“Los recortes tienen ideología, de donde se recorta se extrae a qué se da prioridad”

La consejera asturiana contradice el discurso del Gobierno según el cual los recortes en Educación no tienen por qué reducir la calidad, al menos en el caso de su comunidad. También cree que es falso que se pueda hacer más con menos.

José Mª de MoyaMartes, 25 de junio de 2013
0

(Foto: David Steam)

Vamos a hablar en un primer lugar de los recortes. A mí me da la sensación de que al final los recortes tienen poco de ideología. Creo que se está recortando igual en casi en todos los lados.
Yo no estoy de acuerdo. Lo primero que hay que saber es que tenemos la obligación de cumplir un déficit y lo que marca el déficit es el dinero que tenemos los gobiernos autonómicos. El gasto en Educación se reparte en tres o cuatro grandes partidas. Es decir, hay muy poco margen de recorte. Sí que hay una cuestión ideológica porque depende de dónde hagas los recortes y con qué criterio. Yo creo que ahí está la distinción. Esta comunidad cree que la Educación nunca es un gasto sino una inversión. Yo creo que es el primer punto diferencial y el que va a marcar también importantes divergencias y la postura que tenemos respecto a la Lomce. No se puede hacer más con menos.

¿Y cuáles son sus prioridades?
Todo el dinero que va destinado al alumnado lo hemos mantenido, incluso subido. El comedor se mantiene. Hemos incrementado, aunque sea modestamente, las ayudas a las becas de libros, a pesar de la brutal disminución que ha hecho el Estado. Estamos intentando salvaguardar todos esos programas que luchaban contra el fracaso escolar, contra el abandono temprano, todo aquello que se hacía a través de las políticas de cooperación territorial. Y sí es verdad que ha habido una disminución de la plantilla global del profesorado, pero se ha hecho respetando todos los acuerdos con los sindicatos.

Los sindicatos hablan de una media de dos profesores menos por centro…
Se ha hecho con absoluto respeto de todos los acuerdos que favorecían la atención más personalizada, más individualizada y la atención a la diversidad. Somos de las pocas comunidades que ha impedido que se cierren escuelas con cuatro estudiantes. Es decir, los recortes tienen ideología, y de lo que se recorte se extrae qué es lo que se piensa, qué es lo que se prioriza y qué es lo importante para ese gobierno y que no.

Entonces, ¿no es cierta esa cifra?
No, mire, en estos momentos estamos en el proceso de elaboración de la plantilla para el año que viene. Hasta que no finalice ese proceso no puedo dar datos. Le aseguro que no son dos por centro, no creo que llegue a medio.

Los sindicatos se quejaban porque no sólo había reducción de interinos sino también de plantilla fija.
No, vamos a ver, la media jornada tiene que ver con los medios horarios. Es verdad que hay profesionales interinos contratados a media jornada, porque hay media jornada en ese centro. Es más, en esta comunidad autónoma, cuando se aprueba el Real Decreto de Racionalización del Gasto, que hablaba de un aumento de las horas lectivas, nosotros eso no lo hemos repercutido en las medias jornadas. Eso también es una decisión ideológica y política. Es cierto que ha habido una disminución en la plantilla de personal, pero lo que hemos aprovechado son las jubilaciones. No hay nadie que se haya quedado sin plaza, ni estamos pidiendo al profesorado movilidad. Eso no es cierto.

¿No es cierto que los recortes se están aprovechando para mejorar la eficiencia?
Sin duda alguna. Si no, los números no saldrían.

Luego los recortes no tendrían por qué repercutir en una bajada de calidad, como suele decirse.
Espero que no. Lo que se está haciendo es revisar la carga lectiva, pero hay que tener cuidado con esos discursos porque parece que el profesorado no trabaja. El profesorado trabaja mucho y bien; y trabaja siempre. No ha empezado este año a trabajar, ni el año pasado. Yo soy profesora de instituto y trabajaba mucho y he visto a la gente trabajar. Hay momentos concretos de bajadas de horario pero no tiene que ver con que no se trabaje.

