El MECD presenta los borradores de las evaluaciones finales

El Ministerio ha enviado a las comunidades autónomas los borradores de orden ministerial con las características, el diseño y el contenido de las pruebas de las evaluaciones finales de ESO y de Bachillerato y el Real Decreto que las regula. Estos borradores serán analizados el 13 de mayo en la Conferencia Sectorial.
Diego FranceschMartes, 10 de mayo de 2016
0

Según estos borradores, la evaluación final de ESO tendrá por objeto “verificar el logro de los objetivos de la etapa y el grado de adquisición de las competencias correspondientes a una de las opciones de la Secundaria” de todas las materias generales cursadas en el bloque de troncales, salvo Biología y Geología y Física y Química. En el caso de estas últimas, el alumno será evaluado si el alumno las escoge entre las materias de opción.

Además, se evaluará a los alumnos de dos materias de opción cursadas en el bloque de troncales, en cuarto curso, así como de una materia del bloque de asignaturas específicas cursada en cualquiera de los cursos, que no sea Educación Física, Religión, o Valores Éticos, a elección del alumnado.

Evaluación de Bachillerato
Por su parte, la evaluación final de Bachillerato tendrá por objeto “verificar el logro de los objetivos de la etapa y el grado de adquisición de las competencias correspondientes a una de las modalidades del Bachillerato”, en todas las materias generales cursadas en ambos cursos en el bloque de troncales. En el supuesto de materias que impliquen continuidad, se tendrá en cuenta solo la materia cursada en segundo curso.

También se les evaluará de dos materias de opción cursadas en el bloque de troncales, en cualquiera de los cursos. “Las materias que impliquen continuidad entre los cursos primero y segundo solo computarán como una; en este supuesto se tendrá en cuenta solo la materia cursada en segundo curso”, dice la orden ministerial.

Por último, se evaluará a los alumnos de una materia del bloque de asignaturas específicas cursada en cualquiera de los cursos que no sea Educación Física ni Religión, a elección del alumnado.

Respecto a la duración de las pruebas, serán de un máximo de cuatro días o de cinco en el caso de comunidades con lengua cooficial. Cada prueba de ESO tendrá una duración de 60 minutos, con un descanso mínimo de 15 minutos entre sesión y sesión. La de Bachillerato durará 90 minutos, con un descanso mínimo de 20 minutos entre sesión y sesión.

Por lo que se refiere a su longitud, cada prueba constará de varias unidades de evaluación y, cada una de ellas, de varias preguntas basadas en el estímulo propuesto. Las unidades de evaluación estarán contextualizadas en entornos próximos a la vida del alumnado, por ejemplo, situaciones personales, familiares, escolares y sociales; además de entornos científicos y humanísticos.

Cada prueba comprenderá un número máximo de 15 preguntas o ítems. Las preguntas serán abiertas y semiabiertas y requerirán del alumnado “capacidad de pensamiento crítico, reflexión y madurez, especialmente en la evaluación final de Bachillerato”. Además de estos tipos de preguntas, se podrán utilizar también preguntas de opción múltiple. En cada prueba, el porcentaje de preguntas abiertas y semiabiertas será de un 50%, como mínimo.

Las pruebas podrán realizarse en soporte papel, en formato digital o en ambos y “deberán resultar atractivas y motivadoras, cuidando las imágenes, tablas y gráficos empleados y otras características formales”.

Calificación e informe
Cada administración educativa trasladará a cada alumno y a cada centro la calificación numérica obtenida,que será la media aritmética de todas las materias, de 0 a 10 puntos con dos decimales, redondeada a la centésima más próxima.

Las Administraciones educativas elaborarán un informe de los resultados promedio de cada centro. Este informe tendrá como destinataria la comunidad educativa de cada uno de los centros, que recibirá los resultados contextualizados en relación con el Índice Socioeconómico y Cultural (ISEC) para permitir la comparabilidad de centros y el anonimato.

Cuestionarios de contexto
El borrador de orden ministerial señala que la información sobre las condiciones socioeconómicas y culturales de contexto de los centros se obtendrá mediante la aplicación de diferentes cuestionarios que se aplicarán junto con las pruebas y que podrán ser de cuatro tipos: para el alumno, las familias, los profesores y para la dirección del centro. Los cuestionarios de contexto serán anónimos.

“Los resultados de las evaluaciones –dice el borrador– serán puestos en conocimiento de la comunidad educativa del propio centro, sin que puedan utilizarse en ningún caso para la elaboración de clasificaciones de centros docentes, mediante indicadores comunes, sin identificación de datos de carácter personal y previa consideración de los factores socioeconómicos y socioculturales del contexto”.

En el caso de los centros privados, las fechas, horario y procedimiento de aplicación de las pruebas serán “las mismas que para los centros públicos”, dice la orden.

0