Los colleges británicos: financiación estatal con alto grado de autonomía

MAGISTERIO y el British Council celebraron el pasado día 20 un seminario sobre la FP británica en colaboración con la Fundación Rafael del Pino. Durante la jornada, se explicaron detalladamente los colleges y los apprenticeships y la función de la empresa en la FP, y se analizaron las diferencias entre la FP británica y la española.
Adrián ArcosViernes, 22 de mayo de 2015
0

Garantizar que se ofrezcan oportunidades de empleo de calidad para los jóvenes, de forma que puedan desarrollar su pleno potencial en mercado laboral. Este es el objetivo que toda FP debería tener, y ese es el objetivo de la FP británica. Así lo aseguró Tracy Ferrier, Head Skills del British Council, durante el semanario sobre FP británica celebrado el pasado día 20 por Grupo Siena y el British Council, en colaboración con la Fundación Rafael del Pino, y que fue inaugurado por el embajador del Reino Unido en España, Simon Manley.

Tracy Ferrier enumeró las características que un centro de FP debe reunir para impartir formación de alta calidad: “Crear unos vínculos fuertes con los empleadores y con la industria, reforzar el liderazgo, idear unas prácticas que conduzcan al éxito del alumno, que el centro disponga de unas infraestructuras modernas, las actualización permanente de los estudios y el apoyo a los estudiantes”.
La representante del British Council se detuvo en la importancia de los colleges en el Reino Unido. “Son centros de Educación Superior que tienen un estatus legal muy importante para nuestro sistema educativo, disponen de mucha autonomía y de un cuerpo directivo que gestiona el funcionamiento y garantiza la calidad del centro”. Según Ferrier, “los colleges, aunque la mayor parte de su financiación es pública, tienen unas características especiales que incluyen la capacidad de generar y gestionar sus propios recursos, comprar y arrendar terrenos o infraestructuras y gestionar sus propias relaciones con el profesorado y con los empleadores”.

De hecho, en el primer coloquio de la jornada, dedicado a los colleges, Lowel Williams, director del Dudley College, aseguró que “el 75% de fondos que recibe, vienen del Estado”, aunque le gustaría que “se redujera al 50 o 60%”. Sobre la contratación de personal, Williams explicó que “en nuestro college elegimos a personas que mejor encajan con la ética y el espíritu con el que gestionamos el Dudley College, de forma que reúnen una competencia técnica, pero también los elegimos por su manera de comportarse”. Por parte de España, intervino Carmen Santamaría, directora del CIFP “Raúl Vázquez” de Madrid, que echó de menos esa capacidad para formar equipos que tienen los colleges: “Como directores, no podemos elegir a funcionarios e interinos, que nos vienen impuestos por los méritos y por las listas”. Sí que pueden elegir a “profesores especialistas, que aportan su experiencia en la empresa en la formación de nuestros alumnos”.

Diferencias en las titulaciones
También participó Jon Simpson, director ejecutivo del Rockschool, una organización que se ocupa de elaborar titulaciones propias: “Lo que hacemos es otorgar titulaciones prácticas relacionadas con música y artes creativas y escénicas contemporáneas”. Esto precisamente ocasiona otra diferencia respecto a nuestro país. La subdirectora general de Orientación y FP del Ministerio, Soledad Iglesias, recordó que “en España, las titulaciones oficiales son reguladas por el Estado que tiene competencia de títulos, y también con el complemento curricular de las comunidades autónomas”.

El último coloquio estuvo dedicado a los apprenticeships y la función de la empresa en la FP. Intervino Beatriz Zafra, directora de Formación del Consejo Superior de Cámaras de Comercio de España, que destacó el papel de las Cámaras para “aportar solidez al sistema de FP dual y como intermediarias necesarias entre las necesidades de las empresas y los centros de formación, además de la formación de los profesores tutores”. También participó Ana Cavilla, directora de Políticas de la Federation for Industry Sector Skills and Standards (Fisss), un organismo que se encarga de emitir certificado a todos los aprendices que culminan su formación en el Reino Unido. Su objetivo es “colaborar con el Gobierno para abordar de forma sectorial las titulaciones, y pasar de una dinámica basada en oferta a uno basado en demanda involucrando para ello a los empresarios”, según explicó Cavilla.

También intervino Adrian Barrett, responsable de Amey, una filial de la empresa española Ferrovial en el Reino Unido. Su papel consiste en “dirigir el equipo denominado “Talento Emergente”, actualmente formado por más de 500 aprendices y queremos contratar a más de 200 más”, manifestó Barrett. Por parte del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España, asistió Jesús Barroso, subdirector general de Políticas Activas de Empleo, FP para el empleo en el ámbito laboral. “Nosotros somos los encargados de impartir Formación Profesional tanto para las necesidades de empresas como para formar a ocupados que quieran cambiar de puesto de trabajo o a desempleados”.

La jornada fue clausurada por el director general de FP del Ministerio de Educación, Ángel de Miguel. Además, por la tarde, se llevó a cabo una jornada de intercambio en el IES “Virgen de la Paloma” de Madrid, en la que se pusieron en común los programas duales entre centros españoles y británicos interesados en explorar posibles vías de colaboración.

0