¿De alguna otra partida se podría ajustar en estos tiempos de escasez?
En Educación, no. No podemos gastar menos.

¿Ni siquiera en conciertos?
El problema de los conciertos no sólo es una cuestión de voluntad. Las cosas a veces no se pueden hacer de la manera que uno quiere, porque también hay que respetar el camino que hemos andado. Si se dio en un momento una opción, no parece lógico que se cambie de golpe y porrazo. Eso no significa que, también por razones de eficiencia, si tenemos una red pública que pueda absorber cada vez más alumnado que va a la concertada, deba absorberlo. Yo lo creo. Porque mantener dos redes a medio gas no tiene sentido.

¿A pesar de que el coste escolar de la Concertada es más bajo que el de la Pública?
Habría que estudiar caso a caso. Yo tengo algún caso de centro concertado que es más caro que el público. Depende de cada caso. Pero es que hablar de Educación y reducirlo a números no tiene mucho sentido. Debería ser en todo caso como en la sanidad. En sanidad hay un modelo público y el que lo desee se paga un modelo privado, si es lo que desea.

Pero en la Constitución no está estipulada la libertad sanitaria, pero sí la libertad de Educación.
El currículum es común. Por lo tanto, esa idea de libertad…

Pero sí que hay un proyecto educativo diferente.
Cada centro tiene un proyecto educativo diferente. Los centros públicos no tienen el mismo proyecto educativo, lo conforman en función del contexto social, cultural, de los objetivos que se marcan… y en ellos participa la comunidad educativa, donde están presentes las familias también a través del Consejo Escolar.

¿Sería deseable, aunque quizá coyunturalmente no se pueda, un modelo único?
Yo creo personalmente mucho en la escuela pública y mi carrera profesional se ha desarrollado allí. Estoy convencida de que el objetivo de la escuela pública es llegar a todo el mundo. ¿Significa esto que quiero eliminar los conciertos? No, acabo de renovarlos.

Entonces, ¿el que quiera enseñanza con un determinado ideario, la tiene que pagar?
Sí, porque el ideario religioso ya no entra dentro de las competencias que define Europa para una Educación de calidad. Lo siento mucho, no entra. Y además creo que hay otros lugares para aprender religión, y de hecho me parece muy bien.

Pero no hablo sólo de enseñanza religiosa sino de un diferente proyecto educativo…
Yo creo que se puede encontrar en otros ámbitos.

En su momento escuché a la portavoz del PSOE Cándida Martínez que la Concertada es coyuntural, que es una situación histórica que se ha heredado, pero que creía que debía ir desapareciendo. ¿Comparte esta idea?
Es que nace así, forma parte de la historia de la Educación en España. En la transición nos encontramos con que no tenemos una red pública. Y entonces se decide tirar, y permítame la expresión, de lo que había, que eran los colegios religiosos, que se acaban convirtiendo en concertados, principalmente. Esto forma parte de nuestra historia. En realidad fue una solución coyuntural para un momento determinado, que ha pervivido durante estos años.

¿Entonces es usted partidaria de que la iniciativa privada sea subsidiaria?
Yo creo que la Educación, como es un objetivo social común, tiene que ser uno de los grandes temas del Estado. La Educación de los niños y de las niñas es responsabilidad del Estado, y tiene que articular una Educación de la máxima calidad posible.

¿Cómo cree que entenderían las familias que llevan a sus hijos a colegios privados que ahora tienen que ir a uno público ?
Hay enseñanza concertada. Acabamos de renovar los conciertos. Lo otro son hipótesis que asustan a las familias y las manipulan. Yo creo que de lo que hay que hablar es de la realidad. En Asturias tenemos una red pública muy fuerte, el 83% de la Educación en Asturias se da en la red pública y un 17% aproximadamente en la red concertada.

¿Le gustaría que fuese 100% pública?
Es que yo creo que el trabajo de ser consejera no consiste en lo que a mí me gustaría. Creo que no hay que confundir lo que a mí me gusta como persona, mi ideología privada, con lo que represento como consejera, en representación de un partido determinado y en una comunidad autónoma concreta. No es que yo tenga que renunciar a mis ideas, pero ahora que se habla tanto de democracia y de participación, no es solo mi pensamiento ni mi ideología la que manda.

