantación de cuatro reválidas para todos los alumnos, su país ha logrado reducir el abandono a más de la mitad en tan sólo tres años.

José Mª de MoyaLunes, 24 de septiembre de 2012
0

Isabel Leite. (Foto: Gabriel Alonso)

En tan sólo tres años, Portugal ha logrado disminuir el porcentaje de abandono educativo temprano en más de 20 puntos (del 45 al 23% en los últimos datos de 2012). Algunas de las claves para conseguir estos resultados nos las da la secretaria de Estado portuguesa de Enseñanza Básica y Secundaria, Isabel Leite, que visitó nuestro país con motivo de la Conferencia de Ministros Iberoamericanos de Educación, que se celebró el pasado día 6 en Salamanca.

¿Qué está haciendo Portugal para reducir sus tasas de abandono educativo temprano de una manera tan rápida?
Los dos objetivos principales en los que nos estamos centrando son, por una parte, nuestro propósito de mejorar la calidad de la enseñanza, y, por otra, la diversificación de las ramas que tienen que elegir los alumnos, principalmente las que tienen que ver con las enseñanzas de la Formación Profesional. Para mejorar la calidad de la enseñanza empezamos por reforzar las asignaturas que consideramos absolutamente esenciales para la formación del alumno, y que son la Lengua Portuguesa, las Matemáticas, el Inglés y las Ciencias. Y este refuerzo lo hacemos desde las etapas más tempranas, en Educación Primaria, con el fin de que el alumno llegue a la Secundaria con una buena formación en las áreas fundamentales.

¿Qué otros ámbitos están reforzando?
Hay más medidas. Estamos reforzando las evaluaciones externas de los alumnos. De esta forma, al final de cada etapa educativa, los alumnos tienen que realizar una prueba externa, una evaluación censal e igual para todo el sistema. Son en total cuatro exámenes nacionales, en 4º, 6º, 9º y al final de la Secundaria. Otro de los aspectos fundamentales para mejorar la calidad tiene que ver con nuestro propósito de definir los métodos de aprendizaje de las asignaturas básicas y fundamentales. Y en ello estamos trabajando, porque hemos creado un equipo de especialistas que está elaborando y definiendo los objetivos que los alumnos tienen que alcanzar obligatoriamente al final de cada curso, y que son mínimos y esenciales para pasar al siguiente curso. Una vez que hemos puesto en marcha este proceso, tenemos que identificar a los alumnos que no consiguen esos objetivos y accionar las medidas de apoyo necesarias.

¿En qué consisten esas medidas?
Son un conjunto de medidas que han demostrado a lo largo del tiempo que son eficaces en la recuperación de los alumnos que tienen dificultades. Y en este momento los colegios tienen libertad para escoger cuáles de esas medidas va a aplicar para recuperar a sus alumnos. Eso sí, tienen libertad dentro del currículum nacional y flexibilidad para escoger las áreas que quieren reforzar.

Es decir, los centros tienen total autonomía curricular.
Tienen alguna autonomía. Definimos los tiempos mínimos obligatorios para cada asignatura y hay una parte que es flexible en la que el centro puede decidir si va a reforzar más la Lengua, las Matemáticas, el Inglés o las Ciencias.

¿Qué hacen con los alumnos que no consiguen los objetivos?
Tenemos medidas de apoyo.Se forman grupos de alumnos durante un periodo de tiempo corto y un profesor trabaja con ellos de forma intensiva.

Con respecto a la Formación Profesional, ¿se adelanta a edades más tempranas?
Estamos introduciendo algunos aspectos de la FP a edades más tempranas, pero de forma gradual y viendo cómo funciona. El primer curso de la FP es a los 15 años, pero queremos que a los 13 el alumno ya pueda escoger algunas materias prácticas que le vayan encaminando hacia las enseñanzas profesionales.

¿La FP está dentro de la enseñanza obligatoria?
Sí, ya que, como he explicado, el primer curso de FP es a los 15 años, y la enseñanza obligatoria en Portugal es hasta los 18. Era hasta los 16, como en España, pero lo hemos cambiado dentro de esas medidas de reforma de mejora de la calidad que he comentado anteriormente. Por tanto, toda la etapa de FP es obligatoria, aunque todo es reversible, ya que esas asignaturas profesionales que los alumnos pueden elegir en cursos anteriores no implica que el alumno luego pueda volver a la Educación ordinaria si realmente no le convencen.

Es decir, se introducen medidas de flexibilidad en todo momento.
Es necesario que los alumnos tengan contacto con algunas asignaturas antes de los 15 años para que después puedan decidir lo más acertadamente posible. Porque nosotros consideramos que los 15 años son una buena edad para empezar la FP, pero es importante que ya tengan a esa edad alguna experiencia para que puedan elegir su camino profesional y lo puedan hacer con algo de conocimiento. Si al final no les cuadra, pues siempre pueden volver al sistema ordinario. Y todo esto va complementado con un buen sistema de orientación profesional. De esta forma, intentamos que los alumnos conozcan los cursos, las asignaturas, en qué consisten, los niveles de empleabilidad y la forma en que está el mercado de trabajo en ese ámbito, para que puedan tomar una decisión de la forma más informada posible.

¿Ha sido clave para reducir el abandono subir la escolaridad obligatoria hasta los 18?
No sólo. También tienen que ver las medidas de apoyo social y de combate del fracaso escolar, la atención precoz de las dificultades en el aprendizaje, evitar que el alumno pase con dificultades en áreas que son fundamentales. Por eso la evaluación externa ha sido clave para reducir el abandono, porque nos permite identificar qué alumnos no consiguen los objetivos de aprendizaje.

12 años de escolaridad obligatoria

  • La Educación en Portugal es obligatoria y gratuita para la franja escolar comprendida entre los 6 y los 18 años de edad. La Educación la inician obligatoriamente todos los alumnos a los 6 años. Son, por tanto, 12 años de escolaridad obligatoria.
  • La enseñanza está dividida en cuatro ciclos: el 1er ciclo, desde el 1er curso hasta el 4º; el 2º ciclo, cursos 5º y 6º; y el 3er ciclo, desde el 7º hasta el 9º curso. Existe un ciclo más, designado Enseñanza Secundaria (Ensino Secundario), que comprende los años 10º, 11º y 12º, y que tiene un sistema de organización propio, diferente de los restantes ciclos. Como explicó la secretaria de Estado portuguesa, es en 4º, 6º, 9º y al final de la Secundaria cuando se realizan las evaluaciones na-cionales a todos los alumnos.
  • Hasta el 3er ciclo, la enseñanza es igual para todos los alumnos, exceptuando los que necesitan orientación especial, por lo que todos tienen las mismas asignaturas. Sin embargo, es en este ciclo cuando los alumnos pueden elegir asignaturas técnicas que les encaminen hacia laFP.
  • La Enseñanza Secundaria, sin embargo, está organizada de otra forma. Como es una etapa preuniversitaria, los estudiantes tienen que escoger un área de enseñanza en la cual desean inscribirse, dejando de esta forma de existir la uniformidad en los contenidos. Existen cuatro agrupamientos de cursos, o itinerarios: curso de Ciencias y Tecnología, curso de Artes Visuales, curso de Ciencias Socioeconómicas y curso de Lenguas y Humanísticas.

0
Comentarios