“La tecnología enseña el contenido; el profesor es un entrenador”

Marc Prensky, el gurú que acuñó el término de “nativos digitales” y avanzó muchas de las tendencias tecnológicas vigentes hoy en Educación.
Paloma Díaz SoteroMiércoles, 12 de noviembre de 2014
0

Marc Prensky. (Foto: Jorge Zorrilla)

Marc Prensky siempre está pensando en lo siguiente; tanto es así que responde por anticipado a las preguntas previstas. Es el orador total, que expone sus ideas abriendo y cerrando el círculo. Su discurso innovador y su retórica, rápida y envolvente, fluyen con la convicción de ser alguien que quiere ser escuchado. Da conferencias por todo el mundo divulgando su diagnóstico y su tratamiento en Educación. Lleva años siendo gurú de la enseñanza tecnologizada. Fue él quien acuñó, hace 14, el término de “nativos digitales”. Ahora, su preocupación está en que la sociedad haga más partícipes a los niños y a sus extraordinarias capacidades.

Su página web le presenta como un visionario…
Un visionario práctico.

Sí. Y dice que sus ideas van por varios años por delante del resto del mundo…
Recuerde que eso lo he escrito yo (risas)…

¿Está usted siempre prensando en qué es lo próximo?
Sí. No sé por qué estoy siempre pensando en qué ocurrirá dentro de 5 o 10 años. Cuando nadie pensaba en los videojuegos aplicados a la Educación, yo pensaba en ello; cuando nadie pensaba en el concepto de nativos digitales, yo pensaba en ello; cuando nadie pensaba en el uso de teléfonos móviles en el aprendizaje, yo pensaba en ello…

¿Y en qué piensa ahora?
Ahora nadie piensa en el cambio fundamental en la Educación, y yo pienso en eso.

¿A qué cambio fundamental se refiere?
Se piensa en el aprendizaje como el objetivo principal de la Educación. Aprendemos Matemáticas, Lengua, Ciencias, Historia… El mundo entero aprende eso. Pero el objetivo de la Educación no es ése. El objetivo de la Educación es llegar a ser buena persona, una persona capaz, una persona que mejore el mundo. Se educa a los niños, no para que aprendan cosas, sino para llegar a ser. El aprendizaje es sólo el medio para llegar a ser. Los niños necesitan aprender a saber cómo se piensa de manera efectiva, cómo se actúa de manera efectiva, cómo relacionarse de manera efectiva. Ése es el camino. La Educación no debe basarse en que los niños estén sentados en una clase aprendiendo cosas, sino en niños haciendo proyectos del mundo real, resolviendo problemas del mundo real. Si tu ciudad tiene un problema de tráfico, los niños deben implicarse en cómo resolverlo; si hay un problema de abastecimiento de agua en África, los niños deben pensar en cómo resolverlo. Actualmente se dice: “Preparémosles para hacer esas cosas mañana”. Pero los niños tienen herramientas ahora. Son gente mucho más poderosa de lo que creemos y pueden hacer que el mundo real funcione. No hablamos de trabajo físico, por supuesto. Se trata de trabajo intelectual.

Entonces, ¿qué opina de PISA y de que sea la biblia educativa internacional?
Las competencias son importantes, pero creo que PISA está en el camino equivocado. La Educación no debe hacer competir a los países. La Educación es algo que le debemos a todos nuestros niños. Por un lado eso. Por otro, lo que PISA está evaluando es Matemáticas, Lengua, etc… Saber escribir es importante, por supuesto, pero PISA no está evaluando todas las habilidades de pensamiento, como, por ejemplo, saber resolver problemas en grupo.

En España hemos tenido muchas leyes educativas; la última, precisamente, justificada por el fracado en PISA… Temo que, cuando sus ideas de hoy se hagan realidad, tengamos otra reforma…
Ése es uno de los aspectos más duros del trabajo de los docentes: hacer lo que los ministros deciden que se haga. Y de lo que están pendientes los ministros es de los rankings. ¡Pero si hacen eso, no están preparando a los chicos para el futuro! No van a tener las habilidades que necesitan.

¿Cuál es el punto en el que el profesor puede conectar con los alumnos?
La tecnología puede hacer muchas cosas; puede enseñar todos los contenidos. Pero la tecnología no puede hacer lo siguiente: no promueve el respeto, la empatía, la motivación… ni alienta la pasión. Ése es el trabajo del profesor. Es necesario que los profesores sean como los entrenadores en los deportes. Deben ser las personas que promuevan el respeto, empaticen y motiven. Y lo mejor que pueden hacer los profesores es acelerarnos; tomar nuestra pasión, aquello que nos gusta, y acelerarla: intenta esto, intenta lo otro, y esto y lo otro… Ése es el trabajo del profesor y por eso necesitamos profesores. Las máquinas no hacen eso.

Entre los consejos que usted da a los docentes, da mucha importancia al uso del vídeo en las clases, ¿cómo sustitución del texto escrito?
A veces… Como recurso adicional también… El vídeo es el nuevo texto. Los jóvenes aprenden muchas cosas viendo vídeos; y cuando saben algo, lo enseñan a otros haciendo sus propios vídeos. Así que, tal vez, lo mejor que se puede hacer es decirles: “Háblalo primero, grábalo en vídeo; luego, escríbelo”… Los niños suelen ser mejores hablando que escribiendo, y las ideas vienen con más fácilidad cuando hablas que ante un papel en blanco. ¡Tenemos una buena herramienta! Hoy en día puedes retransmitir tu voz, tu expresión, a todo el mundo a través de YouTube, y tener un feedback instantáneo. ¿Por qué no poner a la gente frente a una cámara y dejarles que digan lo que necesitan decir? Y, después, si quieren, que lo escriban. Creo que siempre va a ser necesaria la escritura, pero el proceso será diferente a cómo lo conocemos: no será pensar para escribir; será pensar, hablar, grabar y, entonces, escribir.

Escribir con corrección…
No se le va a dar la misma importancia. Mire, mucha gente me escribe y veo errores, ¿y qué? Sé lo que quieren decir… Creo que eso sólo preocupará a los perfeccionistas del viejo estilo. Lo de ser puntilloso con la escritura, con la gramática, es cosa del pasado, del siglo XX.

0