Los temas ideológicos acaparan los debates de la Lomce, pero no es lo importante de la ley. ¿Está de acuerdo por ejemplo con las evaluaciones?
No, no estoy de acuerdo con las reválidas, de ninguna manera. Creo que son innecesarias, que no miden realmente lo que hoy sabemos que es aprender. Creo que además desautorizan al profesorado. No soy yo solo, es un equipo docente trabajando con unas criaturas. ¿Cómo puede ser que en un examen externo de un día o dos sean capaces de evaluar lo que yo en teoría no he sido capaz de evaluar en un curso? Me parece gravísimo. Creo que desvirtúa lo que hay que enseñar y aprender, puesto que tendremos que preparar ese examen, y quien diga que no va a preparar el examen, miente. Porque con eso además vamos a hacer un ranking y nadie va a querer que su centro quede mal. Yo creo que la evaluación se debe de hacer para algo, para aprender, para progresar. Esto no es nada más que una mera sanción que hace recaer toda la responsabilidad en un alumno, y con efectos además sobre la capacidad y profesionalidad del profesorado. Y también con efectos sobre los centros. A mí me parece una aberración.

¿Entonces suprimiría las cuatro evaluaciones?
Suprimiría las cuatro. Eso no supone que haya que dejar de evaluar a los centros y lo que ocurre en los centros. Yo lo que critico no es la evaluación del proceso educativo. Creo que la evaluación de diagnóstico se acerca más a un planteamiento realmente pedagógico, ligado además a planes de mejora. La primera diferencia con la evaluación de diagnóstico es que no va ligada al resultado individual de un alumno, sino que va ligada a un plan de mejora. El planteamiento es ya educativo. La evaluación no es un castigo ni un premio, es intentar objetivar el trabajo que hemos realizado, y es un indicador más para establecer una mejora educativa.

No veo mucha diferencia entre unas y otras.
Sí, porque las de diagnóstico no condicionan la titulación de los alumnos. No está ligada a las ayudas. Cuando se dice en la ley que recibirán más dinero aquellos centros que mejores resultados tengan, no podemos obviar que los propios resultados están ligados a factores externos al propio centro. Y la Educación debería servir para salvaguardar las diferencias de partida. Debería ser una escuela de oportunidades, en donde todo aquellos que nos hace de-siguales quede neutralizado y nos abra las mismas puertas. Claro que tiene que haber esfuerzo y mérito, pero no se puede decir que quien pertenece a una familia con medios tiene las mismas oportunidades que una sin ellos.

Entonces, ¿no publicaría estos resultados, ni siquiera ponderándolos por factores socioeconómicos?
Yo creo que lo que hay que hacer es trabajar con cada centro sobre cómo se han ido cumpliendo los planes de mejora.

¿Las familias no tienen derecho a conocer los resultados?
A lo que tienen derecho las familias es a una Educación de calidad. Que no haya escuelas de primera y de segunda, porque entonces esto es muy fácil. Se dejan las mejores y se cierran las peores.

Pero esto es un poco paternalista. La familia es adulta, siempre se habla de que se le tiene que dar todo hecho y bien hecho.
Porque hay que cambiar el planteamiento de participación de las familias. Uno de los defectos de la Educación española es la poca participación de las familias, y no me refiero a que estén o no en el Consejo Escolar, que ya me parece importante. El sistema le da a las familias un papel pasivo. Tienen que saber qué hacemos, por qué lo hacemos, cómo lo hacemos y tenemos que pactar muchas más cosas con las familias. Así que todo lo contrario: no es paternalista. Lo que pasa es que todo esto hay que ligarlo con que la escuela sea consciente de eso que llamamos la comunidad educativa, donde un papel relevante lo tienen las familias, como verdaderos responsables de los niños y las niñas. Los sistemas que se suelen poner como ejemplo de éxito, como Finlandia o Suecia, tienen como una de las diferencias fundamentales con el sistema español la participación real de las familias.

