El 83% de los docentes asegura que los recortes han agravado la conflictividad

Adrián ArcosViernes, 7 de diciembre de 2012
0

Los recortes, el aumento del horario lectivo, la reducción significativa de puestos de trabajo, la pérdida de los complementos retributivos, el aumento de las ratios en el aula, los problemas para atender a la diversidad del alumnado… “Todo esto, que está lesionando los derechos del profesor, está a la vez incrementando la conflictividad en las aulas”. Así lo denunció la semana pasada Inmaculada Suárez, coordinadora del servicio del Defensor del Profesor de ANPE, que un año más ha presentado su informe acompañándolo, en esta ocasión, de una encuesta sobre la incidencia cualitativa de los recortes en Educación.

La encuesta, en la que han participado 10.000 docentes de todas las comunidades autónomas, revela que el 83% de los profesores reconoce que los recortes en personal educativo ha aumentado la conflictividad en las aulas. Y prácticamente el 100% admite que esos recortes tanto en personal como en programas educativos afectan al éxito en el aprendizaje de los alumnos. Es la respuesta más numerosa de la encuesta y muestra que ésta es la primera preocupación de los profesores españoles.

En cuanto a la incidencia de los recortes en los centros, el 74% del profesorado asegura que ha visto aumentada su jornada lectiva y un 83% denuncia que ha disminuido el número de docentes en su centro. De hecho, ANPE cifra en más de 50.000 el número de interinos a los que no se les ha renovado el contrato en los dos últimos años.

Con respecto a las ratios, casi el 70% de los docentes asegura que ha aumentado el número de alumnos por clase y el 77% afirma que se han reducido apoyos, refuerzos y desdobles. Esto ha provocado que más del 80% de los profesores denuncie en la encuesta que se está viendo perjudicada la atención individualizada de los alumnos, lo que está produciendo un desgaste físico y psíquico de los propios docentes y que, además, les está afectando a la preparación de las clases, ya que disponen de menos tiempo.

Asimismo, más de las mitad de los profesores aseguran que completan su horario con masterias que no son de su especialidad. Y la mayoría también considera que todos estos factores están perjudicando a la organización de los centros, repercutiendo en el rendimiento profesional y reduciendo su motivación. En definitiva, están influyendo negativamente en el clima del centro.

Subida del 11 al 23%
La reorganización de los horarios y el aumento de las ratios también se han dejado notar en los resultados del informe del Defensor del Profesor de este año. Y es que la incidencia de los recortes en el trabajo diario en el centro ha producido un aumento significativo de los conflictos entre el profesorado, la Administración y los equipos directivos. De hecho, es la subida más fuerte que se produce, concretamente pasa de un 11 a un 23%.

Esto se produce en un año en el que la conflictividad en las conductas más graves baja ligeramente y se mantiene sólo en un 1%. Para Nicolás Fernández Guisado, presidente nacional de ANPE, “es un resultado positivo que confirma el buen funcionamiento de la puesta en marcha de la Ley de Autoridad en muchas comunidades autónomas y la actitud de la Fiscalía General del Estado que, desde hace unos años, considera estas conductas muy graves como delitos”.

Asimismo, para el presidente de ANPE, “resulta muy significativo que sólo el 24% de las llamadas se refieran a conflictos menores, actitudes disruptivas, problemas de disciplina menores en las aulas, lo cual también demuestra la favorable implantación de las normas de convivencia que estos últimos años se han establecido en la mayoría de comunidades autónomas”.

Por su parte, la coordinadora del Defensor del Profesor, Inmaculada Suárez, apunta que “las faltas de respeto se han incrementado del 19 al 21% por parte de alumnos rebeldes, que intentan provocar al docente, se enfrentan a la autoridad establecida y quieren demostrarlo al resto de alumnos”. Según Suárez, “si el alumno sólo obtiene una llamada de atención por parte del profesor y comprueba que esa actuación no va a tener ninguna sanción, va a seguir actuando de esa forma”. De hecho, “el resto de conductas que han sufrido una disminución sí que están reguladas por la normativa del centro y sí que conllevan una sanción”.

En cuanto a los padres, la responsable del Defensor del Profesor lamenta que “algunos tomen al profesor como chivo expiatorio de los problemas que generan sus hijos, y disculpen cualquiera de sus actuaciones, aunque sean contrarias a la convivencia”.

0