Para el 96,8% de menores, la Educación es la medida más eficaz contra las drogas

La última Encuesta sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias revela un descenso del consumo de alcohol, sobre todo en el caso de consumos intensivos (frecuencia de borracheras y consumo en forma de atracón).
Diego FranceschMartes, 29 de noviembre de 2016
0

El consumo de drogas en la población escolar de entre 14 y 18 años ha disminuido en nuestro país en los últimos dos años, a pesar de seguir siendo un problema. Esta reducción se observa en todas las sustancias psicoactivas analizadas, hasta un total de 18, aunque se da de forma más acusada en los consumos intensivos de alcohol (borracheras y consumo en atracón). También disminuye la disponibilidad percibida para todas las drogas, excepto para el alcohol.

La muerte de una niña de 12 años tras un coma etílico en el último Halloween ha vuelto a poner en primer plano el fenómeno del alcoholismo juvenil, que todos vemos cada fin de semana pero al que la sociedad no acaba de hacer frente.

Sin embargo, y según los propios menores, la escuela tiene mucho que decir. Para los jóvenes, las medidas de mayor eficacia para resolver el problema de las drogas son: Educación en las escuelas (96,8%), tratamiento voluntario a los consumidores (96%), control policial y aduanero (93,1%) y campañas de publicidad (92,5%).

Los datos los recoge la Encuesta sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (Estudes) 2014-15. La encuesta incluye una muestra de 37.486 estudiantes de entre 14 a 18 años, de 941 centros públicos y privados y 1.858 aulas.

Descenso considerable
Aunque la prevalencia del consumo de alcohol sigue siendo muy elevada, los datos de esta encuesta revelan un considerable descenso. Esta reducción es más acusada en el caso de los consumos intensivos (frecuencia de borracheras en los últimos 30 días y consumo en forma de atracón), “lo que demuestra que el trabajo realizado en materia de prevención ha empezado a ofrecer resultados”, según el Ministerio de Sanidad. Aun así, 285.700 estudiantes de entre 14 y 18 años han empezado a consumir alcohol (154.600 de ellos mujeres).

Los datos de esta encuesta revelan que el 78,9 por ciento de los estudiantes de entre 14 y 18 años ha probado alguna vez en la vida el alcohol. El 76,8% han consumido en el último año. Y el 68,2% lo ha hecho en el último mes.

El porcentaje de estudiantes que bebe aumenta los fines de semana. Beben sobre todo cerveza entre semana y, en fin de semana, combinados seguidos de cerveza y vino. El alcohol lo consiguen ellos mismos directamente o bien a través de mayores de 18 que se lo proporcionan.

En cuanto al consumo intensivo, destaca que el 1,7% de los jóvenes de 14 a 18 años ha consumido alcohol diariamente en los últimos 30 días (0,9% a los 14 años y 2,4% a los 17 años).

Uno de cada tres escolares ha consumido alcohol en forma de atracón (binge drinking) en los últimos 30 días. Este patrón de consumo aumenta con la edad: a los 18 años este porcentaje se eleva al 50%.

La encuesta también pregunta por el botellón, cuya prevalencia desciende ligeramente. Seis de cada diez (57,6%) han participado en un botellón alguna vez en los últimos 12 meses (frente al 62% de la encuesta anterior). La frecuencia de esta práctica también aumenta con la edad, hasta alcanzar el 71,2% a los 18 años.

También descienden las borracheras: dos de cada diez estudiantes se han emborrachado alguna vez en el último mes. Y tres de cada diez escolares (31,9%) tiene un consumo de riesgo durante los fines de semana.

Las mujeres consumen alcohol en mayor proporción que los hombres, e incluso el porcentaje de chicas que se emborrachan es mayor que el de los chicos.

El patrón del consumo de bebidas alcohólicas en forma de “atracón” (cinco o más copas en un corto espacio de tiempo) es similar al de las borracheras. El 43% de los estudiantes de 16 años y la mitad de los de 17 se han atracado de alcohol alguna vez en el último mes.

Baja el tabaco
Por otra parte, continúa el descenso en el consumo de tabaco que se inició en 2004, que se sitúa en mínimos históricos. Aun así, en el último año 137.000 escolares de entre 14 y 18 años empezaron a fumar.

En 2014, el 38,4% de los escolares había fumado alguna vez en la vida, el 31,4% en el último año y el 8,9% a diario, lo que supone un descenso de 4 puntos respecto a la encuesta anterior.

En los últimos diez años el consumo de tabaco por parte de los estudiantes de entre 14 y 18 años se ha reducido en cerca de un 60%. En 2004, el 21,5% de este sector de la población fumaba a diario, frente a un 8,9% en 2014.

También se reduce ligeramente el promedio de cigarrillos de las personas que fuman a diario: 5,6 cigarrillos de media, frente a los 6,2 que consumían en 2012.

Por otro lado, el 49,7% de los escolares vive en hogares donde se fuma diariamente.

El cannabis es la droga ilegal consumida por un mayor porcentaje de jóvenes, aunque desciende ligeramente: tres de cada diez estudiantes ha probado cannabis alguna vez en su vida y uno de cada cuatro lo ha consumido en el último año.

En cuanto a la cocaína, las prevalencias de consumo muestran una tendencia estable, con muy ligeras variaciones respecto a la encuesta anterior.

PRINCIPALES CONCLUSIONES

  • Drogas más consumidas por los escolares españoles

El alcohol y el tabaco, seguidos del cannabis siguen siendo las drogas más consumidas por los estudiantes españoles. Le siguen, por este orden, hipnosedantes (con y sin receta), cocaína, éxtasis, alucinógenos, anfetaminas, inhalables volátiles y heroína, que se sitúa en último lugar.

  • Los chicos consumen drogas en mayor proporción

Los hombres consumen drogas ilegales en mayor proporción que las mujeres. Entre la población femenina está más extendido el uso de drogas legales, como el alcohol, el tabaco o los hipnosedantes.

  • Disminuye la disponibilidad salvo el alcohol

Desde 2010 disminuye la disponibilidad percibida para todas las drogas, excepto para el alcohol.

  • Los alumnos perciben que el alcohol es menos peligroso

Los estudiantes de entre 14 y 18 años perciben el alcohol como la sustancia menos peligrosa y consideran que el tabaco es más peligroso que el cannabis. Percepción que se mantiene desde el año 2010. En el caso de los consumos habituales, las mujeres tienen mayor percepción de riesgo que los hombres.

  • Los profesores, preferidos para informar sobre drogas

Los profesionales sanitarios, los profesores y la familia son por este orden los grupos preferidos por los escolares para recibir información sobre drogas. Uno de cada tres se siente perfectamente informado sobre estas sustancias, sus efectos y riesgos. Uno de cada cinco se siente informado a medias y solo el 5,95 considera que está mal informado.

  • Hipnosedantes y mujeres

Se rompe la tendencia creciente en el consumo de hipnosedantes por las mujeres. 

0