Técnicos para la salud

La higiene dental, las prótesis, los aparatos médicos y el apoyo a Enfermería precisan profesionales titulados.
Paloma Díaz SoteroMartes, 21 de febrero de 2017
0

Las profesiones técnicas sanitarias gozan, en general, de buena salud. Salvo Anatomía Patológica, todas rondan una empleabilidad superior al 50%, rozando el 100% en el caso de los higienistas bucodentales, los protésicos dentales, los técnicos superiores en Audioprótesis y en Ortoprótesis, los de Documentación Sanitaria y los técnicos de Grado Medio en Cuidados Auxiliares de Enfermería.

Los centros formativos consultados en Navarra, Cataluña y Madrid coinciden en que apenas hay trabajo para los titulados en Anatomía Patológica y Citología. Por otro lado, la mayoría de los que cursan estos estudios lo harían como segundo intento para entrar en la Universidad al no obtener la nota suficiente en Selectividad.

Otros estudios de empleabilidad baja (pero no tanto) y usados como carretera secundaria hacia la Universidad son los de Laboratorio Clínico y Biomédico, y los de Imagen para el Diagnóstico.

Por esta razón, y para que la oferta educativa sea efectivamente profesionalizante, en el Instituto Bonanova de FP Sanitaria de Barcelona, que es Centro de Referencia Nacional en Soporte y Ayuda al Diagnóstico, ofrecen la doble titulación de Imagen para el Diagnóstico junto a Radioterapia y Dosimetría. También van a poner en marcha el doble título de Laboratorio con Anatomía Patológica. Al durar tres años, creen que atraerá a quienes verdaderamente quieran trabajar en ese campo.
“Son sectores afines y aumentan las competencias de los estudiantes”, señala Marian Chavarría, directora del Bonanova.

Además, apunta: “Los profesionales de Radioterapia nos dicen que los titulados deben tener más conocimientos de Imagen”. Por otro lado, “en Radioterapia el empleo es limitado porque el número de aceleradores permitido está sujeto a la cantidad de población”.

En el permanente desafío de ajustar la formación a las necesidades del mercado, el Bonanova orienta sus currículos hacia ellas.

Por ejemplo, los estudios de Laboratorio Clínico están orientados hacia el trabajo en grupos de investigación científica, que es donde, al menos en Cataluña, se demanda más a estos titulados en estos momentos.

Su título de Documentación Sanitaria está enfocado hacia el trabajo de gestor de datos y eso hace que tenga una inserción del 100%.

La directora del Bonanova subraya que, al menos en Cataluña, se demandan más técnicos superiores en Documentación Sanitaria de los que salen de las aulas.

El déficit de profesionales técnicos también se da en el campo de al salud bucodental.

La Escuela Sanitaria Técnico Profesional de Navarra (ESTNA), Centro de Referencia Nacional para Servicios y Productos Sanitarios y Atención Sanitaria, imparte Higiene Bucodental y Prótesis Dentales entre otros títulos.

Conchita Antón, su directora, asegura: “Tenemos demanda de profesionales que no llegamos a cubrir, de Navarra y de las comunidades limítrofes”.
“Los cuidados dentales son mucho mayores que hace unos años y la formación técnica se imparte en pocos centros”, observa.

En ESTNA estudian “de manera rigurosa” la inserción laboral de sus titulados y tienen una bolsa de empleo. Al formar parte del recinto hospitalario de Navarra y compartir a sus profesionales, tienen su feedback permanente.

Su directora destaca también la alta inserción laboral de Cuidados Auxiliares de Enfermería. Según el Servicio de Empleo Público Estatal, la mayoría de estos titulados son contratados en residencias de ancianos.

Con el título de Grado Medio de Emergencias Sanitarias ocurre al contrario: “Muchos de los que estudian ya trabajan y necesitan el título porque se lo pide su empresa”.

La demanda es tan alta que la escuela decidió abrir la modalidad online a distancia. “Está siendo un éxito; hay 200 alumnos matriculados y el abandono es mínimo”.

La directora de ESTNA pone el acento en otro título “muy poco conocido”, pero cada vez más necesario: Salud Ambiental.
“Debería ser una titulación más reconocida desde el punto de vista sanitario”, reivindica Antón, “porque su razón de ser es la prevención de problemas de salud mediante el control del medio en el que vivimos: el aire, el agua…”.
“Son unos estudios muy vocacionales y con alta demanda de alumnos”, explica. “Luego suelen ser contratados para puestos relacionados con la prevención de riesgos laborales; también en gestión de residuos, control de aguas…”.

En Navarra, según cuenta, el Gobierno autonómico y el Ayuntamiento de Pamplona sacaron plazas específicas para estos técnicos superiores.
“Pero se tiene que conocer más esta formación”, reclama la directora de la Escuela Sanitaria. “Se está contratando a universitarios por desconocimiento de lo que saben hacer los técnicos cuando, en realidad, hacen falta tres o cuatro técnicos por cada universitario, ya que tienen mayores competencias procedimentales”, añade.

El IES Moratalaz, de Madrid, lleva 30 años impartiendo titulaciones sanitarias y cinco con Formación Dual en Laboratorio (pág. 4). Ahora mismo están volcados en abrir Electromedicina Clínica para el curso próximo también en Dual.
“Les interesa mucho a las empresas”, cuenta el director, Ildefonso Caro. “Y es imposible formarlos bien en todos los aparatos sin la Dual porque ningún centro puede permitirse tener muchos de ellos”. Por eso, Caro se extraña de que en otras CCAA el título se imparta sólo en el centro.
“Según la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN), hay trabajo para los próximos 15 años”, advierte.
“Y a día de hoy están contratando a ingenieros sabiendo que aspiran a más y que se les van a ir”, explica.

Electromedicina no es de la rama sanitaria, sino de Electricidad y Electrónica, pero el IES Moratalaz imparte títulos de ambas familias. “Las empresas quieren un perfil formado en Electrónica y con conocimiento de los aparatos médicos para encargarse ellas de formar en los conocimientos más específicos de cada aparato”, explica el director.

Su plan de estudios lleva 1.100 horas de formación en el centro y 1.400 en las empresas.

El IES Moratalaz considera que también “hacen falta” auxiliares de Enfermería y corrobora su inserción laboral total, sobre todo en residencias de ancianos.

Otra necesidad del mercado, pero que no encuentra respuesta en las aulas es la de técnicos en Ortoprótesis. Sólo la imparten seis centros en España; uno de ellos, público.

0