fbpx

“Más del 35% del profesorado supera en la actualidad los 50 años”

El presidente de ANPE, Nicolás Fernández Guisado, propone hacer una oferta de empleo generosa, ya que estima que se necesitarán entre 150.000 y 200.000 nuevos profesores en los próximos diez años como consecuencia de la jubilación progresiva de los actuales.
Adrián ArcosMartes, 4 de October de 2016
0

No se muestra a favor de la Lomce, pero cree que se necesita una norma alternativa antes de derogarla. El presidente de ANPE, Nicolás Fernández Guisado, apuesta por un pacto que siente las bases fundamentales del sistema educativo, incluso en aquellos aspectos más controvertidos como hacer compatible equidad y calidad o el peso de la Pública y la Concertada.

Hace pocos días que se reunió con el ministro, ¿qué temas trataron?
Constatamos que, ante la situación actual de incertidumbre política, cualquier acuerdo está dificultado por la imposibilidad de trasladarlo a la legislación. Lo cual no puede ser un obstáculo para tratar de consensuar medidas que se puedan llevar adelante cuando la situación política se desbloquee. Le trasladé, además, que siempre hay que contar con el profesorado para temas que tienen que ver con la gestión de la Educación, porque es quien puede dar una visión real de la situación del sistema educativo.

En esa reunión, ¿se vieron las posibilidades de alcanzar un pacto?
Después de reconocer la necesidad del pacto, proclamamos también nuestro escepticismo, porque lo hemos comprobado a lo largo de los años. Siempre ha sido difícil porque la Educación en España ha estado muy ideologizada, y siempre se han confrontado modelos (equidad-calidad, Pública-Privada…). La superación de esos criterios solo es posible desde el artículo 27 de la Constitución, con la doctrina que después ha hecho de esa interpretación el Tribunal Constitucional, que para nosotros consolida el cuerpo de lo que debe ser el pacto.

¿Qué cuestiones básicas debe contener el pacto?
Aparte de definir el modelo y estructura del sistema educativo, tenemos que discutir sobre la vertebración y cohesión. Porque hemos asistido a ejemplos recientes que son absolutamente perversos, como la aplicación de la prueba de 6º de Primaria. Con algo tan sencillo como que los alumnos puedan tener una evaluación externa sin efectos académicos, hemos visto cómo muchas comunidades han desobedecido esa decisión. ¿Qué va a pasar entonces cuando hablemos de modelo, estructura, financiación..?

Eso se ha producido quizá porque es una medida específica de la Lomce.
La Lomce fue una ley que nació sin consenso en un escenario de recortes muy complicado, pero es una reforma muy parcial del sistema educativo, no toca el modelo ni la estructura. Hay que tener en cuenta que la Lomce son dos tercios de la LOE. Lo que pasa es que aquí ha primado más la guerra ideológica que las cuestiones de fondo, por supuesto por la torpeza de no querer consensuar ninguna de las medidas de la ley. Porque podríamos haber pactado las evaluaciones, el título de la ESO para que sea polivalente, la FP Básica y todo lo que al final se ha demostrado que crea conflictos. Pero el problema de las evaluaciones no es la Lomce ni la LOE, sino el respeto a la legalidad vigente.

¿Habría que derogar la Lomce?
Yo no estoy a favor de la Lomce, pero no se puede derogar una ley si antes no se tiene una norma alternativa que la sustituya, porque ya están implantados en su totalidad los diseños curriculares, los alumnos ya llevan itinerarios formativos, estándares de evaluación, competencias… ¿Cómo se cambia eso sin originar un grave perjuicio al alumnado y al profesorado?

¿Cuál es el camino que debe seguirse?
El camino es el pacto, que tiene que sentar las bases de una serie de cuestiones fundamentales. No hace falta que sea un tratado de Educación, sino que una serie de puntos se consensúen y sobre eso se asiente cualquier tipo de reforma.

¿Y cuáles son los cambios que defiende ANPE?
En ANPE nos gustaría cambiar el modelo y la estructura, con un Bachillerato de tres años y una ESO mucho más flexible con un currículo más sencillo y un título que faculte para todos. Nosotros somos defensores de la evaluación y no tenemos inconveniente en que se hagan pruebas externas, pero sin efectos académicos en enseñanzas obligatorias.

