“Hay que sensibilizar a los niños porque son los ciudadanos del futuro”

Rodrigo de Salas, director de Comunicación y RSE de Leroy Merlin España, explica los objetivos de la iniciativa Hazlo Verde, que sostiene que los niños son la clave para concienciar a toda la sociedad en cuanto a Educación Medioambiental y desarrollo sostenible en el futuro próximo.
José Mª de MoyaMartes, 18 de abril de 2017
0

Rodrigo de Salas.

Hazlo Verde es un programa de sensibilización medioambiental impulsado por Leroy Merlin y dirigido a alumnos de 3º a 6º de Primaria en toda España. Rodrigo de Salas es el director de comunicación de la empresa y comenta entusiasmado esta iniciativa educativa de los expertos en bricolaje.

¿Por qué Hazlo Verde?
Hazlo Verde se enmarca dentro de un proyecto en el que llevamos años trabajando para acercar la sostenibilidad a los niños. Buscamos la responsabilidad social para mejorar el hábitat a través del hogar. Desde siempre la formación, los talleres, el hacer cosas con las manos ha formado parte de la estrategia de la compañía.

¿Qué pretenden con este proyecto?
La concienciación. Tenemos unos 70 millones de visitantes en las tiendas cada año y más de 100 millones en la página web. Con lo cual, según no-sotros transmitamos unos valores u otros creemos que podemos tener un impacto muy importante a nivel social. Dentro de este espectro todo lo hacemos con una vocación muy local.

¿Dónde tiene más efecto ese impacto social?
El núcleo familiar es donde se desarrollan estos valores, aparte de la escuela y la sociedad en general. Pensamos que nuestro foco está en ayudar a los niños, que son los ciudadanos del futuro, para desarrollar esta sensibilidad.

¿Cuál es el origen?
Hace dos años hicimos un prototipo que ha evolucionado hasta ser Hazlo Verde ahora, en Castilla y León. La Consejería validó el taller y lo lanzamos en nueve colegios de Valladolid y Salamanca. Nosotros formamos voluntarios de Leroy Merlin, diez por tienda, que iban a los coles y hacían un taller práctico y lúdico de 45 minutos. Jugando, los niños aprenden la importancia de ahorrar agua, luz, el reciclaje, etcétera. A finales de 2015 fue un éxito total. Este proyecto fue fenomenal y decidimos llevarlo al 100% de las tiendas. Durante 2016 desplegamos el proyecto a toda España.

¿Quién da los talleres?
Ya tenemos a todas las tiendas haciendo este proyecto. Hemos formado a 800 voluntarios de Leroy Merlin, un 8% de la plantilla. Una formación de un día entero, donde se les enseña la comunicación con los niños, los valores de la sostenibilidad y el taller. Ellos son los embajadores de la empresa en España. Con estos talleres presenciales el objetivo es llegar a 27.000 niños al final del año.

¿Cómo ayudan a los colegios a hacerlo?
Hazlo verde es una propuesta que pretende hacer al niño embajador de la sostenibilidad. No es formar, pero sí ayudar a los colegios que quieran, dándoles materiales. Hemos lanzado la web hazloverde.es en enero, con la segunda vuelta al cole, que va dirigida exclusivamente a los profesores, donde está todo el programa.

¿Y a qué alumnos está dirigido?
Hicimos una serie de materiales educativos adaptados a niños de 3º y 4º de Primaria y 5º y 6º de Primaria, son dos módulos desarrollados con pedagogos. Dentro del programa hablan del recurso del agua, energía y demás. Hay una serie de actividades prácticas que se pueden utilizar como parte de la dinámica de la clase. Para ello hemos diseñado materiales y una serie de juegos. Por ejemplo, uno es una especie de juego de la oca, donde a partir de materiales los niños pueden jugar dentro de la clase. Esto lo hemos subido a internet, con una campaña de difusión en los coles. El objetivo es que 1.400 coles lo hagan para este año.

¿Hay alguna iniciativa más de sensibilización de los niños?
Hemos hecho un concurso, que es una invitación para que no se quede simplemente en una actividad puntual, sino que la implicación sea mucho mayor. Queremos con ello que los niños sean buscadores de oportunidades. Se les invita a que piensen ellos mismos proyectos sostenibles en su entorno, los propongan o los hagan y que los compartan en la web. Los proyectos los harían el profesor y su clase. La idea sería que los coles que participen compartan los proyectos, que estarán accesibles en la web, y luego un proceso para elegir dos ganadores. Uno de pequeños y otro de mayores.

¿Hay algún incentivo para el ganador?
Lo ideal sería que a finales de abril hayan presentado los proyectos, y en mayo un proceso con las tiendas de Leroy para elegir el ganador. Las dos clases que ganen irán a un campus de tres días que sería en Madrid, con monitores y actividades de este estilo. Está vinculado con un campamento de verano para niños que queremos lanzar. Dos semanas con el componente de la sostenibilidad y el bricolaje. El campus lo haremos este verano, justo cuando terminen las clases en el mes de junio.

Lo difícil es generar hábitos. La sensibilización es normalmente más fácil.
La idea del concurso es que hagan algo y que quede allí. Que los niños vean que pueden hacer las cosas. Las tiendas nuestras que van a hacer el jurado podrán ayudar a los niños, aunque no esté en las bases del concurso, está en el espíritu del mismo.

¿Qué cosas? ¿Algún ejemplo?
Muchas cosas, desde montar una caseta en el jardín, un pequeño huerto urbano, rehabilitar algún espacio que esté mal y mejorarlo con plantas de manera sostenible, cambiar las bombillas tradicionales a led, poner reductores de presión en todos los baños del cole, un montón de cositas.

Alguien puede tener una conciencia ecológica brutal y luego no comportarse de esa manera.
Claro, es que son hábitos. Dentro de los talleres se les enseñan cosas muy sencillas. Nos gustaría que el niño llegara a casa y le dijera a su padre “papá, apaga la luz” o “cuando te cepilles los dientes, cierra el grifo”… son cosas de sentido común, que también aparecen en nuestra web. Lo que no metemos en ella son productos de venta. No tenemos la intención de vender, vamos a sensibilizar y a hacerlo tangible.

¿Han pensado la posibilidad de generar algún tipo de sello en los colegios?
Todavía no. Hemos hecho un personaje llamado Vega, una niña que tiene una pandilla. Es un cuento, Vega va al campo a alquilar una casa con su papá, la arreglan y la hacen sostenible. Así que hemos hecho un cómic donde los niños ayudan a una profe a la que van a quitar la casa porque está en muy malas condiciones y hacen una labor de crowdfunding entre los niños y le arreglan la casa entre todos, haciéndola sostenible.

¿Le parece que este tipo de formación contribuye a la formación integral de la persona?
Estoy convencido de ello. Nosotros venimos del sector de distribución, donde se crea la relación con los clientes, pero al final el objetivo es vender algo. Estamos convencidos de que este método está muerto. Con la revolución digital, internet y tal, si nos quedamos en eso no nos quedan 10 años de existencia. El futuro de las marcas está en crear un vínculo con la gente. Lo que conecta con la gente son los valores, si tienes valores profundos hay que conectarlos. Eso es lo que hace que la marca sea auténtica.

0