“Si una escuela con malos resultados cierra, los niños irán a otra mejor”

Analizamos con Simon Burgess, profesor de la Universidad de Bristol y de la London School of Economics, el sistema británico de rendición de cuentas, sus pruebas nacionales y la publicación de resultados.
Paloma Díaz SoteroMartes, 3 de marzo de 2015
0

Simon Burgess conoce personalmente a nuestro ministro y a nuestra secretaria de Estado. La última vez que se encontró con ellos fue el pasado verano, en una conferencia en Santander. El mes pasado estuvo en Madrid, invitado por la Fundación Ramón Areces, para tomar parte en unas lecciones magistrales sobre ‘Escuelas, universidades y funcionamiento económico’ junto a otros economistas y profesores de la London School of Economics. En su clase sobre el sistema de accountability (rendición de cuentas) inglés y las league tables (tablas de resultados) dio un argumento sin mácula: “Les damos a las escuelas dos cosas de extraordinaria importancia: nuestros niños y sus posibilidades, y mucho dinero público. Deben rendir cuentas”. Y hacerlo ante tres instancias: los padres, las autoridades locales y los pagadores de impuestos, es decir, todos los ciudadanos.

Según ha dicho en su clase magistral, cada mes de noviembre los ingleses esperan con expectación los resultados de las evaluaciones nacionales. ¿Qué información facilita el Gobierno? ¿Entra en detalles de excelencia y bajo rendimiento?
Si ve las tablas publicadas en internet, puede ver la actuación media de cada centro en Matemáticas y Lengua, datos sobre la progresión del alumnado, datos sobre el porcentaje con bajo rendimiento, medio y alto. No hay sólo una nota o una cifra; hay muchas.

¿Es demasiada información? ¿O debería haber más?
No debería haber más. De hecho, hay muchísima información y para algunos es difícil indagar en ella. De todos modos, creo que con la reforma del Gobierno, en un año o dos se harán públicos menos datos, aunque aseguran que se mejorará dicho sistema.

¿De qué se examina a los estudiantes?
A los 11, de Matemáticas, Lengua y Ciencias. A los 16, de numerosas materias que tienen: Matemáticas, Lengua, Ciencias, Historia, Geografía, Lengua extranjera… nP. ¿Y los exámenes son estilo PISA? nR. No, no se parecen en nada. Los test de la OCDE inciden en la resolución de problemas y los exámenes del Gobierno británico están más basados en los conocimientos del currículum, en datos como cuál es la capital de Francia.

¿Y hay algún debate en su país respecto a la calidad de esas pruebas, o de si contribuyen a mejorar la calidad de la enseñanza? Porque la OCDE y la UE dicen que lo importante son las competencias…
Sí. Hay un debate masivo y continuo sobre cómo deberían ser los tests nacionales. Pero estoy convencido de que no vamos a ser de esos países que replican las pruebas PISA.

Como va a hacer España, por ejemplo…
Sí, España, Polonia… Hay unos cuantos… No soy experto como para saber si es bueno o malo hacerlo. Pero supongo que, mirando hacia delante, parece que las competencias serán muy importantes, y los conocimientos y los datos pueden serlo menos porque los puedes buscar en la red. El reciente énfasis en cambiar este examen en Reino Unido no está dando los frutos que yo desearía, en el sentido de que vamos a volver a estar muy centrados en un examen único a final de curso. En estos exámenes se prueba la habilidad de los alumnos para recordar cosas y para escribir rápidamente. No tengo claro que debamos centrar la enseñanza en cosas así.

En España, la nueva ley educativa del Gobierno ha introducido, por primera vez, la rendición de cuentas a través de evaluaciones nacionales y su publicación, aunque aún no ha dejado claro cómo van a hacerlo, dado el temor que hay a que perjudique a los centros con peores resultados. ¿Qué debemos aprender del sistema británico y que rechazar?
Creo que es evidente que rendir cuentas (accountability) es bueno. Es particularmente beneficioso para los colegios de zonas pobres y para los que tienen mayor presencia de alumnos de bajo rendimiento. Será un elemento de mejora.

¿Y cómo no equivocarnos?
Si quieren tener un sistema de rendición de cuentas basado en exámenes –que es una buena decisión–, hay que asegurarse de que los exámenes son correctos en todos sus detalles porque eso es lo que va a importar realmente a los alumnos y a los centros; y no hay que preocuparse de la comparación de resultados entre escuelas porque eso no le importa a la gente.

¿Ha cerrado alguna escuela en su país por sus malos resultados año tras año?
Sí, claro…

¿Muchas?
Más de una cada año.

¡Más de una al año!
Sí, pero tenemos 24.000.

Entonces la posibilidad existe…
Sí, por supuesto. Seguro.

Lo digo porque aquí las administraciones que promueven la publicación de resultados siempre niegan que ello vaya a provocar cierre de colegios.
Pero eso no significa que los niños vayan a quedarse sin Educación. Al contrario, irán a mejores escuelas.

¿Y qué ocurre con esos profesores?
Pueden dedicarse a otro trabajo… O puede que la escuela vuelva a abrir; quizá el director y algunos profesores serán reemplazados, pero no todos… Hay que tener en cuenta que no cierra la mitad de los colegios por tener malos resultados, sino los que lo hacen realmente muy mal año tras año, durante mucho tiempo; y eso es responsabilidad del director y de los profesores. Debemos recordar que tenemos escuelas para la Educación de los niños, no para los profesores. Que un pequeño número de escuelas cierre cada año no me parece mucho, la verdad.

¿El Gobierno británico concede más recursos económicos a los colegios con malos resultados?
El Gobierno da mucho más dinero a los colegios de zonas pobres o con mayoría de niños pobres, que a los colegios en entornos ricos. Pero no da más recursos en función de los resultados.

¿Qué opina de los incentivos económicos al profesorado en función del resultado?
Ése es un tema de actualidad en Reino Unido porque ahora está empezando a ponerse en marcha un sistema de pago por resultados. No estoy en contra de dicho sistema en sí mismo, pero creo que el diseño es muy importante y que un mal diseño puede tener efectos realmente malos.

0