¿Y aquellos aspectos más controvertidos como la Religión o la Concertada?
No puede ser que nos pongamos de acuerdo en cuestiones que no son muy controvertidas –como la necesidad del inglés o las competencias digitales– y no en cuestiones sustantivas como hacer compatible equidad y calidad, el peso de la Pública y la Concertada, el control de los fondos públicos, conciliar la programación general de la enseñanza con la libertad… Si no se debaten todas esas cuestiones y se llega a un acuerdo, más vale quedarnos sin nada, y sin nada es el artículo 27 de la Constitución.

¿Cómo debería de tratarse al profesorado en el pacto?
El profesorado debe ser el pilar fundamental del pacto, decidir qué tipo de profesores queremos, cómo los seleccionamos, cómo los formamos, qué carrera profesional les vamos a dar… y enmarcarlo todo dentro del Estatuto docente.

¿Qué le pareció el Libro Blanco de la Profesión Docente?
No fue nada más que un elemento distractor. En un momento en que no había capacidad de traducir ese debate al Parlamento, el Ministerio decidió encargárselo a un experto. Fue un borrador como tantos otros borradores que los sindicatos tenemos. No hay mejor acuerdo hasta ahora que el del año 2007, en el que los sindicatos y el Ministerio de entonces consensuamos lo que debían de ser las bases de un Estatuto. Además el debate sobre el Libro Blanco se distorsionó porque se llevó a la calle en vez de hacerlo con los representantes del profesorado.

¿Cuál es la situación actual del profesorado después de todos estos años de recortes?
Los recortes se introdujeron con dos decretos en el año 2012 que afectaron a la calidad de la enseñanza en el momento en que se quitaron programas de refuerzo y compensatoria, aumentaron las ratios y el horario lectivo. De eso hemos recuperado poco. En la ley de Presupuestos Generales del Estado del año pasado, el ministro liberó el tema de las ratios y se han podido ir adecuando, pero en las condiciones de horarios lectivos todos los decretos siguen vigentes. Entendemos que, a tenor de los datos, la situación económica es mejor, por lo que estos recortes, que tenían carácter coyuntural y transitorio, ya deberían haberse revertido.

¿Cómo se pueden subsanar todos los efectos de los recortes?
Hay que hacer un estudio de la necesidad real de las plantillas, y si se jubilan 100 profesores hay que reponer esos 100, no reponerlos con interinos. Hay que hacer una oferta generosa en los próximos años porque más del 35% del profesorado en la actualidad supera los 50 años de edad. Al menos necesitaremos de 150.000 a 200.000 nuevos profesores en los próximos 10 años.

LAS CIFRAS

  • Tasas de reposición

“Este ha sido un año bueno de oferta pública de empleo, con 18.000 plazas en todo el Estado, lo que es una oferta razonable, pero venimos de una sequía y esas plazas ahora no resuelven el problema, porque durante cuatro o cinco años ha habido una práctica congelación de la tasa, con un 10% y algunas CCAA ni siquiera convocaban”.

  • Menos docentes

“Se han suprimido casi 35.000 puestos docentes desde 2011 y tenemos 300.000 alumnos más”.

  • Más interinos

“Las tasas de interinidad superan ya el 20% en todo el Estado y la calidad también pasa por claustros estables. Un Claustro, para tener un proyecto común, debe tener una cierta estabilidad”.

  • Retribuciones

“Desde el año 2010, hubo una pérdida retributiva de entre el 5 y el 10% con el Gobierno de Zapatero; después vinieron cinco o seis congelaciones y luego, además, la detracción de la paga extra. El profesorado ha retrocedido 10 años económicamente. Solo este último año se consiguió un 1%, que es exiguo teniendo en cuenta toda la pérdida de todos los años anteriores”.

  • OPE futuras

“Hay que hacer una oferta de empleo generosa en los próximos años porque más del 35% del profesorado actual tiene más de 50 años. Al menos necesitaremos de 150.000 a 200.000 nuevos profesores en los próximos 10 años”.

0