El director deberá superar todos los módulos de un nuevo curso

Ante las nuevas responsabilidades de la función directiva, el Ministerio ha publicado un proyecto de Real Decreto que implanta un sistema de certificación previa de competencias para acceder al puesto. El Ministerio fija en ocho años el periodo de validez tanto de los nuevos cursos de formación como de los cursos de actualización de competencias, que además serán de utilidad en toda España.

Adrián ArcosMiércoles, 12 de marzo de 2014
0

Los directores de los centros públicos, como “representantes de la Administración y responsables del proyecto educativo”, deben tener la “oportunidad de ejercer un mayor liderazgo pedagógico y de gestión”, según recoge la Lomce, en consonancia también con el refuerzo de la autonomía de centros que promueve la nueva ley. Ante las nuevas responsabilidades de la función directiva, el Ministerio ha publicado un proyecto de Real Decreto que implanta un sistema de certificación previa de competencias para acceder al puesto. El objetivo de la formación inicial es “dotar al futuro director de las capacidades necesarias para desempeñar su puesto con eficiencia y eficacia”. El Ministerio fija en ocho años el periodo de validez tanto de los nuevos cursos de formación para directores como los cursos de actualización de competencias, que además serán de utilidad en toda España.

Podrán participar en los cursos todo el profesorado funcionario de los centros públicos que impartan enseñanzas regladas, a excepción de las universitarias. Con una duración mínima de 120 horas (un mínimo de 60 horas si son de actualización), los cursos podrán impartirse a distancia y tendrán una parte teórica y otra práctica. Los participantes tendrán que elaborar un proyecto de dirección para un centro que contemple un análisis de la situación, las áreas de mejora, los objetivos del proyecto, los planes de actuación, su temporalización, los recursos y organización del centro y los indicadores para evaluar los resultados.

Los cursos serán impartidos y supervisados por personal del Cuerpo de Inspectores de Educación, directores de centros, personal docente e investigador universitario, funcionarios del Ministerio de Educación y expertos en temarios específicos, que también evaluarán el proyecto de dirección. Para obtener la certificación acreditativa de haber superado el curso será necesario que los participantes hayan asistido o atendido al menos al 90% de las horas de formación presencial, y que hayan superado la evaluación del proyecto de dirección y de cada uno de los módulos del curso.

Quienes estén en posesión de un Máster o título de postgrado sobre dirección y gestión de centros educativos, podrán solicitar a la Administración la convalidación de los estudios realizados por los módulos de los cursos de formación y de actualización. En todo caso, deberán obtener la calificación de apto en el proyecto de dirección.

El Ministerio recuerda que la Lomce otorga mayor autonomía a los centros a cambio de rendición de cuentas y transparencia de resultados, así que ve “necesario” que el director tenga la capacidad suficiente para identificar las fortalezas y necesidades de su entorno, para así “tomar decisiones sobre cómo mejorar su oferta educativa y sus resultados”. A la vez se potencia su capacidad de gestión para “permitirle liderar los cambios propuestos”.

Competencias
Según el Real Decreto, “el curso de formación sobre el desa-rrollo de la función directiva proporcionará las competencias genéricas y específicas que tengan utilidad práctica en entornos educativos”. Las habilidades genéricas comprenden, entre otras, la capacidad de gestionar información, de analizar, de razonar críticamente, de comunicar de forma oral y escrita, así como de negociar, conciliar y tomar decisiones. También se consideran competencias genéricas aquellas relacionadas con las habilidades que los miembros de un equipo directivo deben dominar para desempeñar su puesto con eficacia y eficiencia, y que incluyen la habilidad para organizar y gestionar un centro, así como la capacidad para definir planes estratégicos de mejora de la calidad educativa. En el despiece de esta página se recogen todas las competencias exigidas en los cursos.

Por otro lado están las competencias específicas, relacionadas con el conjunto de conocimientos teóricos y prácticos necesarios para poder ejercer las funciones propias de los equipos directivos. Dentro de este grupo, el Real Decreto recoge el compromiso profesional, la habilidad de motivar, la capacidad de innovar e incentivar la gestión pedagógica y las habilidades de comunicación. Según el proyecto, “los buenos líderes educativos de-sarrollan una visión estratégica de sus instituciones, actúan como modelos a imitar para el alumnado y el profesorado, y son la clave para crear un entorno eficaz y atractivo que es propicio para el aprendizaje”.

En otros países
En la mayor parte de los países europeos se suele demandar una formación específica inicial relacionada con gestión y administración. Esta formación puede ser previa al de-sempeño del cargo o simultánea. Así, en Inglaterra o en Irlanda del Norte se requiere un curso de cualificación específico (National Proffesional Cualification for Headship), y en Finlandia el Certificado en Administración Educativa.

En España, en la actualidad la asistencia y superación de actividades de formación y perfeccionamiento en dirección, gestión, organización, funcionamiento escolar, así como en convivencia o técnicas de liderazgo es valorada en la práctica totalidad de los procesos selectivos.En algunos casos se valoran también otras actividades relacionadas con aspectos científicos, didácticos y educativos de la especialidad del candidato.

0