La Lomce va en sentido contrario, al fortalecer la figura del director.
Por eso se equivoca. Fíjese, es muy interesante que la Lomce –que hace un partido cada vez más extremado a la derecha, y que dice que defiende la libertad de expresión– elimina el poco espacio que tenían las familias en la escuela. Las familias claro que tienen que tener derecho a la Educación, pero interviniendo en la Educación.

Ellos dicen que su derecho lo ejercen con la libertad de elección. Una vez que eliges se supone que delegas la responsabilidad, esa parte al menos.
Pero es que estamos hablando de Educación. Nunca puede haber delegación, supone un trabajo conjunto. Los sistemas más potentes, con mejores resultados, lo hacen, algo tendrá que ver.

Pero normalmente en todas las organizaciones se delega en los profesionales…
No pretendo ni quiero que den mi clase, pero hay una serie de cosas en las que es necesario trabajar conjuntamente.

La Lomce va muy en contra del concepto de comunidad escolar, yo creo que está muy cuestionada.
El ministro de Educación entiende muy poco de Educación. Yo no sé si de sociología entiende porque no soy socióloga, pero de Educación entiende muy poco.

Otro de los pilares de la Lomce es la flexibilidad en Secundaria. Se adelanta un año la FP básica que vienen a sustituir a los PCPI. ¿Qué le parece?
Mal por el planteamiento. Es más flexible la Secundaria actual que a la que vamos, y al final dos asignaturas diferentes van a dar lugar a dos títulos diferentes: uno académico y otro profesionalizante. Es poco serio decir que esto va a dar flexibilidad. Eso es establecer diferencias cualitativas entre un alumnado y otro. ¿Por qué dos asignaturas pueden dar lugar a un título diferente? Que alguien me lo explique. Se va a estudiar prácticamente lo mismo menos dos asignaturas, qué más da.

Lo que me dirá entonces es que se está segregando.
Sí, sí, lo creo plenamente.

¿Y no hay mayor segregación que un 30% de fracaso escolar?
No, porque hay que ver de dónde venimos. Yo defiendo la diversificación de la LOE.

¿Usted mantendría el modelo entonces?
Yo creo que el modelo debe ser flexible, que no es un traje único para todo alumno. Un buen sistema tiene que tener diversidad y diferentes ofertas. Creo que la LOE ya ofrecía eso. Lo único que se está utilizando bien es el lenguaje para enmascararlo. Se habla de flexibilidad y es mucho más rígido. Podría pensarse que detectar las necesidades educativas más temprano sería mejor, pero qué curioso que en los primeros documentos que nos dieron ya se decía que esa diversificación era para los socioeconómicamente desfavorecidos. Claro que tiene un sesgo la Lomce. La diversificación en tercero que podría ser positiva es muy curioso que sea para ir a la FP básica.

Pero la FP básica titula.
Bueno, después de que lo hayamos reivindicado.

El tercer pilar es dar mayor autonomía a los centros, ¿cómo lo valora?
Yo creo que es importante la autonomía de los centros, es importante en el proyecto pedagógico. Y además creo que hay que ligarla a uno de los males de la LOE, que no se resolvió, y en el que la Lomce se encabezona más todavía: la flexibilidad en el currículum. Yo debería tener la capacidad como profesora de poder elegir. Creo en la autonomía pedagógica, funcional y de gestión. Ahora bien, eso no significa que esté de acuerdo en que sea una persona o un director, quien contrata. Si pensamos que los exámenes no miden lo que tienen que medir, que se cambien los exámenes.

¿Exigiría aprobar la parte teórica de las oposiciones para entrar en la bolsa de interinos?
Eso era un régimen de disposición transitoria de la LOE. En este momento hay que superarla, sí.

Seguro que esta mañana han dado clase más de uno y más de dos profesores interinos que no tenían la prueba superada…
Yo creo que han dado clase profesores interinos que cumplieron los requisitos que les exigía la Administración.

¿Considera que esos requisitos deben reconsiderarse y tienen que superar la prueba?
Sí, totalmente.

0
Comentarios