El Ministerio y la CRUE acuerdan un único sistema de acceso a la universidad

La nueva prueba final de Bachillerato, que comenzará a aplicarse a partir del próximo curso 2016-17, en lugar de la selectividad, tendrá un formato similar a ésta y no incluirá preguntas test como estaba previsto en un primer borrador, con la que también se podrán alcanzar 14 puntos. Así lo anunciaron el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, y el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades (CRUE), Segundo Píriz.
RedacciónMiércoles, 4 de mayo de 2016
0

Notice: Undefined index: sizes in /var/www/vhost/magisnet.com/home/html/wp-content/themes/magisnet/functions.php on line 3120

Méndez de Vigo explicó que será el Ministerio quien determinará el marco legal, diseño y contenido de la prueba, que versará sobre asignaturas troncales –cinco materias–, dos opcionales y una específica, a elección estas tres últimas de los estudiantes. Las comunidades autónomas desarrollarán los exámenes, preguntas o fechas.

El 60% de la nota de los dos cursos de Bachillerato se sumará al 40% del resultado de esta nueva prueba que fija la Lomce.

Píriz comentó que la CRUE está en la línea de que las universidades no hagan a su vez otra prueba de acceso, como permite la Lomce, aunque celebrarán una asamblea este mes en Córdoba para abordar este tema. No obstante, Píriz ha reconocido que una de las cosas que más preocupaban a los rectores era no romper el distrito único universitario (que valgan las mismas notas para todas las universidades) y favorecer a todos los estudiantes, porque cree que “no tenía sentido que un alumno tuviera que hacer exámenes en distintas universidades para después elegir en cuál entrar”. Ello conllevaría una “cierta segregación, porque no todos los estudiantes pueden desplazarse a varios lugares para hacer varias pruebas”, según Píriz.

El hecho de que la prueba que haga un alumno en su ciudad y la nota que saque le sirvan para desplazarse por todo el sistema universitario es “una buena noticia”, añadió el también rector de la Universidad de Extremadura.

El ministro anunció a su vez que el 13 de mayo se reunirá la Conferencia Sectorial para tratar este tema con las autonomías, y que el acuerdo será la base de un real decreto que regulará la prueba a partir del próximo año.

Méndez de Vigo habló de “seguridad y marco homogéneo” en cuanto a esta prueba que deberán realizar el próximo curso los cerca de 400.000 alumnos que terminen 2º de Bachillerato.

La Lomce fija que la prueba del curso 2016-17 valdrá para acceder a la universidad pero no tendrá efectos para conseguir el título de Bachiller, como sí ocurrirá en los cursos siguientes.
“Las universidades queremos simplificar al máximo, ponérselo fácil al alumno porque ya han vivido tiempos de incertidumbre”, comentó, por su parte, Ángela Barrios, secretaria ejecutiva de la CRUE.

Barrios indicó a la prensa que con el acuerdo anunciado “se ha intentado encajar la PAU dentro de la legalidad”. Además, explicó que el Ministerio y la CRUE llevan más de dos años tratando este tema y que, a raíz de que los rectores pidieran una demora de la nueva prueba final de Bachillerato, que se les denegó porque venía establecido en la Lomce, que es una ley orgánica, se avanzó más en el acuerdo.

El real decreto de la nueva prueba también regulará el acceso desde la FP y resolverá situaciones transitorias.

0