“Para ser un buen docente hay que tener ganas de aprender todos los días”

Fernando Sanz, Manager de SMART Technologies para España, opina que más colaboración en el aula y una mayor motivación entre el alumnado son los dos grandes cambios que la tecnología ha traído a la Educación. La personalización del aprendizaje será la principal transformación del futuro.
Rodrigo SantodomingoMiércoles, 2 de noviembre de 2016
0

Fernando Sanz.

SMART Technologies presentará este mes de noviembre sus nuevas soluciones educativas de Paneles led interactivos y SMART Learning Suite en seis eventos en Barcelona, Valencia, Madrid, Bilbao, Málaga y Sevilla. Hablamos sobre el presente y el futuro de la Educación con Fernando Sanz, manager de SMART Techonologies para España.

Hace 20 años hubiera sido difícil imaginar cómo sería la Educación de hoy. ¿Podemos vislumbrar cómo será la Educación dentro de dos décadas?
Hace veinte años hubiera sido difícil imaginar que hoy podríamos hacer compras a través de nuestros teléfonos móviles sin necesidad de desplazarnos, realizar cualquier gestión con el banco, presentar nuestra declaración de la renta, leer la prensa, ver la televisión, acceder a casi cualquier tipo de información o contenido, reservar vuelos, hoteles, escuchar miles de canciones, visionar todo tipo de contenidos, comunicarnos con nuestros amigos y familiares casi desde cualquier país del mundo. De igual modo, es difícil imaginar ahora lo que nos depara en los próximos veinte años pero todo indica que la Educación que se había estructurado para la era industrial, como base del desarrollo social y económico, está cambiando hacia una Educación en la que las tecnologías jugarán un papel fundamental como posibilitadoras de la colaboración y la personalización del aprendizaje a través de dispositivos interactivos tanto dentro como fuera del aula y herramientas que permitan adecuar los contenidos al nivel de cada alumno. De la misma manera que el invento de la máquina de vapor supuso el inicio de la era industrial, internet ha sido el invento que ha marcado el cambio a la era de la información en la que vivimos actualmente.

¿Es la posibilidad de cooperar y colaborar más y mejor entre alumnos el principal cambio que ha traído por ahora la tecnología a la Educación?
Es uno de los dos cambios principales. De hecho, el éxito de SMART Technologies desde que introdujo la primera pizarra digital en un aula hace ya más de 20 años así lo confirma, con más de 60 millones de usuarios de Notebook en todo el mundo. Todos los desarrollos que hacemos actualmente buscan romper las barreras que puedan existir para esa colaboración. A través de nuestras soluciones de hardware y software se posibilita a alumnos y profesores para colaborar de forma muy fácil desde cualquier dispositivo, ya sea un teléfono móvil, un portátil o una tableta, independientemente de su sistema operativo. Entendemos que muchos de estos alumnos traerán sus dispositivos al aula y nuestras herramientas permiten que también dispositivos de distintos fabricantes, como pueda ser un Android, un dispositivo Windows, un linux o un ipad, puedan convivir y colaborar perfectamente.

¿Y cuál sería el segundo cambio?
Desde mi punto de vista sería la motivación: si un alumno está motivado, se incrementa su atención y, como consecuencia, mejoran también sus resultados académicos. Nuestra nueva herramienta de “gamificación” SMART Lab permite al docente generar actividades de aprendizaje basado en juegos en menos de dos minutos, con plantillas e imágenes que incrementan notablemente la atención de alumnos mucho más motivados tanto dentro como fuera del aula. Juegos en los que estos alumnos pueden participar también desde sus dispositivos, independientemente de la marca o modelo.

En cualquier caso, supongo que la tecnología no aumenta la motivación per se, depende del uso que le de­mos…
La tecnología no es sino un medio, un medio muy potente, que permite hacer cosas increíbles. Son las metodologías que se pueden aplicar de forma mucho más fácil gracias al uso de la tecnología las que marcan la diferencia. El objetivo no es llenar de dispositivos el aula sin más, es utilizar esos dispositivos para educar mejor.

¿Y muchas veces se sigue haciendo lo mismo con diferentes herramientas?
La transformación requiere un cambio metodológico: los métodos derivados del libro de texto de papel están claramente obsoletos. Para ello es necesaria una buena formación del profesorado, y hay que entender que resulta mucho más difícil formar a un docente a nivel pedagógico que a nivel tecnológico. Un buen docente no tendrá muchas dificultades en aprender a usar la tecnología en su aula ya que muchas de las metodologías que favorecemos con nuestras herramientas de hardware y software, como el aprendizaje basado en proyectos, la colaboración dentro y fuera del aula, el aprendizaje basado en juegos o la evaluación formativa, existían hace ya tiempo. Sólo hay que entender cómo funciona la herramienta y aplicar nuestros conocimientos. La motivación del docente es tan importante como la del alumno. Por supuesto, también la conectividad y los contenidos juegan un papel definitivo para que se dé la transformación de la que hablamos.

¿Facilita la tecnología la labor del docente o de alguna forma la dificulta obligándole a adquirir nuevas competencias? ¿Quizá ambas cosas?
Para ser un buen docente hay que tener muchas ganas de aprender todos los días. ¿Facilita la tarea? Seguro. ¿Le obliga a conocer otras cosas? También. Si es un buen docente no habrá ningún problema, aprenderá a utilizar estas tecnologías de sus propios alumnos, de sus compañeros… lo ideal es que se estructure un buen proceso de formación en tecnología educativa para estos docentes. La mayor diferencia entre sistemas educativos de mucho éxito y sistemas de menor éxito es la motivación. La motivación política y del entorno, la motivación de las familias, la motivación de los docentes y la motivación de los alumnos son factores muy a tener en cuenta.

¿Tienen cabida en el aula de hoy en día elementos tradicionales como la lección magistral?
Sí, lo que pasa es que ahora la lección magistral también es YouTube, TED, … el profesor puede hablar a sus alumnos o proponer el visionado de charlas de todo tipo de personajes. Ahora, exclusivamente, como único método, claramente no.

¿Tienen que cambiar los sistemas de evaluación para orientarlos más a las competencias en lugar de a los contenidos como se sigue haciendo actualmente?
Si el objetivo fuera meramente el de transmitir y filtrar… Pienso que si queremos evaluar los resultados académicos con cierto rigor tenemos que evaluar en competencias. Evaluar en competencias comporta una dificultad mayor, qué duda cabe, y ahí la tecnología también aportará lo suyo. Nuestra herramienta de evaluación formativa SMART Response permite al docente lanzar preguntas cortas o tipo test para que sus alumnos puedan responder desde sus dispositivos facilitando los resultados al instante y permitiendo hacer uso de los mismos para trabajar mejor determinados aspectos.

0
Comentarios