Las competencias se alcanzan con una comprensión previa del conocimiento

Acade centra su X Convención en la Lomce, el mercado y las competencias, y destaca la figura del director como elemento indispensable para definir las buenas prácticas que mejoren la enseñanza y el aprendizaje.
Adrián ArcosMartes, 8 de abril de 2014
0

En estos momentos de incertidumbre, la enseñanza privada considera imprescindible conocer la situación real y las perspectivas de futuro del sector. Para ello, Acade eligió la capital andaluza como escenario para su X Convención de Centros Privados, los pasados días 27, 28 y 29 de marzo para los colegios, y los días 28 y 29 de forma específica para los centros de Educación Infantil. La ocasión sirvió para que la patronal presentara el Observatorio de la Enseñanza Privada, a partir del Estudio de Mercado realizado por Eleduca y MAGISTERIO y que recogemos en las dos páginas anteriores.

El Estudio de Mercado sirvió de base para las distintas ponencias y grupos de trabajo que se establecieron en la Convención. Acade pretende que sea el punto de partida de la toma de decisiones estratégicas en todos los ámbitos de cada una de las empresas educativas del sector, de manera que puedan conocer los tipos de demanda, previsiones de natalidad, innovaciones pedagógicas y perspectivas de futuro. El trabajo fue presentado por Gonzalo Sanz-Magallón, profesor del Departamento de Economía de la Universidad San Pablo-CEU, y Cristina Aguirre, profesora del Departamento de Métodos Cuantitativos e Informáticos de la misma universidad, ambos investigadores de Eleduca. El director de MAGISTERIO, José Mª de Moya, fue el encargado de presentar las ponencias.

Pero en la Convención no solo se habló del Estudio de Mercado. También hubo ocasión de analizar las repercusiones de la Lomce en el plano académico y económico en los centros privados, las consecuencias económicas y sociales de la aplicación del nuevo régimen de cotización a la Seguridad Social y la reorganización de los centros privados para implementar una enseñanza por competencias.

Sobre competencias habló Antonio Montero, inspector de Educación de la Junta de Andalucía y columnista de MAGISTERIO. Para Montero, “las competencias se contemplan como conocimiento en la práctica, que se adquiere a través de la participación activa en prácticas sociales que, como tales, se pueden desarrollar tanto en el contexto educativo formal, a través del currículo, como en los contextos educativos no formales e informales”.

Las competencias, por tanto, “se conceptualizan como un ‘saber hacer’ que se aplica a una diversidad de contextos académicos, sociales y profesionales”, explicó Montero. Para que esa transferencia a distintos contextos sea posible resulta indispensable “una comprensión del conocimiento presente en las competencias, y la vinculación de éste con las habilidades prácticas o destrezas que las integran”.

Recursos necesarios
El inspector de Educación subrayó que “la adquisición de las competencias lleva a disponer de recursos que aseguren la capacidad de desenvolverse, social y personalmente, de manera satisfactoria”. De hecho, las competencias aluden a la capacidad de movilizar y manejar dichos recursos –optar por los pertinentes, ponerlos en relación, comprender los requerimientos, ajustarlos a las demandas–.

Montero advirtió de que “la adquisición de competencias por el alumnado requiere un liderazgo compartido”. En su opinión, “si no se cuenta con un director eficiente, los centros tienen pocas probabilidades de poseer una cultura con altas expectativas de esforzarse en la mejora continua”.

De hecho, aseguró que “las escuelas devienen vulnerables cuando un buen director pierde eficiencia con el paso del tiempo, o cuando un director influyente abandona el establecimiento sin haber llegado a desarrollar un equipo de liderazgo seguro y eficiente”. Por eso recomendó que “las responsabilidades del liderazgo escolar se definan mediante la comprensión de las prácticas que tienen más probabilidad de mejorar la enseñanza y el aprendizaje”.

0